jueves, 31 de marzo de 2011

Segundos besos

Todos hablan de los primeros besos. Claro, tienen su cosa, ¿no? El primer beso tiene esa mezcla de anticipación, a veces sorpresa, a veces espera, larga espera. Los primeros besos son siempre recordados, a veces por buenos motivos y otras tantas por malos.

¿Cuántas veces se piensa, sin embargo, en los segundos besos? Y no hablo del segundo beso que te das después de darte el primero. Hablo del segundo beso que te das después de no ver a aquel con el que te diste el primer beso. Segundo beso en el reencuentro después del primer beso.

El segundo beso, digo yo, es más importante que el primero. El primero puede ser impulsivo, puede ser porque se dio, puede ser porque te tomaste dos cervezas de más. El primer beso puede ser casi instintivo, te diría.

El segundo, en cambio, viene después de una pausa, de pensarlo, de decir "si, che, yo quiero más besos como ese primero". No hay excusa para los segundos besos, ni cerveza que alcance. Simple: si el primer beso no fue nada, no hay segundos besos. Si el primer beso fue consecuencia de algo que va más allá, los segundos besos son más importantes, mucho más, que el primero.

El segundo beso es el "te elijo". No un "te elijo para vivir con vos el resto de mi vida" sino un "te elijo para que nos divirtamos juntos, para que veamos qué onda, para que pasemos el próximo corto plazo juntos, de alguna forma". El segundo beso es un "me gustás, pero posta, no fue algo del momento. me gustás".

Los segundos besos no siempre llegan y a veces llegan años después. Algunos segundos besos son rechazados y otros esperados con demasiada anticipación. Y sin embargo, nadie se acuerda de los segundos besos. Todos se quedan con el primero.

Te extraño

"Anónimo dijo... Y cada día que pasa tus post en poruncortesano son de 140 caracteres =/, extraño los largos testamentos."

Yo también los extraño. Extraño tener las ganas, la libertad, el tiempo para escribir largas descargas catárticas vía post.

Extraño sentarme en la máquina y escribir sin pensar demasiado, esperando que en algún momento las ideas comiencen a fluir, salgan y se conviertan en letras que después ustedes recibirán vía monitor, interpretándolas siempre a su manera y con sus propios fondos.

Extraño no tener miedo de que todo lo que diga puede ser usado en mi contra, que cualquier cosa publicada no sea motivo de planteos, de comentarios, de actitudes passive aggresive que derivan luego en inhibición y "mejor no, mejor no".

Ya ves, anónimo, no sos el único que extraña algunas cosas.

miércoles, 30 de marzo de 2011

Muévete, papi

Si los hombres pudieran moverse durante el sexo como se mueven cuando bailan algunos, no habría mujeres anorgásmicas.

Sexo, nena.

lunes, 28 de marzo de 2011

Haz lo que yo digo...

Hace unos días les contaba de Blink, ese libro en el que insistían en que deberíamos dejarnos llevar por los instintos. Acabo de tener una especie de reacción intuitiva pero no sé si confiar en ella o no.

Cuando todo tu cuerpo te grita algo, hay que escucharlo... ¿así era? ¡Qué difícil!

lunes, 21 de marzo de 2011

¿Estoy yo loca?

Los hombres tienen una capacidad especial que las mujeres, normalmente, no tenemos: saben dar vuelta las cosas para justificar, explicar y hasta demostrar que sus acciones son las correspondientes y que las locas somos nosotras.

Juro que no sé cómo lo hacen. Yo intento descubrir cuál es la clave, cuál es la metodología de pensamiento que los lleva a plantear que en realidad no tenemos razón cuando nos enojamos por algo y cómo hacen para encontrar los puntos claves para que nos limitemos a ponernos rojas de bronca pero callarnos la boca porque, de otra manera, somos locas.

Por favor, si alguien tiene alguna pista o si los lectores hombres de este blog desean colaborar con la causa, díganme cómo mierda hacen para que la culpa de todo siempre la terminemos teniendo nosotras que somos locas, locas como nuestras madres.

viernes, 18 de marzo de 2011

Casada en un año

Cuevana saca a la "venta" Married in a year y yo, ilusa, pienso que se trata de una comedia romántica más; probablemente mala, dicho sea de paso.

Sorpresa grande la mía cuando me encuentro con una mina al estilo Utilísima, de la cual no tenía idea hasta el momento, que le dice a la cámara: vos podés estar casada en un año, simplemente tenés que saber cómo.

Luego, durante una hora y media, me tira data, mucha data: cómo prepararme para las citas, qué hacer y qué no hacer, cómo conocer hombres, cómo darte cuenta de que el tipo es para vos, cómo pasar a una etapa de exclusividad y, finalmente, cómo lograr que el tipo te caiga con un anillo (el cual debe ser negociado).

