Dejarte ir

Cada paso que das, pisa sobre una piedra en el agua que se hunde. En vez de avanzar, cada vez te hundís más y sentís que tenés que correr para no ahogarte, pero ya estás tan abajo que el agua te pesa demasiado y no te deja apurarte. Terminás dando manotazos de ahogado, tratando de respirar, tratando de zafar al menos, y los nervios te superan y te juegan en contra y te llevan a un límite en el que la única solución posible parece ser dejarte caer, dejarte hundir, dejar que el agua te tape, para poder hacer pie, eventualmente, sobre el fondo y empujarte hacia arriba.

Una mierda.



Comentarios

Ivianella ha dicho que…
y yo decía que aunque ahora no lo parezca en lo absoluto. De esta, de eso que te tira para abajo y no te deja salir a la superficie, de todo eso que cuesta el doble y de todas esas palabras que te dicen que no alcanzan a aliviarte y parece que nunca lo van a hacer, de a poco, con mucha garra, también se sale. De ahí, de esa oscuridad que atormenta un poco, mucho.
Fuerza Pau.
Marina P. ha dicho que…
muchas veces uno se siente así, pero debemos frenar, pensar bien lo que estamos haciendo y tomar las fuerzas necesarias para seguir avanzando.. un beso!

Entradas populares