sábado, 31 de diciembre de 2011

No lo leas si no querés

Hace una semana escribí un post sobre el año que se terminaba y cuando le di a "publicar", saltó un error de blogger y se me cagó todo lo escrito. No sé todavía si fue una suerte o una desgracia, pero la verdad es que no me daban ganas de volver a escribirlo.

Hace una semana, en una clase de inglés, tuvimos una charla sobre el 2011, lo mejor y lo peor, lo que nos llevamos y lo que dejamos y eso fue lo que me inspiró a escribir ese post fallido.

Pasaron muchas cosas en el 2011 pero, más que nada, pasaron rápido. Cuando me di vuelta, estábamos en noviembre y el año se terminaba. Ya sé que los minutos siempre pasan igual de rápido, pero podría asegurar que éste año, pasaron más rápido que de costumbre. Es una sensación.

Hay hitos, claro, que marcaron el año. Peleas, reconciliaciones, llantos y risas, y momentos. Principalmente, momentos. Fue un año distinto porque, básicamente, fue un año de poner a la gente en su lugar. No hablo externamente, sino internamente. Basta de decepciones y basta de pretender de la gente lo que la gente no puede ni quiere dar. Aprendí algo de eso y me solucionó la vida en muchos sentidos.

También hubo partidas y tristeza, mucha. Hubo reencuentros y charlas. Hubo muchas risas, gracias a gente que quiero tener siempre en mi vida. Hubo mudanza, cambio de vida, hubo Lily y Gastón. Hubo volver a vivir sola durante dos meses y medio y hubo convivencia.

Lo más importante de todo esto es que en el 2011 hubo un "yo puedo sola" y eso me llenó de orgullo. Claro que también hubo un "pero prefiero acompañada" y con eso termino el post, el año y el círculo.

PD: Feliz 2012 para todos! Para el próximo año, les deseo a todos que saquen el fuaaa de adentro:

lunes, 19 de diciembre de 2011

Our idiot brother

Ayer vi "Our idiot brother" y, entre lágrimas (porque ya se sabe que yo lloro con cualquier cosa) me quedé pensando en esto de vivir la vida desde un lugar de inocencia y de dar todo esperando que el otro esté a la altura, que responda como debería responder. 

En algún momento, la inocencia se interrumpe y nos encontramos con que la vida no es lo que parece y la gente no es lo que pensamos o queremos que sea y ese choque se convierte en un hito en nuestras vidas. Es un momento en el que nos damos cuenta de que la maldad existe y que tenemos que estar preparados para enfrentarla porque sino el mundo nos come crudos. 

Yo conocí esa maldad muy chica, creo que tendría unos 7 años. No importan las circunstancias sino el recuerdo de que quién debía ser bueno, fue malo, y el dolor, la indignación, la tristeza, la vergüenza que eso provocó.

Sería buenísimo vivir toda la vida pensando que la gente es buena por naturaleza y que podemos vivir en un mundo de paz y amor, pero no sería real. Algunos lo aprenden más grandes, otros, como yo, lo vemos cuando somos demasiado chicos y aún no entendemos lo que está pasando.

viernes, 2 de diciembre de 2011

La vida es un mini tango

¿Cuánta mala suerte puede tener una persona? Bueno, no hablo de mala suerte mala suerte, mas bien de mini mala suerte, que vendría a ser esa que tengo yo. ¿Por qué mini mala suerte? Porque tiene que ver con cosas que no afectan mi vida, no hacen que mi vida sea un drama, pero sí hacen que se me complique un poquito cada tanto y me ponga de un humor terrible.

Hay gente que tiene la buena fortuna de que todo le funcione correctamente. Hacen un pedido online y les llega sin problemas y sin cobrarles fortunas en impuestos. Compran un electrodoméstico y llegan a sus casas y los enchufan y funcionan tal como deberían. Encargan fotos a imprimir y les llegan a la puerta de sus casas en dos días, todas perfectas y divinas, con colores increíbles. Y así. Pareciera que la vida les va sobre una cinta transportadora, todo suave, todo prolijo y sin esfuerzo.

Bueno, a mi no me pasa eso. Yo tengo un mini tango. El avión que sale dos horas tarde siempre es el mío. La computadora que llega con tres puertos sin funcionar, es la mía. Me compro una mesa y no entra en el ascensor. Me compro un placard y tengo que partirlo al medio para subirlo hasta el 8vo porque no, tampoco cabe. Y eso que yo tengo ascensores bien grandotes, ¿eh? Yo me compré libros a los que en el medio de la historia les faltaban 20 páginas, ponele. Mi heladera tardó 2 meses en funcionar correctamente. Cuando me iba a mudar, me llamaron el día anterior (yo en medio de cajas y cajas y toda mi casa embalada) para decirme que no, que no podía porque había una humedad.

Lo que digo, no son esas cosas trágicas, gravísimas que te hacen la vida un parto. Son esas cosas chiquitas o medianas que hacen que sepas que cada vez que compres/empieces/proyectes algo, un mini tango se esté gestando para acompañarte en la desgracia que te acompaña.

Debe ser que la vida, de alguna forma, tiene que compensar todas las cosas buenas que tengo en mi vida. Al fin y al cabo, pude mudarme, tengo heladera, mesa, computadora, placard, fotos divinas y un millón de proyectos paridos.

La próxima vez que me pase algo así, intentaré recordar y agradecer tener este tipo de problemas y no otros.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Detestable

"Me explico?"
"Me entendés?"
"Te das cuenta?"
"A ver... "
"Hola?"
"Pero escuchame...!"
"O sea..."
"Tipo... no da"

Lo peor es que yo las usé más de una vez. Ponele...

martes, 8 de noviembre de 2011

Tanto

Las mejores relaciones son esas que te enseñan TANTO que tenés que empezar a olvidar el pasado para hacer lugar en tu cabeza a las nuevas enseñanzas.