En resumen, si querés, en un año estás casada y, sino, al menos estás libre de nuevo para conocer al tipo que sí quiera casarse con vos.

El amor se convirtió en un negocio: palabras como negociación, intereses, objetivos y metas invaden la boca de esta señora que dice ser la heredera de un imperio de mujeres match-makers.

Yo, que siempre fui pésima para negociar, que no tengo claros mis objetivos y, por ende, mucho menos mis metas, no termino de procesar tanta información.

BTW: una clave que la mina tira: nunca nunca nunca se vayan a convivir sin un anillo y una fecha de casamiento puesta. Toy al horno, chicos.

lunes, 14 de marzo de 2011

#HolaFreud

Tal vez no sea nada. Tal vez sea todo. Tal vez sea apenas dar un paso.

Época de planteos post cumpleaños. Análisis de vida. Conclusiones apresuradas. Ideas que decantan después de años de procesarlas.

Todo cambia, todo se traslada, todo gira en torno a un eje distinto.

Necesito un psicólogo, urgente.

jueves, 10 de marzo de 2011

Viva la diferencia

Yo creo que no somos conscientes de hasta qué punto hombres y mujeres somos diferentes. No se trata de diferencias aparentes o superficiales. Son diferencias de fondo, que hacen que interpretemos la realidad de formas muy diferentes y que reaccionemos ante la misma con actitudes radicalmente opuestas.

Pero, claro, esto que todos más o menos tenemos de oído, lo olvidamos en el día a día. Es como todo: no se puede vivir pensando en las ideas, se vive como se vive, confiando en que lo que aprendimos alguna vez saldrá al rescate cuando sea necesario.

Hace unos días empecé a leer Blink. Blink es una especie de libro de auto ayuda, mezclado con ¿management?, mezclado con psicología moderna. Bah, lo que a muchos le podría resultar insoportable. Yo tengo la suerte de ser bastante abierta en cuanto a mis lecturas y eso me permite leer cualquier cosa que se cruce en mi camino y me parezca interesante.

Pero... ¿de qué va Blink? Básicamente de cómo nuestro instinto toma mejores decisiones que el análisis profundo de una situación o, en el peor de los casos, igual de buenas. Nuestro instinto analiza una situación, nos da un resultado y nos dice "ésto es lo que tenés que hacer". El resto depende de nosotros: dejarnos llevar o no por ese instinto que, la mayoría de las veces, no se equivoca.

Todo esto viene a que en uno de los capítulos cuenta acerca de ciertos estudios que se hicieron para determinar cuándo una pareja va a funcionar y cuándo no, en base a entrevistas cortas de 3 a 15 minutos. Basado en esto, el psicólogo analiza ciertos parámetros y te tira un pronóstico: "en 15 años están divorciados" o "esta pareja va a funcionar". Dicho sea de paso, los pronósticos aciertan en un 90 a 95% de los casos.

Y este psicólogo habla de las diferencias entre hombres y mujeres a la hora de discutir. El hombre, ante situaciones conflictivas, se cierra y bloquea a su pareja. La mujer, ante la misma situación, suele ser crítica y sobre exigente. ¿Te suena de algún lado?

Este tipo de actitudes, sin embargo, siendo dañinas, no son lo peor para una pareja. Lo peor para una pareja es lo que el tipo dice "contempt" y el que yo traduzco como menosprecio. Si buscan contempt van a ver que la traducción literal es desprecio. Yo prefiero menosprecio. Y en relación al menosprecio, hombres y mujeres son iguales, no hay diferencias.

No hay pareja que pueda sostenerse cuando uno de los dos menosprecia al otro. Suena obvio, claro, pero, como dije antes, lo obvio muchas veces pasa desapercibido. El menosprecio de tu pareja significa que la persona más importante para vos, la que más debería amarte, no siente que vos valgas lo suficiente. Y eso nos deja en un lugar terrible, doloroso y con el autoestima por el piso.

Esto está demasiado largo y sé que muchos de ustedes no van a llegar hasta acá, pero quería compartir este concepto para que trabajemos por evitar el menosprecio, no sólo con nuestras parejas sino con nuestros seres queridos. El menosprecio es terrible. Evitemoslo. Reconozcamos al otro con sus sentimientos, con sus ideas. Demosle el espacio que se merecen sin menospreciarlos. Y si leíste hasta acá, decime qué pensás y, además, lee Blink y contame qué te parece!

miércoles, 9 de marzo de 2011

32

Llegó el día de mis temidos 32. Me siento vieja. No voy a hacer declaraciones al respecto. Por favor, respeten este momento que estoy viviendo y manejen con precaución la información que se publica en los medios. Confío en mis amigos periodistas que siempre me han acompañado para respetarme y darme la privacidad que necesito.

