miércoles, 28 de septiembre de 2011

Vos fumá

Cuando tenía 13 años estaba de novia con un chico de 14 que fumaba. Yo todavía no fumaba y era de esas pendejas que se pasaban la vida con su moralina de "no hay que garchar", "no hay que tomar alcohol", "no hay que fumar". Por suerte después vino la adolescencia y la adultez y aprendí a disfrutar de estas cosas en su medida.

El tema es que a mi novio de esa época lo torturaba con el cigarrillo. Lo perseguía y le preguntaba si había estado fumando. Él se escondía de mi para fumar, porque me tenía miedo (desde chica tuve esa habilidad: lograr que mis novios me tengan miedo). Y cada vez que me daba la mano, me la llevaba a la nariz buscando rastros de olor a algún cigarrillo fumado a escondidas. Él a veces me negaba que hubiese fumado, a veces se enojaba y a veces me daba besos para que no siguiera hablando. Yo me indignaba y lo retaba porque "no hay que fumar". Un año después era yo la que fumaba.

Lo que yo nunca le dije y nunca le confesé es que, por las noches, después de dejarlo a él y cuando me iba a dormir, el olor a cigarrillo que se había transmitido del pucho a sus dedos y de sus dedos a los míos actuaba con igual efecto que un pañuelo con su perfume. Era mi lugar feliz, mi borde de sábana dobladito haciéndome cosquillas en la cara (si no entendés esa referencia, algún día te la explico). Yo olía mis manos y me acordaba de él y era feliz.

Este es el mismo novio que tiempo después me dejó diciéndome que era demasiado melosa, cosa de la que me acusaron por primera y última vez en mi vida. No era melosa, pelotudo. Estaba enamorada. Tan enamorada que el olor a pucho que vos me transmitías me parecía el mejor olor del mundo.


16 comentarios:

Café (con tostadas) dijo...

jajajajajajaja

qué raro es cuando te acusan de melosa, no?


por otro lado, yo a los 13 no había entendido que los chicos me iban a gustar un día. AYDIÓ!

hadazul dijo...

a los 13, creo que todavia jugaba con muñecas...

Ser melosa, creo que nadie me a acusado de eso nunca.

yo entiendo lo de la sabanita, en mi caso es una almohada y su olor que me recuerda mas que nada su sonrisa...

La_Go dijo...

Yo en pensaba que fumar era lo mas! y me pasaba la noche con el pucho en la mano moviendola todo el tiempo obvio! jajaja hasta me compraba un paquete!! por suerte el vicio no lo agarre.

Cinty dijo...

Por suerte no me van a tildar de melosa jajaja

Carolina dijo...

Jajajaj, me mata eso que tenés la habilidad de que tus novios te tengan miedo!!
Mi habilidad fue siempre que creyeran que no los quería... malísimo!

Mor dijo...

jajajaj el olor a cigarrillo es adictivo, mal.

Que sorete igual, bo tenías 13 años, qué carajo pretendía? que fueras re experimentada en lo que a querer refiere? aparte si no fueras cariñosa te dirían que sos seca, dah.

PatO! dijo...

Jajajajajaja, expectacular!

Un Simple Blog dijo...

Los olores son grandes disparadores de recuerdos.

Perfecta por fuera dijo...

Mi habilidad siempre fue que pensaran que me había escapado de un loquero. No sé que es peor :| y tmb era antigarche antidroga antitodo. Era...

Luispower dijo...

2 palabras...
Cigarrillo, caca!

Roh dijo...

13 AÑOS!

Tan chica. Yo también en esa época era antitodo. Era.

ayesalourdes dijo...

genial, me encantó jajaja me hiciste reír ----

Lu dijo...

jajaja, "no era melosa, pelotudo. Estaba enamorada".

Tal cual, me encantó!

Gustavo dijo...

Por ahí no era pelotudo, simplemente no estaba enamorado...

Merlina dijo...

lo extraño de estas situaciones es que uno no se acuerda cuando hace el click (por lo menos yo). Un día no querés saber de nada y al otro estás haciendo todo lo que dojiste que nunca harías.


Yo no me iba a emborrachar, ni a estar con cualquiera, ni a llorar por los hombres, ni a maquillarme, ni a usar tacos, etc, etc...

Chulian dijo...

Todo bien, P, pero a mí me vigilás con los puchos y te meto dos sopapos.