Eso.


sábado, 5 de noviembre de 2011

No es, no son...

Los grandes gestos, las grandes muestras de amor. No es eso. No. No es la gran salida ni el constante show. No son las atenciones sin fin ni la melosa presencia. No es eso, no son esas cosas las que te impulsan, las que te llevan y las que mueven tu mundo.

Son otras cosas, que apenas podemos empezar a describir, a veces ni siquiera visibles a través de un microscopio. Es ese toque apenas al pasar, un beso al aire antes de cerrar la puerta, una mirada colgada dos segundos más.

Qué se yo... no me conmueven las grandes historias de amor. Me cierran más las historias cotidianas, normales, de gente común. De esas que te pasan a vos y a mi y a nosotros.

No es la comedia romántica.

miércoles, 26 de octubre de 2011

Al octavo, por favor

Los ascensores dividen al mundo en dos.

Tenés los que llaman a los dos al mismo tiempo, para que llegue el que está más cerca, y tenés al que sólo llama uno, esperando que la suerte lo acompañe.

También podemos dividirlo en dos según aquellos que, cuando apretaron un número equivocado, abren la puerta al llegar al piso deseado, intentando forzar la parada, y los que se bancan llegar al piso equivocado y volver a subir/bajar hasta llegar al piso deseado.

Otro criterio es aquel que divide a la gente entre los que se bancan esperar a otro cuando ven que también viene queriendo subir al ascensor y aquellos que se apuran a cerrar las puertas para evitar la compañía de extraños.

Finalmente, tenés los que, ante una puerta de ascensor abierta en otro piso, se animan con un tímido golpe a las rejas a pedir que se cierre la puerta y los que arrancan a grito pelado con el "ascensoooooooooor! ascensoooooooor!"

Yo soy de los que llaman a los dos, pero me banco llegar al piso equivocado, espero al que viene corriendo para alcanzar el ascensor y apenas pego un golpecito a la reja cuando alguien se colgó charlando con la puerta abierta. G., en cambio, llama sólo a uno, por respeto al prójimo, pero abre la puerta de prepo, se apura para cerrar la puerta y evitar que nos acompañe alguien indeseado y empieza a los gritos con el ascensooooooooooooooooooooooooor.

Y vos? De qué lado del mundo estás?


jueves, 20 de octubre de 2011

El arte de vivir...

...y justo ayer me llega la "perla de conocimiento" (?) que me dice que "Eres total, eres completo. Tienes todo lo que necesitas. No te subestimes."

Si lo dice Sri Sri...

miércoles, 19 de octubre de 2011

Self doubt

¿Soy yo o es el mundo? Y si es el mundo ¿cómo puede ser que TANTOS estén equivocados? Entonces, debo ser yo, por lógica.

Dudar de uno mismo es un incordio. De repente, tenés que plantearte tantas cosas juntas que no te da el tiempo ni la cabeza para hacerlo.

Quiero superar esta etapa ya. No me banco ni a mí misma ni al mundo.


martes, 11 de octubre de 2011

Bye bye baby

Desde que vi Realmente Amor, esta canción quedó ligada para siempre a la despedida alegre y calma. Hoy me toca despedir a una compañera y amiga y en la única forma que puedo hacerlo es dedicándole este video. Sé que algún día nos fumaremos juntas un pucho desde una nube, criticando desde allá arriba a los mortales y chusmeando sobre quién hizo qué o quién dijo qué.

Bye bye, baby. Gracias por escuchar, por compartir y por ser lo que fuiste.




lunes, 3 de octubre de 2011

Eran otras eras

Entonces, digo, por ahí la vida no se divide en años ni en meses sino en eras. Eras que se definen de manera personal, que cada uno establece mentalmente y de manera inconsciente, delimitadas por hechos que nos marcaron profundamente, tanto desde lo positivo como desde lo negativo.

La muerte de alguien, el nacimiento de otro, un cambio de vida, un corte en una relación. Y la gente aparece como nueva o vieja dependiendo de si vienen arrastrando su presencia en nuestras vidas desde eras anteriores o si aún pertenecen a esta era que vivimos actualmente.

Será que cuando vivimos algo fuerte, algo único, algo especial, se cierra una era y se abre otra y toda esa gente que está con nosotros desde antes de ese hito pasa a ser "nuestra gente", la gente nuestra "de toda la vida", y los nuevos esperan pacientemente a que nuestra vida vuelva a tener un acontecimiento importante en su línea de tiempo y los convierta en gente que sí, porque sólo la gente que sí pasa de era a era, sólo la gente que sí puede superar el filtro que uno aplica cuando la vida cambia, o cuando uno cambia.


miércoles, 28 de septiembre de 2011

Vos fumá

Cuando tenía 13 años estaba de novia con un chico de 14 que fumaba. Yo todavía no fumaba y era de esas pendejas que se pasaban la vida con su moralina de "no hay que garchar", "no hay que tomar alcohol", "no hay que fumar". Por suerte después vino la adolescencia y la adultez y aprendí a disfrutar de estas cosas en su medida.

El tema es que a mi novio de esa época lo torturaba con el cigarrillo. Lo perseguía y le preguntaba si había estado fumando. Él se escondía de mi para fumar, porque me tenía miedo (desde chica tuve esa habilidad: lograr que mis novios me tengan miedo). Y cada vez que me daba la mano, me la llevaba a la nariz buscando rastros de olor a algún cigarrillo fumado a escondidas. Él a veces me negaba que hubiese fumado, a veces se enojaba y a veces me daba besos para que no siguiera hablando. Yo me indignaba y lo retaba porque "no hay que fumar". Un año después era yo la que fumaba.

