Gota de agua

Tal vez no sea el paso del tiempo. Tal vez sea esa gota que cae una vez tras otra, como si fuera la misma gota siempre, como si el agua fuera la misma. Siempre en el mismo lugar, exacto mismo lugar. La grieta empieza apenas con un punto, un minúsculo punto que termina en pared descascarada, en grieta profunda, en ladrillo a la vista. Y la gota, responsable de todo, sigue ahí, cayendo inefablemente una tras otra, siempre la misma, siempre gota. Agua que corrompe, que cala, que moldea. Agua, nada más que agua, que pule y agrieta. Que arruga la piel y decolora las acuarelas. Agua que cae, gota tras gota, en el mismo lugar, siempre el mismo maldito lugar. Tal vez no sea el paso del tiempo, tal vez sea simplemente agua.

Comentarios

Co ha dicho que…
Nunca más acertado con mi estado de ánimo tu post, Pau. Hoy siento que la gota me rebalsa el vaso!

Besote!
Violeta ha dicho que…
Somos tres entonces! :S

Beso muchachasss,

Viole
darinka ha dicho que…
Y son siempre las cosas más simples las que nos terminan matando.
Anónimo ha dicho que…
Excelente!! Muy buen post, de los mejores. Siempre te leo! Besos
Carolina O. ha dicho que…
Muy bueno Pau, creo que esa gota de agua a veces nos matan pero otras nos recuerdan que hemos podido a travezar un camino y producir los cambios necesarios para ver que era simplemente eso. Una gota de agua que caia en el mismo lugar que en un primer momento fue doloros, las otras solo era un recordatorio de aquel primera experiencia. Lo importante es saber escucharla y hacer algo productivo generando un dique entre aquella experiencia y la última para producir cambios necesarios por sobre todo positivos porque van a marcar un antes y después en la vida de uno y con los demas. Así que no siempre tiene una carga negativa sino puede ser un impulso hacia el bienestar o un paso hacia algo diferente.
Me gusta mucho lo que escribis, algunos hacen pensar y otros me hacen reir mucho.

Entradas populares