miércoles, 26 de octubre de 2011

Al octavo, por favor

Los ascensores dividen al mundo en dos.

Tenés los que llaman a los dos al mismo tiempo, para que llegue el que está más cerca, y tenés al que sólo llama uno, esperando que la suerte lo acompañe.

También podemos dividirlo en dos según aquellos que, cuando apretaron un número equivocado, abren la puerta al llegar al piso deseado, intentando forzar la parada, y los que se bancan llegar al piso equivocado y volver a subir/bajar hasta llegar al piso deseado.

Otro criterio es aquel que divide a la gente entre los que se bancan esperar a otro cuando ven que también viene queriendo subir al ascensor y aquellos que se apuran a cerrar las puertas para evitar la compañía de extraños.

Finalmente, tenés los que, ante una puerta de ascensor abierta en otro piso, se animan con un tímido golpe a las rejas a pedir que se cierre la puerta y los que arrancan a grito pelado con el "ascensoooooooooor! ascensoooooooor!"

Yo soy de los que llaman a los dos, pero me banco llegar al piso equivocado, espero al que viene corriendo para alcanzar el ascensor y apenas pego un golpecito a la reja cuando alguien se colgó charlando con la puerta abierta. G., en cambio, llama sólo a uno, por respeto al prójimo, pero abre la puerta de prepo, se apura para cerrar la puerta y evitar que nos acompañe alguien indeseado y empieza a los gritos con el ascensooooooooooooooooooooooooor.

Y vos? De qué lado del mundo estás?


jueves, 20 de octubre de 2011

El arte de vivir...

...y justo ayer me llega la "perla de conocimiento" (?) que me dice que "Eres total, eres completo. Tienes todo lo que necesitas. No te subestimes."

Si lo dice Sri Sri...

miércoles, 19 de octubre de 2011

Self doubt

¿Soy yo o es el mundo? Y si es el mundo ¿cómo puede ser que TANTOS estén equivocados? Entonces, debo ser yo, por lógica.

Dudar de uno mismo es un incordio. De repente, tenés que plantearte tantas cosas juntas que no te da el tiempo ni la cabeza para hacerlo.

Quiero superar esta etapa ya. No me banco ni a mí misma ni al mundo.


martes, 11 de octubre de 2011

Bye bye baby

Desde que vi Realmente Amor, esta canción quedó ligada para siempre a la despedida alegre y calma. Hoy me toca despedir a una compañera y amiga y en la única forma que puedo hacerlo es dedicándole este video. Sé que algún día nos fumaremos juntas un pucho desde una nube, criticando desde allá arriba a los mortales y chusmeando sobre quién hizo qué o quién dijo qué.

Bye bye, baby. Gracias por escuchar, por compartir y por ser lo que fuiste.




lunes, 3 de octubre de 2011

Eran otras eras

Entonces, digo, por ahí la vida no se divide en años ni en meses sino en eras. Eras que se definen de manera personal, que cada uno establece mentalmente y de manera inconsciente, delimitadas por hechos que nos marcaron profundamente, tanto desde lo positivo como desde lo negativo.

La muerte de alguien, el nacimiento de otro, un cambio de vida, un corte en una relación. Y la gente aparece como nueva o vieja dependiendo de si vienen arrastrando su presencia en nuestras vidas desde eras anteriores o si aún pertenecen a esta era que vivimos actualmente.

Será que cuando vivimos algo fuerte, algo único, algo especial, se cierra una era y se abre otra y toda esa gente que está con nosotros desde antes de ese hito pasa a ser "nuestra gente", la gente nuestra "de toda la vida", y los nuevos esperan pacientemente a que nuestra vida vuelva a tener un acontecimiento importante en su línea de tiempo y los convierta en gente que sí, porque sólo la gente que sí pasa de era a era, sólo la gente que sí puede superar el filtro que uno aplica cuando la vida cambia, o cuando uno cambia.