jueves, 23 de junio de 2011

¿Qué comemos hoy?

A mi me encantaba vivir sola y mucho más me gusta vivir con G. Eso de tener control total sobre una casa, desde la decoración hasta los horarios, las formas, los olores, todo, me encanta. Disfruto de cada espacio de mi casa, de verdad. Desde el rinconcito que se hace contra esa columna hasta del futón y la tele.

Me divierte lavar ropa, aunque no lo haga seguido, cocinar y acomodar, de vez en cuando. Sin embargo, hay algo que detesto, profundamente: pensar qué comemos hoy.

Sé que no soy nada original. Miles, millones, de personas sufren este flagelo. Tener que usar la cabeza para pensar en qué cocinar todos los días. Y no se trata del hecho de cocinar en sí mismo, el cual me gusta mucho y me divierte y me resulta terapéutico. Se trata de elegir qué cocinar.

Si G. fuera de ayuda cada vez que le pregunto qué quiere, yo sería 10.000 veces más feliz. Pero no. Él se limita a responderme "no sé" sin aportar ni una pizca de solución al problema de todos los días.

Hace dos días entré al supermercado y me quedé parada 10 minutos frente a una góndola esperando que la inspiración descendiera sobre mi y, como por obra de magia, definiera qué cocinar. No pasó. Terminamos comiendo unos medallones de pollo con queso de esos que vienen congelados.

Intenté hacer un menú semanal, pero tampoco funcionó. Terminás descartando la opción del día porque es aburrido, porque no tenés ganas de hacerlo una vez por semana o por cualquier otro motivo. Compré varios libros con recetas que pasaron de la bolsa de la librería a la mesita de luz para chusmearlos a la biblioteca para quedar archivados.

Si fuera por mi, viviría a delivery todos los días con tal de evitar pensar qué cocinar.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

En mi caso, pienso los menues, y luego salgo a comprar. esta semana Fue, Lunes Pastel de papas, Martes, Milanesas con arroz Ayer Pollo al horno con pure de calabaza, Hoy tarta de jamon y queso, Mañana, Churrasco de cuadril con Ensalada (lechuga, arvejas choclo, tomate, zanahoria). Y eso solo para mi novio, porque yo soy vegetariana y como un menu totalmente diferente!!!

Luispower dijo...

Es como la tira de Mafalda. Que a eso de las 19:30, se acerca a su padre y Guille, recordándole que en un ratito nomás, la madre saldrá a preguntarles que quieren de comer. Ellos deciden cortar por lo sano y escapan a las escaleras del edificio a seguir sus actividades. Cuando la madre sale a preguntar y no los ve por ahí, exclama: "¡COBARDES!"

Pero si, es tal cual... creo que a todo el mundo le sucede.

Anónimo dijo...

Te digo que el menú semanal funciona muy bien si SOS los 2 los que colaboran con la cocina. Yo empece con mi dieta de Gordos Anonimos (en USA) y si o si tenía que hacer menú d TODO! pero mi hubby cocinaba 2 días algo que el quería. Si G no es amante de la
cocina, entre los 2 armen algo para la semana para non llegar a tu casa todos los días con la misma de pregunta.
Por ahí podes elegir días para cocinar alguna comida rara o buscaste algún blog que tenga la comida del
día y lo haces al día siguiente. Lo mas jodido con los libros de cocina y demás son los ingredientes ( que a veces te complican la comida mas que ayudarte y hacerte fácil la tarea de cocinar).
Mi técnica se llama: no tengo $ para ir al restaurant pero lo que quiero comer me lo hago yo y así he sobrevivido casi 3 meses sin gastar $ en restaurantes y comiendo mas sano en casa ;)

Noe (desde el phone que no se conecta a Google)
http://mimundonoestanprivado.blogspot.com

Gijón dijo...