Lo que yo nunca le dije y nunca le confesé es que, por las noches, después de dejarlo a él y cuando me iba a dormir, el olor a cigarrillo que se había transmitido del pucho a sus dedos y de sus dedos a los míos actuaba con igual efecto que un pañuelo con su perfume. Era mi lugar feliz, mi borde de sábana dobladito haciéndome cosquillas en la cara (si no entendés esa referencia, algún día te la explico). Yo olía mis manos y me acordaba de él y era feliz.

Este es el mismo novio que tiempo después me dejó diciéndome que era demasiado melosa, cosa de la que me acusaron por primera y última vez en mi vida. No era melosa, pelotudo. Estaba enamorada. Tan enamorada que el olor a pucho que vos me transmitías me parecía el mejor olor del mundo.


martes, 27 de septiembre de 2011

Entrar y salir de fase

La primera vez que escuché "Amar la trama más que el desenlace", de Jorge Drexler, me quedé fascinada por el concepto tan simple y a la vez tan significativo de su letra.


Camino por Madrid en tu compañía,
Mi mano en tu cintura,
Copiando a tu mano en la cintura mía.

Algo en la melodía, sumado a las palabras justas, hicieron que amara el tema desde esa primera vez que lo escuché. 

Y sin planearlo tú acaso,
Como quién sin quererlo va y lo hace,
Te vi cambiar tu paso,
Hasta ponerlo en fase,
En la misma fase que mi propio paso.

Lo que empezó como una descripción de una situación típica de pareja, terminó en trasladar ese concepto a los distintos momentos que atraviesa una relación. 

Ir y venir, seguir y guiar, dar y tener,
Entrar y salir de fase.

Por que, al fin y al cabo, la relaciones entran y salen de coordinación, y aún en los momentos en que todo parece fuera de lógica, fuera de lugar, hay una mano que guía, otra que se deja guiar, para luego hacer el cambio y convertirse el guía en guiado.

Fue un salto ínfimo
Disimulado,
Un mínimo cambio de ritmo apenas,
Un paso cambiado.

Será que, cuando las cosas no cierran, cuando no todo es perfecto, es cuando uno de los dos tiene que pegar el saltito, acomodarse al paso del otro, llegar al otro, alcanzarlo y volver a caminar en la misma fase.

Ir por ahí como en un film de Eric Rohmer
Sin esperar que algo pase.
Amar la trama más que al desenlace.





lunes, 19 de septiembre de 2011

Me gusta

Si en la vida real hubiera botones de "Me gusta", le podría sin dudar uno a cada abrazo que nos damos a la mañana cuando todavía estamos dormidos; a cada vez que lavás los platos; a cada vez que me buscás un ibuprofeno y un vaso de coca porque me duele la cabeza; a todos tus besos; a esos momentos en los que me doy cuenta de que me estás escuchando pero no me estás mirando a los ojos sino a la boca mientras te cuento algo; a tu cola, a tus ojos y a tu pelo; le pondría "Me gusta" a tu risa que sale de adentro y a tus intentos de generarme escalofríos tirándome de los pelitos en la nuca; le daría con el botón a las veces en que me preguntás algo porque no sabés hacerlo solo o no querés o creés que yo puedo hacerlo mejor; pondría "Me gusta" en tus intentos de calmar mis dolores de ovarios dándome calor con las palmas de tus manos y, claro, a los masajes que inventaste para "calmarme el hipo". Me gusta, me gusta, me gusta.



jueves, 15 de septiembre de 2011

Tener un yeso, usar aparatos fijos y necesitar anteojos

Cuando era chica, soñaba todos los días con tener un yeso. No era por el hecho de quebrarme una parte del cuerpo, cosa que nunca pasó, sino porque tener un yeso era algo especial. Todas queríamos tener un yeso. Todas.

Los anteojos eran otra de las cosas que todas soñábamos con tener que usar. No sé si era cool o qué, pero tener que usar anteojos era algo que estaba bueno en esa época.

De los aparatos fijos mejor ni hablar. ¿Quién no tuvo alguna vez el sueño de tener que usar esos cosos monstruosos que estaban hechos para arreglarte los dientes pero que en realidad eran una excusa para elegir colores de paladar divertidos y jugar con los aparatos en la boca todo el día?

El yeso nunca llegó, los aparatos fijos no fueron necesarios y los anteojos, que ahora tengo que usar porque sino me llevo puesto todo lo que se me cruce por delante, son una de las cosas que más detesto.

El otro día le contaba a un amigo acerca de cuánto quería yo tener un yeso cuando era chica y me miró con cara de "¿vos estás loca? ¿qué problemitas tenías de chica?". Yo pensé que era algo que le pasaba a todo el mundo. Empecé a investigar y parece que no, que no todos compartían los mismos anhelos en su infancia, aunque, ojo, encontré a varios que sí.

¿Vos soñabas con tener alguna de estas cosas? ¿No te parecía lo mas copado del universo tener un yeso todo firmado y dibujado por tus amigos?



lunes, 12 de septiembre de 2011

1.000 grullas

Dicen que cuando uno hace 1.000 grullas de papel, se te concede un deseo. Creo que si después de pasarte horas haciendo grullas no te dan al menos un deseo, la vida es demasiado injusta.

