Mañanitas de Buenos Aires

Cuando era chica y todavía vivía en La Rioja, venir a Buenos Aires era lo mejor que nos podía pasar. Teníamos familiares acá y teníamos una ciudad increíble a disposición. Viajábamos los 7 en un auto, todavía no entiendo cómo, y llegábamos a lo de mis abuelos, que era un depto. gigante lleno de cosas por todos lados.

Buenos Aires tenía algo distinto, algo en el aire que hacía que yo me sintiera especial, diferente, no sé bien por qué, y andar en colectivo era la experiencia más divertida que pudiera vivir.

Cuando en 1994 nos mudamos a vivir a esta ciudad que antes me parecía increíble, empecé a mirarla con otros ojos. Ya no me creía que fuera algo de otro mundo, ya no me generaba lo que lograba generar cuando era apenas una turista. Buenos Aires se había vuelto una ciudad enemiga, una ciudad que representaba todo lo malo de mi vida. Buenos Aires era tristeza y llanto y depresión y soledad, mucha soledad.

Con el tiempo, me amigué con la ciudad y aprendí a quererla desde otro lugar, no el de turista ni el de tristeza, sino un lugar distinto, amigable pero con respeto, de intriga pero de tranquilidad.

Cada tanto intento con todas mis fuerzas volver a sentir lo que sentía cuando mi contacto con esta ciudad se limitaba a unos días al año. Lo intento y no me sale, claro, porque no es fácil trasladarse a un estado en el tiempo, no es fácil sentir en vivo lo que se siente en el recuerdo, no es fácil hacer un reset y blanquear la memoria hasta volver a cierto instante. Y sin embargo, a veces, sin buscarlo, mientras voy en el bondi hacia algún lado, me doy cuenta de que tengo esa misma sensación, esos mismos impulsos, esa misma excitación que sentía hace tantos años. Es una mezcla de colores, sensaciones y olores que se conjugan para hacerme sentir turista nuevamente. Y es increíble.

Hoy sentí eso. Hoy fui feliz.

Comentarios

Luispower ha dicho que…
Que bueno! Suelo sentir algo similar. Soy nacido y criado en Buenos Aires, pero lo que me sucede es una especie de extrañamiento. Por ejemplo: me encuentro al lado del obelisco y sistemáticamente me doy cuenta que estoy lejos de mi casa. Cuando apenas unos 30 años antes, mi mamá no me dejaba cruzar la calle. Cuando me tomo un colectivo desde Pacheco hasta Villa Ortuzar, y atraviezo diferentes ámbitos y escenarios, esas mismas imágenes se contraponen a los momentos en que sólo daba la vuelta a la manzana en bici. El mundo de uno va creciendo y realmente me encanta ver la forma en que lo hace.
Disfruto cada viaje en colectivo, cada nueva calle, cada nuevo barrio y cada nueva ciudad.
Milanesa De Soja ha dicho que…
Yo todavía sigo en la etapa de turista.

Caminar arriba de un colectivo en movimiento es una odisea para mí ;)
Cinty ha dicho que…
Me pasa algo así con la Ciudad Vieja (Montevideo).

De chica amaba venir acá, me provocaba curiosidad y caminar por la Peatonal Sarandí era lo mejor que me podía pasar.

Ahora, laburo a media cuadra de la Peatonal, frente al Cabildo de Montevideo. Todo eso que de chica veía una vez al año con suerte, ahora lo veo todos los días y perdió su escencia.

Aunque antenoche, fui, vestida más a lo yo y me sentí turista en vez de una más del montón de boludos de trajecito que labura por la vuelta...
Gustavo ha dicho que…
Esta gente del interior que complicada que es :P
Marina P. ha dicho que…
una cosa es visitar un lugar cada tanto y otra vivir en el. La persepción cambia y despues cuesta volver a sentir lo que se sintió una vez.
Laura ha dicho que…
Pau,

Como sei que você fez durante algum tempo aulas de português me animo(atrevo? :) pela primeira vez, a comentar no seu blog que acompanho já há bastante tempo.
E aliás, adoro!
Vivo isso constantemente, sou brasileira, vivo em Baires há dois anos e a 1ra vez que estive aqui me apaixonei e quis voltar uma vez e outra vez , até que me estabeleci e...deixei de achar tão linda, tão vibrante, tão interessante e muitas vezes me vejo redescobrindo em alguma parede pintada, algum lugar escondido a razão por ter escolhido essa como minha cidade.

Parabéns, teu blog é excelente!

Bjo
Anónimo ha dicho que…
Me gutó me gutó!!! me hizo recordar Tecpan, Mixco Viejo... me da melancolía y trizteza!!!
Monica ha dicho que…
me pasa algo similar.. yo ahora vivo en un apartamento en buenos aires pero naci en chubut..es todo un cambio, hay que poder hacerlo

Entradas populares