La mano mágica

Qué loco esto que hacemos de demonizar los años, los meses y los días por cosas del pasado, ¿no? Como si la ¿mala suerte? de un día pasado pudiera repetirse año a año como una especie de maldición en la que no tenemos salida más que aceptar la suerte que nos ha caido en gracia. O desgracia. Alguna vez fueron los años impares, pero después los pares me traicionaron. Alguna vez fue febrero, pero después agosto me cagó la teoría. Creo que es sólo una forma más de evitar aceptar que la vida es lo que es y no lo que el "destino" o "dios" o "lamanomágica" nos depara.

Dicen que para terminar un duelo hay que pasar por todas las fechas "importantes". Cumpleaños, navidad y año nuevo, aniversario. Tal vez esté finalizando mi duelo. No prometo nada. Si agosto va a ser un mes en el que voy a llorar todos los días, necesito que pase rápido, como si fuera un febrero partido al medio.

Comentarios

Meri Ruiz ha dicho que…
Todo pasa, hoy puede parecer el peor día y mañana puede ser el mejor. Transitar esta vida tiene muchos matices, y tenemos que aceptar cosas que no teníamos previstas. El tiempo que nos lleve es impredecible, el que tenga que ser.. Igual creo que siempre tenemos un motivo para sonreir. Saludos!!
Pedro B. ha dicho que…
Por algo pasan las cosas.... y aunque sea trillada... siempre que llovio paro...

Entradas populares