Cuando estuve en Londres, hace unos meses, no entré a ningún museo. Sólo visitamos uno: el Victoria and Albert Museum, no porque el contenido estuviera bueno, sino porque nos recomendaron el Gift Shop. No puedo explicarles las cosas divinas que había ahí. Era como el paraíso para los que nos dedicamos a coleccionar cosas inútiles pero lindas (tengo debilidad por esto). Entre esas cosas, había un librito de Origami que venía con instrucciones y papeles para trabajar. Sabía que el origami no era lo mío, ya lo había intentado antes y los resultados nunca fueron buenos, pero el librito era tan lindo y los papeles tan perfectos que no pude resistirme y lo compré.

No miento si digo que uno de los principales motivos por los que quería volver a casa era tener tiempo y espacio para dedicarme a hacer esas figuras increíbles que mostraban en el librito. Parecía todo fácil, rápido, casi como soplar y hacer botellas (que dicen que en realidad no es tan simple como suena el dicho). Claro, primer intento frustrado. Segundo intento frustrado. Tercer intento frustrado. A la mierda el origami, la paciencia, las ganas y los dibujos de mierda que no explican nada. El cuadernito quedó guardado esperando una mejor vida.

Hace unos días, mi hermana me dijo que para el cumple de mi sobrina pensaba decorar todo con origami. Me acordé del librito. Lo busqué por todos lados hasta que G. lo encontró (en un lugar que yo había mirado 5 veces y no había encontrado nada) y me puse a trabajar en las grullas que, de a poco, empezaron a salir mejor. Puedo decir ahora, orgullosa, que llevo al menos 80 grullas en mi haber. Vamos por las 920 restantes para que se me cumpla un deseo.


Algunas de las grullas que hice. No serán perfectas pero ¿no son divinas?

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Esta ya la hicimos

Estoy segura segurísima de que ya escribí sobre esto muchas veces, demasiadas veces tal vez, pero es algo que no deja de sorprenderme y, además, la creatividad se pone al servicio y las posibilidades se renuevan constantemente.

Estoy hablando, claro, de las cosas por las que te dejan, las excusas que se inventan, los motivos que se dibujan. No es que todos prefieran que les digan la cruda verdad y los dejen a son de un "ya no te quiero" pero la verdad es que muchas veces nos pasamos con las explicaciones y justificaciones para la ruptura.

Es gracioso cómo, pasado un tiempo, empezamos a ver la realidad, el pasado, de dos formas posibles:
1- Lo vemos tal cual fue, sin el tinte de las emociones
2- Lo vemos más desdibujado aún, interpretando y redibujándolo todo

Ya, como les dije, les conté de aquellas frases que quedarán para la historia por encontrarse entre los motivos más ridículos de esa decisión unilateral de abandonar una relación que debe ser, a todas claras, siempre bilateral. No tiene sentido ahora lastimar más mi ego recordándolas para el beneficio de éste post. Si tiene sentido, sin embargo, que ustedes compartan conmigo sus experiencias. A veces pienso que aquellos que leen regularmente este blog saben demasiado de mi y yo no sé nada de ellos, salvo en algunos casos en los que también cuentan con blogs personales y tengo la oportunidad de espiarlos un poco.

Así que cuenten, compartan, hagan que no me sienta tan sola. ¿Cuál fue el motivo más ridículo que escuchaste mientras te estaban dejando?


martes, 6 de septiembre de 2011

martes, 30 de agosto de 2011

Smelly cat

Si todo sale bien, dentro de poco vamos a tener un nuevo integrante en la familia. No, no estoy embarazada. El nuevo integrante será algo parecido a esto:


Decime si no es lo más lindo que viste en tu vida... Se aceptan sugerencias para nombres, macho o hembra :)

lunes, 29 de agosto de 2011

Seguime la corriente

(No dejes de leer este post sólo porque empieza hablando de un flequillo. Juro que hacia el final me mando un comentario onda auto-ayuda super profundo que se convertirá en la clave para que seas feliz)*

Desde que me corté el pelo y, lo más importante, el flequillo, todos los días peleo con él para ver cómo sale a la calle. A veces al estilo rolinga, aunque claramente no es la intención; a veces medio partido; a veces no sé cómo.

Después de más de un mes de pelearme con el flequillo, planchita y secador en mano, hoy se me ocurrió peinarlo para el otro lado. Siempre me lo había peinado hacia la izquierda y hoy, no sé por qué, pensé: "vamos a ser derechos" y, magia, el flequillo quedó perfecto, tal como lo había imaginado.

Claro, no les conté: resulta que en el medio de la cabeza, donde termina el cuero cabelludo, tengo algo que, me enteré hace un tiempo, se llama pico de gallo (creo; por favor, no tomar este nombre como totalmente válido ya que tengo mis serias dudas al respecto) y no es esa ensalada de cebolla, morrones y no sé qué más, sino que la forma de mi cuero cabelludo hace una especie de bajada en punta hacia el medio, para volver a redondearse hacia arriba. Se los dibujaría pero tendría que escanear el dibujo y me da fiaca.

Esta pavada, tamaño familiar/coca de 3 litros/paquete de 6 rollos de papel higiénico, me hizo pensar en algo más: cuando peleamos contra lo que naturalmente es, perdemos. Sé que cuesta y que no es fácil, pero deberíamos confiar más seguido en la naturaleza, en lo que fluye naturalmente, y dejar de intentar torcer todo a nuestro antojo. Por ahí, quién dice, si dejamos que la vida haga lo que tiene que hacer, somos mucho más felices y no andamos como locos, cual flequillo mal peinado, rebelde sin causa.

