martes, 17 de julio de 2012

18 años

Hoy se cumplen 18 años desde que nos vinimos a vivir a Buenos Aires. Hoy cumplo la mayoría de edad en ésta ciudad y podría decirte que la conozco mucho más de lo que la conoce gente que vive acá desde que nació.

Hace 18 años llegaba con toda mi flia a Buenos Aires, a vivir 6 meses en un depto tres ambientes, en el cual aparecían camas a la noche a troche y moche. 7 personas, 3 ambientes.

Si hace 18 años me hubieras dicho que alguna vez iba a ser feliz en ésta ciudad, te hubiera apostado mi sueldo anual complementario de los primeros 20 años de mi carrera profesional a que eso nunca iba a pasar. Casarme con un porteño parecía algo imposible. Hacer amigas porteñas, dejame que me ría un rato.

Hace 18 años empezaba lo que sería un periodo negrísimo de mi vida, casi te diría el más negro que me tocó vivir. Tardes enteras llorando, noches enteras escribiendo cartas a amigas que a veces contestaban y a veces no y que, con el tiempo, tuvieron respuestas más ralas, más esporádicas, más vacías. Me quedan pocas de esas amigas y está bien que así sea.

Hace 18 años, te decía, pasaba medio año en el peor colegio que pueda existir sobre la faz de la tierra. Bueno, no el peor, pero era así como terrible. Un colegio en el que llegaron a decirme inadaptada social. Un colegio en el que las profesoras se burlaban de mi nivel de conocimiento. Un colegio en el que mis compañeras me preguntaban si en La Rioja había luz eléctrica y shopping. Pobres. Me gustaría encontrarlas ahora y darles un par de cachetadas y decirles que son unas hijas de putas. Tengo la esperanza de que la vida haya sido justa.

Por suerte, cuarto y quinto año fueron otro colegio, otros profesores, otros compañeros. Y después la facu, los amigos de posta, un novio, cortar, mudanza, soltería, Gastón Gastón Gastón :)

Te juro que pienso que pasaron 18 años desde que llegamos a Buenos Aires y no lo puedo entender. Lo entiendo si pienso en todo lo que pasó. No lo entiendo si parece que fue ayer que dejábamos a mi perra en casa de su nuevo dueño, cerrábamos la casa y nos íbamos de esa ciudad.

18 años. Más años vividos en Buenos Aires que en ninguna otra ciudad. Gastón me dijo hoy que recién el 16 de marzo, cuando me casé con un porteño, pasé a tener ciudadanía y ser algo parecido a una porteña. Yo creo que una es de donde se siente y hoy me siento más porteña que nunca.

11 comentarios:

Chica Spm dijo...

Cuanto sentimiento junto. Me gustaría hacer un fastfoward para sentirme así de realizada.

Cinty dijo...

Felices 18 entonces!!!

Muy lindo :)

Anónimo dijo...

Los porteños somo' así, los más grandes de la Argentina (?).

La única pseudo-provincia donde vivimos votando gobernadores de afuera (ayudanos a sacarnos a Macri de encima en las próximas elecciones por favor).

Un buen porteño siente paja de hacer cosas detrás de la Gral. Paz un día de semana, y si puede lo posterga.

Y un buen porteño cuando alguien le dice que es de otra provincia hace 2 o 3 preguntas relacionado a eso y después no le habla más del tema, porque la esencia misma de la city es que somos un gran rejunte de gente de todos lados. Por eso somos tan ignorantes, porque en afán de parecer supercool con "no me importa de donde sos, si me caés bien ta todo bien", por ahí se dan cuenta que realmente "no nos importa de donde son, además no sabemos ni nos interesa saber al menos que haya mucha joda".

Fran dijo...

Me siento un afortunado de haberte conocido entonces en estos 18 años. Que sean eternos y que nunca te vayas de aca. Besos!

elevele dijo...

Que lindo escribís.

Juana dijo...

Hola! te invito a leer mi blog, capaz te copas y lo seguis leyendo. Te sigo, ésta es mi direccion www.salvovos-juana.blogspot.com graciasss

La Maga dijo...

Pobre perra...

Nati dijo...

Aw. Yo no pase por algo así, o no TAN así pero la manera en que lo contas me da melancolía casi un nudo en la garganta, como si supiera de lo que hablas. Lo que escribís es lindo, muy lindo.

Heroine. dijo...

Qué lindo leer algo así(:
La última oración es súper cierta.

VM dijo...

¡feliz cumple! me alegro de que hayas encontrado tu lugar en esta hermosísima ciudad.

Roh.- dijo...

Que lindo lo que transmitiste.

Casi pude sentir esas emociones que plasmaste.