Yo no me di cuenta del suplicio que era eso para mi madre hasta que me quedé sola en casa un verano entero (bueno, con mi hermana, que tampoco ayuda mucho).
La verdad es que es agotador, pero hay muchos platos como pescados en salsa o carnes asadas que aguantan bien en el frigo dos días, así que puedes cocinarlos es domingo, que a lo mejor tienes más tiempo, y comerlos el lunes y el martes. Las cosas a la plancha también son rápidas de hacer, y admiten cualquier ingrediente, carne o pescado.
Saludos!

Renata dijo...

No sabés como te entiendo, pero vivo sola hace 13 años!
Cuando no trabajaba en casa y llegaba muerta me hacía un café con leche con unas tostadas y listo, pero entiendo que eso solo lo hacen las mujeres.
Ahora que trabajo en casa me reparto entre el delivery (siempre pido las mismas 3 cosas, tampoco me den tantas opciones que me confundo) o paso a los fideitos o las milanesas al horno.
Es taaaaaaaaannnnnnnnnnn cómodo que el día que conviva quiero hacerlo con un chef.

nsnc dijo...

En mi caso es màs... quién cocina hoy!?... y es un juego en el que más distraido se hace gana...

Un Simple Blog dijo...

Mi heladera siempre esta vacia.

Mi freezer siempre esta lleno.

Aguante los congelados!

Anónimo dijo...

¿G. no cocina? Mal ahí, yo al mío lo hice ir al IAG a un par de cursos para principiantes y ahora ceno como una reina al menos tres veces por semana. Las tareas en la casa hay que compartirlas, ya no estamos en la época en que la mujer tiene que ser responsable del menú, la ropa y la casa en general...

Anónimo dijo...

Pero con el dleivery no te ahorrás el dilema! También tenés que pensar que vas a comer!!!!
Me pasa todos los días, mediodía y noche!

Lola dijo...

Uhh...mediano problema. A mí me encanta la cocina pero hay momentos en que se me acaba el repertorio!!. Mi marido no colabora absolutamente con nada y cuando se le ocurre tirar una idea de qué comemos hoy me dice..que te parece sí te haces unas ranas fritas?? o Tipo 20.30: un guisito de lentejas que tal??. Nene a las lentejas hay que remojarlas por lo menos 4 horas!!!
Y bueno.. hay que remarlaaaaaaaa

Cat dijo...

Uffff.

Es una crisis. A mí me gusta cocinar pero no todos los días. Cuando estoy sola ni en pedo cocino.

Si tengo mucho hambre como para saltearme la cena compro fiambre y aceitunas para no molestarme en preparar nada...

Caro dijo...

Siento que eso va a ser un problema el dia que viva sola/en pareja...

Sin releer dijo...

¡Y ni el delivery sería la solución! si pedís al menos dos veces por semana (como por ejemplo, en el almuerzo del trabajo) aunque tengas una carta de cien platos, tenés 100 razones para descartar a cada uno de esos...

Yo sabría qué cocinar y qué pedir si el factor dinero no interviniera... pero en general, la creatividad también tiene que lidiar con ese límite.

Saludos!

Fran dijo...

Yo hace casi 8 meses que convivo y el 90% de la comida que se hace en la casa, es mia. No es facil pero lo ideal es pensar la semana divida en: carne, verduras, pastas, pollo, pescado, fritanga, delivery.
Con ESO ya podes arrancar.

Napoleón dijo...

Si es complicado pensar qué cocinar uno, imaginate cuando viene una cocinera y te pregunta (vos estando haciendo otra cosa, laburando y con la cabeza a mil): "Sr, qué quiere comer hoy?" AHHHHHHHHH!!!!!!! Porque si uno no sabe qué cocinar, por lo menos empieza picando una cebolla, sacando una carne o un paquete de fideos y algo indefectiblemente va a salir. Pero cuando tenés que solucionarle el problema a otro, la cosa es peor.
Y antes que vengan los comentarios, aclaro que no soy millonario que vive en una burbuja (por el tema de la cocinera, digo). Sino que trabajé y viví en el campo (solo) y tenía cocinera.

Besos