*queda bajo responsabilidad del lector la puesta en acto de la potencialidad de este post. Bajo ningún aspecto, la casa se responsabiliza por la mala utilización y/o mala interpretación de lo acá volcado.

martes, 23 de agosto de 2011

Eran apenas dos cuadras

Hay algo muy raro en eso de volver a una ciudad que no ves desde hace seis años y en la que pasaste más de 12 años de tu vida. No sé por qué motivo, la memoria que tenía de La Rioja no era la que vi hace seis años, cuando fui por última vez, sino la que quedó grabada para siempre ese 17 de julio de 1994 cuando nos subimos todos a la 505 rural y partimos a Buenos Aires. De hecho, el último recuerdo que tengo de ese día es la última "vuelta del perro" que dimos con mi familia y el momento exacto en el que pasamos por ese local de fichines (flippers, para mi) y mis amigas, que estaban haciendo "vereda", empezaron a correr al lado de nuestro auto mientras el semáforo cambiaba a verde, como una escena de película en el que ella parte en tren y él corre desesperado tratando de detenerlo. El auto arrancó, dejando atrás una vida.

Llegué a una ciudad que apenas conocía. La Rioja no es lo que era. Mi vida y mis amigas no son lo que eran. Son otra cosa, distinta. Y cuesta reencontrarse en ese lugar nuevo, en ese lugar distinto porque, tal vez, al no ser lo que éramos, no hay posibilidad de encontrarse sino una oportunidad de re-conocerse. Y anduve caminando por esa ciudad que supe tan mía, intentando re-conocerme y re-conocerla, hasta el cansancio, hasta darme cuenta de que no había ahí nada que fuera mío, apenas recuerdos.

Y a medida que veía casas venidas abajo, casas tiradas abajo y casas construidas sobre ruinas de casas que ya no existen, las cuadras que antes parecían eternas ahora se me aparecieron cortas, apenas unos pasos. El camino del colegio a casa, esas cuadras que parecían tan largas en esos años y que ahora recorrí en apenas minutos escuchando mi Ipod y fumándome un cigarrillo; la distancia de mi casa a la de mi amiga; el recorrido del centro a los barrios; la bajada de la quebrada hasta la casa de gobierno. Casi como una metáfora o analogía.

"Es impresionante cómo la percepción cambia con los años", le dije a papá, mientras íbamos en el auto. "Yo tenía la impresión de que nuestra casa y la de ellos (unos tíos) estaban bastante alejadas y eran apenas dos cuadras".

Eran apenas dos cuadras.


viernes, 12 de agosto de 2011

Renovarse es vivir

Hace unos años, cuando empezaba con el blog (2007... wow) entraba a ver el blog de cada persona que me comentaba y, si me gustaba, empezaba a seguirlo. Era una especie de quid pro quo en el que, de alguna manera, iba armando una red social (cuac) de blogs que me gustaban y gustaban de mi.

Con el tiempo, el cambio de laburo, la mayor carga de responsabilidades, etc. esta actividad se vio reducida a la nada misma. Ahora apenas tengo tiempo de contestar lo que comentan y me convertí en esa clase de blogger que contesta únicamente cuando el comentario genera alguna respuesta extrema, ya sea buena o mala. Sé que no está bueno, sé que no ayuda a fortalecer los vínculos (?) pero es lo que hay y lo que puedo.

Todo esto no lo digo para que me comenten puteándome y provocando mi respuesta (que, estoy segura, están super interesados en obtener) (#mividaella) sino porque hace un par de días hablaba con Naranja Silvestre, a quien algunos recordarán de los primeros tiempos de este blog, y ella me preguntaba si seguía viva la "blogósfera". Le conté que sí, que hay todavía varios blogs, pero que ya casi no son los que nosotras leíamos en su momento. Y me di cuenta de que mi sección de blogs personales del reader cada vez tiene menos elementos por leer. La cagada de esto es que uno se pierde de conocer blogs copados, gente copada, y contenido copado, como me pasó con http://www.nospusimosdemoda.blogspot.com/, blog que conocí recién porque su autora es parte de mi "comunidad" en Twitter.

Entonces, se me ocurrió que estaría bueno usar este post y los comentarios del mismo para que me cuenten, y se cuenten entre ustedes también, si tienen blogs, de qué tratan y nos inviten a leerlos. Si, es un spam legalizado, pero no pongan el link nada más. Inspírense y vendan su blog como si se les fuera la vida en ello.

¿Se prenden?


jueves, 11 de agosto de 2011

Mañanitas de Buenos Aires

Cuando era chica y todavía vivía en La Rioja, venir a Buenos Aires era lo mejor que nos podía pasar. Teníamos familiares acá y teníamos una ciudad increíble a disposición. Viajábamos los 7 en un auto, todavía no entiendo cómo, y llegábamos a lo de mis abuelos, que era un depto. gigante lleno de cosas por todos lados.

Buenos Aires tenía algo distinto, algo en el aire que hacía que yo me sintiera especial, diferente, no sé bien por qué, y andar en colectivo era la experiencia más divertida que pudiera vivir.

Cuando en 1994 nos mudamos a vivir a esta ciudad que antes me parecía increíble, empecé a mirarla con otros ojos. Ya no me creía que fuera algo de otro mundo, ya no me generaba lo que lograba generar cuando era apenas una turista. Buenos Aires se había vuelto una ciudad enemiga, una ciudad que representaba todo lo malo de mi vida. Buenos Aires era tristeza y llanto y depresión y soledad, mucha soledad.

Con el tiempo, me amigué con la ciudad y aprendí a quererla desde otro lugar, no el de turista ni el de tristeza, sino un lugar distinto, amigable pero con respeto, de intriga pero de tranquilidad.

Cada tanto intento con todas mis fuerzas volver a sentir lo que sentía cuando mi contacto con esta ciudad se limitaba a unos días al año. Lo intento y no me sale, claro, porque no es fácil trasladarse a un estado en el tiempo, no es fácil sentir en vivo lo que se siente en el recuerdo, no es fácil hacer un reset y blanquear la memoria hasta volver a cierto instante. Y sin embargo, a veces, sin buscarlo, mientras voy en el bondi hacia algún lado, me doy cuenta de que tengo esa misma sensación, esos mismos impulsos, esa misma excitación que sentía hace tantos años. Es una mezcla de colores, sensaciones y olores que se conjugan para hacerme sentir turista nuevamente. Y es increíble.