Mientras tanto, les presto un poco de intimidad para que tengan qué publicar. La cara del señor ha sido pixelada para respetar su intimidad. No queremos un Luly-Redrado affaire.


El amor en los tiempos de Skype y entre Buenos Aires y Madrid. Volvé, te extraño.

martes, 8 de marzo de 2011

San Martín nuevo


Señoras y señores, para los que lo pedían y para los que no, acá van las fotos del depto nuevo. Si algún día tuviera que comprarme uno, sería muy parecido a este. Sepan entender el desorden y el vacío de muebles, todavía le falta mucho, pero vamos por buen camino:











El primer ambiente que, a futuro, tendrá una mesa para comer y capaz algún escritorio.










El segundo ambiente, donde paso la mayor parte del tiempo frente a la tele y la laptop.















El cuarto. Faltan cortinas y hay una parte que no se ve que es donde iría el placard.




























El "costadito": es lo que alguna vez fue un cuarto de servicio y ahora quedó en L con la cocina. Acá la foto del antes y después de poner la estantería. Mi hermana dijo: "Es como la casa de Gran Hermano! Tenés para comprar lo que quieras!" dada la similitud con góndolas de supermercado.

viernes, 4 de marzo de 2011

Consumite

No me gusta la gente que no es auténtica. Me molesta cuando intentan venderte algo que no son. Minas desesperadas por mostrarse cool, por ser "parte de", fingiendo orgasmos sociales. Tipos que te venden seguridad en paquetitos.

No me va la gente que muestra lo que no es y falsea la realidad, la propia y la ajena, para hacerla más vendible, para convertirla en un producto consumible, interesante y marketinero.

La realidad pochoclera, las personas pochocleras, me dejan en un lugar desde el que me limito a observar, sin saber si están ofendiendo mi inteligencia o subestimando mi capacidad de lectura.

Gente poco auténtica, gente no real. Gente que te muestra un escenario, escondido tras bambalinas, esperando a que tu aplauso valide su existencia y le de sentido. Sentido que, claro, no encuentran en mi, vacía de ovaciones ante anécdotas dramatizadas, abrazos falsos, nostalgias de cosas vividas ayer, nada más que ayer.

No intenten venderme nada. Yo no compro. Yo no pago. No me interesa ni un poco. Por más marketing que le pongas a tu vida, no estoy en tu target.

jueves, 3 de marzo de 2011

Te ahorro la terapia

Mi profesor de inglés es, además de profesor, trabajador social. Un día decidió hacer un cambio de vida y se vino a vivir a Argentina. Ya no ejercer su profesión pero, de alguna manera, lo que tiene adentro lo tiene adentro y las clases de inglés se convierten, más de una vez, en sesiones grupales de terapia, en las que el tipo te habla y te pregunta de tal manera que terminás haciendo reflexiones filosóficas sobre tu vida, la vida de los demás y ¿qué soy? ¿para qué estoy acá? Todo esto en inglés, por supuesto, con lo que imaginen cómo queda mi cabeza posteriormente.

Yo no sé qué me está pasando que últimamente ando tan sensible. No, no es Andrés. Es algo, no sé qué. El tema es que ayer le dio en la tecla. Dijo cosas que me hicieron entender y aceptar que tengo que cambiar algunas cosas, que ya es hora de hacerme cargo y actuar como persona adulta, responsable y madura.

Después les cuento cómo va la próxima sesión. Digo, clase.

martes, 1 de marzo de 2011

Home, new home

La primera vez que me mudé sola fue hace unos años, en mayo de 2007. Estaba hecha pelota y pensaba que el cambio iba a ser el primer paso para recuperarme, para encontrar un nuevo camino. Y así fue.

Hoy, casi 4 años después, nuevamente me mudo. Esta vez no desde un lugar triste sino desde un lugar feliz. Y, sin embargo, también la mudanza viene de la mano de la búsqueda de un cambio: mejorar, tener una vida más cómoda, más llena, más de a dos.

El depto en el que vivíamos era un depto para uno. Era un depto divino que me cayó del cielo como esas ayudas que te caen cuando menos lo esperás. Pero era mi depto. Era mi lugar. Era un depto no apto para recibir visitas.

Este es un depto para dos. Es un depto que elegimos de a dos, que vamos a convertir en un hogar de a dos. Es un lugar que está abierto a quien quiera entrar y tomarse unos mates o comer algo con nosotros.

Soy feliz y ustedes, los que me leen desde hace tanto tiempo, saben que esto no fue fácil. Saben que la parí, que tuve momentos de mierda, que llegué muy muy abajo. Y es por eso que hoy siento que ustedes también se merecen saber que soy feliz, que estoy bien, que tengo al hombre que quiero a mi lado y que mi casita nueva es lo más lindo que hay.

Gracias :)