viernes, 28 de diciembre de 2012

Minutas al paso 25


  • En los últimos 6 meses dormí en 11 camas distintas
  • También dormí en casi todo el amplio abanico de posibilidades: hotel 2 estrellas, hotel 4 estrellas, hostel, hospital, depto. alquilado, mi depto., mi sillón.
  • Tengo el super poder de que se me peguen las canciones más chotas y pegadizas 
  • Todos los días me despierto con We are young y durante el resto del día no paro de cantar "Toniiiiiiiiiiiiiight we are yooooooooooung"
  • Cuando salta la canción de Closer en el random, empiezo a moverme en cámara lenta y juro que soy Natalie Portman
  • Ahora se me dio por usar Tumblr
  • Necesito alguien que vea Dexter con quien comentar el último capítulo. WTF? LaGuerta!
  • Mi premio al personaje del año en serie televisiva va para Phil Dunphy. Sos groso, Phil.
  • No termino de decidir si somos estúpidas por salir con polleras y vestidos que nos dejan en bolas o es aceptable y parte de estar lindas y frescas (?)
  • En un día me vi Ruby Sparks, Safety Not Guaranteed y Moonrise kingdom y me morí de sobredosis de hispterismo.

jueves, 20 de diciembre de 2012

Las cosas que olvidamos

No sé si conocen ésta web, pero la recomiendo ampliamente. Son dosis de sabiduría en formato post it que nos recuerdan conceptos, principios y verdades básicas de la vida.
Posta, se los recomiendo.
El tipito, además, dibuja de verdad sobre el post it y lo pega en diferentes lugares de Singapur.


jueves, 13 de diciembre de 2012

Rescate

Típico que se llega a fin de año y uno empieza a pensar en lo que hizo, dejó de hacer, se arrepiente de haber hecho, etc. El balance que ya es un clásico y que a nadie le interesa leer ni escuchar. Y este año, pienso, quiero que sea distinto. Porque si este año me detengo en los hechos, el balance me queda de rojo furioso, aún cuando haya negritas en buena parte del listado. En cambio, pienso, mejor quedarme con sentimientos. Rescatar emociones e ideas. Guardar de recuerdo no hechos sino olores, sensaciones, y esas cosas que hacen toda la diferencia. Esas cosas que, aún cuando pasan los años, siguen quedando. Son cosas que hacen que los ojos se te llenen de lágrimas en dos segundos  y son las que, finalmente, nos marcan y cambian para toda la vida.

Propongo que este año no sea un año de hechos sino de emociones. Risas, sonrisas (que a veces son más difíciles que las primeras), lágrimas, si, también, y mucho cariño. Cariño de ese que no necesita palabras porque no hay nada que decir y está todo ahí. Ese cariño me lo guardo para siempre. Y me guardo el humor de éste año. Las tentaciones. El dejar de fumar y recuperar el olfato. El dejar de fumar y recuperar el aire. Me guardo esas cosas, me las llevo para el resto de la vida.

Lo demás, puede quedarse acá, cuando cierre el 2012, seguramente con lágrimas, seguramente un poco enojada porque se suponía que los años pares eran los buenos, los copados.