Hoy sentí eso. Hoy fui feliz.

miércoles, 10 de agosto de 2011

El gato que habló

Anoche soñé con un gato. Un gato que hablaba. Hablaba y me hablaba a mí en particular. Estábamos en una especie de casa abandonada, pero con mucha actividad. Había mucha gente, había mucho ruido, había tormenta y truenos y relámpagos.
El gato era bueno, o al menos yo creía que era bueno. Era de esos gatos que se te escurren entre las piernas cuando no les estás dando la atención que ellos quieren.

El gato era bueno, digo, o al menos eso yo creía, porque el gato que hablaba me dijo "Yo no soy bueno, soy malo. O, en realidad, yo no era bueno, era malo, pero un día me dijeron que debía ser bueno y empecé a serlo y claro, vos me conociste cuando yo era bueno, cuando ya me habían dado la orden y yo la respeté. Pero yo no soy bueno, soy malo".

Me desperté con una sensación rara y sin entender demasiado qué significaba el sueño. Se me ocurrió escribir este post para que entre todos me ayudaran a interpretarlo pero, ja!, a medida que lo escribía me dí cuenta de quién es el gato, la casa, la tormenta y todo lo demás.

Gracias blog, por reemplazar de manera tan eficiente a mi psicóloga.


jueves, 4 de agosto de 2011

¿Quién dijo que es fácil?

Conozco a alguien que cuando tuvo su primer hijo pasó por varios meses de tortura. Tortura psicológica y física. Cada vez que tenía la oportunidad, le echaba en cara a todas las madres que se cruzaran por su camino que nadie le había avisado, que nadie le había dicho que era TAN difícil, que por qué, por qué, por qué eran todos tan basuras de no avisar. Ésto lo hacía en medio de crisis de llantos, de caras demacradas y de cansancio total y profundo.

Yo, como no quiero ser basura, les quiero contar que estar en pareja no es fácil. No sé si todavía queda gente por ahí creyéndose la historieta del amor rosa pero la realidad es que el amor tiene de todos los colores menos el rosa. Tenés el verde de las canas verdes que te saca tu chico cuando deja todo tirado. Tenés el rojo de la bronca que te genera encontrar medias sueltas en cada esquina de la casa. Tenés el negro de la furia ciega que te genera ver que hace dos semanas que no se lava nada de ropa porque vos estuviste a full y si vos no lo hacés, no lo hace nadie, entonces tenés que dormir sobre el colchón porque al final parece más limpio que las sábanas.

No, no es fácil. Pareciera que ante una misma situación, siempre es mejor estar acompañado que solo pero ponele que te da mucha más bronca hacer la comida sola cuando es para dos que cuando es para una misma. Al principio, te bancás algunas cosas. Aceptás. Pensás "bueno, es hombre, no sabe hacer nada, ya va a aprender". Después, cuando ves que por propia voluntad no aprenden, pensás "bueno, le voy a enseñar, para que vea cómo es". Después, cuando ya le enseñaste y ves que igual no lo hace, explotás. Así, "de un día para el otro". Aunque no es de un día para el otro, claro.

Los hombres no entienden, por supuesto. Te miran con cara de "pero... qué pasó?". "Pasó que durante 5 días no se lavaron platos porque yo no los lavé y a vos te da lo mismo, eso pasó. Pasó que la casa es un quilombo pero a vos, hombre, claro, no te importa. Total, si con la cama estás bien. Pasó que ya no puedo vivir así, entendés?, no puedo vivir más así. Pareciera que vivimos en medio de una guerra, todo tirado, todo sucio, todo desordenado" (la exageración siempre es buena para un efecto más acabado).

Entonces, viene el periodo de culpa. Él, que nunca en vida lavaría un plato por propia voluntad, levanta, ordena, lava, seca y guarda. ¡Guarda! ¡Cosa que ni vos hacés!
Acomoda la cama, levanta las medias, pone el lavarropas a andar. Todo eso en menos de 24 horas. Todo eso con un impulso que dura, apenas, unos 3 días. Porque, chicos, lamentablemente, el hombre es hombre y la mujer es mujer.

Y volviendo a lo que impulsó este post, quiero decirles entonces que antes de aceptar convivir con alguien, piensen bien si están dispuestas a renunciar a una casa ordenada, limpia y linda. Piensen si quieren vivir con el riesgo constante de resbalar por una media tirada en medio de un pasillo y caer de culo contra el piso. Piensen si quieren encontrarse con la cama toda húmeda porque el muchacho olvidó la toalla mojada sobre la misma. Piensen si están dispuestas a ceder, ceder, ceder. Porque, finalmente, de eso se trata la convivencia: ceder, ceder, ceder.



martes, 2 de agosto de 2011

On construction

Creo que este fue el periodo de tiempo más largo en el que no escribí en el blog sin estar o de viaje o con intenciones de cierre. Esta semana, estos días, son días de muchas cosas y de poca creatividad.

Sepan disculpar, estamos trabajando para mejorar nuestro servicio.

(¡En dos semanas me voy a La Rioja! ¡Wiii!)


martes, 26 de julio de 2011

La conquista

No es fácil conquistar a alguien. Bah... si sos linda, digamos que tenés un 50% adentro, pero para los demás, no es fácil conquistar a alguien. La sutil ciencia de la conquista tiene tantos matices, estrategias y tácticas que, de no saber usarlas, uno puede acabar con el corazón roto y los ojos mojados.

Conquistar siendo hombre, por otro lado, no es igual que conquistar siendo mujer. El conquistador hombre tiene algunos parámetros fácilmente identificables en las mujeres que le permitirán hacer de esa su enamorada más fiel.

La mujer, en cambio, no se encuentra en igualdad de condiciones ya que no existen, o al menos no se conocen ampliamente, técnicas de seducción que vayan más allá de lo básico de la conquista física.

Para ganarte el corazón de una mujer, hacela reir. Cuanto más se ría, más conquistada.

Para ganarte el corazón de un hombre... qué? cocinale rico? dale buen sexo? hacete desear? demostrale que sos independiente? demostrale que sos dependiente? se de avanzada? se mojigata? Imposible determinar qué conquista a un hombre.

Dos mujeres en igualdad de condiciones se presentan en situación de continuidad ante la vida de un hombre. A la primera, divina ella, él no la quiere para nada serio. Con la segunda, divina ella también pero igual de divina que la primera, él quiere casarse y tener una familia.

Que alguien me ilumine y me explique. No se trata de química. Se trata de conquistar a un hombre y los misterios que esto conlleva.

lunes, 25 de julio de 2011

Pau+

Imagino que en los últimos días habrán visto por todos lados comentarios acerca de Google+ (si no los vieron, salgan del termo!). No voy a explicar de qué se trata, mas bien voy a contarles para qué lo uso yo y cómo me sirve.

G+ tiene algo increíble: el contenido. La gente comparte contenido, en una mezcla de Twitter y Facebook mucho más interesante. ¿Por qué? Porque podés elegir qué contenido leer. Básicamente, como en Twitter, todo depende de a quién sigas y cómo lo organices. Por ejemplo, yo me armé un círculo de fotógrafos para caerse de culo. Tengo pensado, además, armarme otros círculos con contenidos que me copen. Lo bueno de esto es que yo puedo leer el contenido que me interesa y, además, puedo elegir compartir con determinados círculos información que pueda resultarles de interés, sin necesidad de llenar el stream de contenido que no me interesa ni un poco.

No creo que G+ traiga nada que no hayamos visto previamente en cuanto funciones específicas (al menos yo no lo encontré). Lo que trae es una mezcla de todas esas cosas que antes hacíamos por separado y ahora podemos hacer desde un solo lugar (chat, reader, compartir contenido, escribir post, etc.)

Muchos de ustedes ya están en mi círculo blog. Los fui identificando, más o menos, según me fueron agregando. A otros no pude identificarlos y fueron a parar a un círculo llamado "No sé quién sos ni de dónde venís".

Lo que quiero, quisiera, propongo, es que en los comentarios pasen sus perfiles, si quieren ser agregados, o que me agreguen a mi, para poder armar mejor mi círculo blog y, si tienen sugerencias de a quién seguir, más que bienvenidas!

A mi perfil lo pueden encontrar acá: Perfil Pau Go.

PD: Ahora G+ está abierto para cualquiera que quiera unirse. Con tener una cuenta de google/gmail alcanza!
PD2: Si ya me agregaste, avisame que venís del blog así sé quién sos y de dónde venís! :P

jueves, 21 de julio de 2011

Cortarse o no cortarse

Razones por las que me quiero cortar el pelo:
  • Ya estoy cansada de tenerlo TAN largo
  • Es inmanejable y queda desprolijo
  • Quiero cambiar
  • Hace casi 10 años que no me mando mi corte carré

Razones por las que no me puedo cortar el pelo:
  • Son los últimos años de mi vida en los que puedo tenerlo así de largo. Después, no da porque da pendevieja.
  • G. no quiere y no le gusta el pelo corto

Razones por las que no te va a gustar este post:
  • Sos hombre

Tema de discusión: es verdad o no que los hombres las prefieren pelilargas? Conozco pocos hombres que hayan declarado abiertamente que prefieren las mujeres con pelo corto.

Listo. Eso. Digan.

miércoles, 20 de julio de 2011

Más solo que Pau el día del amigo

No es que yo lo festeje normalmente ni que me parezca un día así como super importante. De hecho, una de mis mejores amigas cumple el 20 de julio con lo que normalmente ese día lo paso con ella, en su cumple, no en el día del amigo. Sin embargo, este año decidió no hacer nada, y nos/me quedé sin actividad fija en el día del amigo.

El plan B era un té en Starbucks San Martín con otra de mis mejores amigas que, mierda, cayó enferma y no está disponible. Mis otras amigas tienen sus propios planes, tienen terapia o viven lejos.

Mis amigos laborales, entre los que se encuentran mi amiga enferma que era amiga mía antes de ser compañera de laburo y otros dos mamertos, de los cuales uno tiene reunión fuera de la oficina y la otra tiene su agenda muy ocupada, también me abandonaron.
En resumen, no es que yo lo festeje normalmente ni que me parezca un día así como super importante pero tampoco era la idea quedarme completamente sola en el día del amigo.

Díganme que al menos organizamos un hang out en G+ o un chat masivo, como para no sentirme tan sola (#mividaella).

jueves, 14 de julio de 2011

Pau Superpoderosa

A mi que no me digan que no tengo superpoderes, porque hace tres días estuve hablando con una amiga de dos exs y al día siguiente los dos me contactaron de alguna forma.

Voy a tratar de ejercer mis poderes mentales para que mi Nikon D3000 se convierta en una D7000.


miércoles, 13 de julio de 2011

Kill me now

Anoche me quedé dormida en el sillón mirando tele y me desperté hoy a las 7 de la mañana, un segundo antes de que suene la alarma. Dormí en jeans, camisa y medias finas 3/4 que me dejaron una roncha al rededor de la pantorrilla.

Nadie vino a despertarme y a decirme "Pau, pasate a la cama".

Soy una mujer adulta.


lunes, 11 de julio de 2011

Mamarracho, circuleame

Completamente sin relación con el post anterior y evitando cualquier tipo de asociación entre el título de este post y el contenido anterior, mamarracho se titula simplemente porque tengo un menjunje de ideas en la cabeza y, para variar, decido tirarlo acá y hacer un mamarracho de ideas.

Ayer me dí cuenta de que soy por naturaleza procrastinadora. Todos lo somos, no? Yo no compro papel higiénico hasta que me encuentro usando servilletas para ir al baño. No voy al super hasta que no me quedé sin bolsas de basura. No lavo ropa hasta que me doy cuenta de que no tengo ningún pantalón para ponerme y tengo que salir en pollera en pleno invierno. Así de procrastinadora soy.

Y, como todo, la demora de lo poco placentero se extiende hasta llegar a esquinas olvidadas de mi vida. Sacar unos pasajes, pagar unas cuentas, cerrar algún tema, etc. etc. etc.

Por una vez en la vida quiero que esto no aplique a un aspecto en particular de mi vida y desde este momento estoy con todas las pilas para cambiar algo que va a significar un giro importante pero necesario y al que no quiero llegar por la fuerza. Vamos a ver si mi naturaleza no me juega en contra.

Por otro lado, les cuento que cada vez tengo menos ideas y no se me ocurren cosas para compartir que no me comprometan en mi vida diaria (?) pero, al mismo tiempo, siendo una exhibicionista, miren miren miren, me hice cuenta en Google+ y ahora todos pueden circulearme (término que me enorgullezco de haber inventado).

Ya tu sabes, nos vemos por ahí (creo que me comí un centroamericano en los últimos días porque no paro de hablar mentalmente con una tonada que varía desde paraguaya hasta cubana pasando de a ratos por mexicana).

sábado, 9 de julio de 2011

Mala leche

Yo no quiero cagarle la vida a los hombres que sueñan con el video erótico casero o con las fotos íntimas con sus novias, pero, chicas, ya ven los riesgos de que este tipo de material quede grabado en algún lugar: tarde o temprano, podés ser famosa y mirá si salen todas a la luz (?).

No crean nunca en el "pero te juro que las guardo en un lugar en el que nadie las va a encontrar nunca" ni en "ok, las miro y las borro pero dejame bajarlas aunque sea a la maquina para verlas mejor". Todo verso.

No se hace y, si se hace, no se guarda en ningún lugar.

Pobre chica... ella que siempre se esmeró en demostrar que es una señorita tan de su "ogar"... (o garcha aquí o garcha allá...). Silvina "Enlechada" Escudero desde acá te bancamos y te entendemos.

miércoles, 6 de julio de 2011

3 is the magic number

Hace tres años que G. y yo estamos juntos. En estos tres años pasaron más cosas de las que uno puede imaginar y, aunque varios en mi lugar dirían "parece que fue ayer", a mi no me parece que "fue ayer". Y no me parece que haya sido ayer básicamente porque fueron tres años en los que, como decía, pasaron muchas cosas.

En estos tres años crecimos mucho. Nos peleamos mucho (en joda y en serio). Nos dimos muchos besos y esas cosas que no les voy a contar. Establecimos reglas y las rompimos. Nos reímos y lloramos. Viajamos juntos y por separado. Vivimos separados y juntos. Nos mudamos. Compramos muebles. Armamos nuestra casa. La desordenamos. Limpiamos millones de platos y lavamos toneladas de ropa. Compramos sábanas, toallas, regalos. Vimos horas y horas de series. Hicimos todas esas cosas que hacen las parejas, bah...

Hoy son tres años de todas esas cosas acumuladas y estamos en un buen lugar. Tenemos nuestros propios espacios y aprendimos a aceptarnos tal cual somos (y acá es donde yo más aprendí).

Son tres años de buenas y malas, increíbles por momentos, olvidables por otros (quién pudiera decir que toda su vida está conformada de momentos increíbles e inolvidables, ¿no?). Tenemos nuestra rutina, tenemos nuestros códigos y, principalmente, tenemos complicidad. Y eso es impagable.

Gracias, G. Como dije por ahí, las mejores cosas en la vida llegan en el momento menos pensado y de la manera menos esperada.

jueves, 30 de junio de 2011

Una canción intoxicada

Creo que de todas las "herencias" que nos dejan las relaciones rotas, la peor está en el conjunto de canciones intoxicadas que nunca más podremos volver a escuchar sin recordar a esa persona.

Realmente es una mierda, no porque nos recuerden a la persona sino porque la canción nunca vuelve a ser canción por sí misma, siempre viene acompañada del pasado.

Yo tengo varias canciones intoxicadas. Entre ellas, podría nombrarles desde Desierto sin amor, que data de mis años mozos y mi primer noviecito (wow) hasta otras más actuales que no vienen al caso.

Por eso, digo yo, hay que tener cuidado cuando eligen "el tema de la pareja" porque mirá si al final tu pareja termina siendo tu despareja y nos encontramos ante un problema. La pareja es reemplazable, la música no. Disks before dicks (?)

¿Y ustedes? ¿Tienen canciones intoxicadas?

miércoles, 29 de junio de 2011

Gente garca

Uno no conoce mucho lo que es tener cerca gente carca hasta que empieza a trabajar. Ahí te encontrás con un conjunto de especímenes especializados en ser garcas. A veces son cosas grandes y obvias, otras más sutiles pero igual de garcas.

El garca no se ve sólo en esa gente que te clava el puñal en la espalda (o a veces de frente y sin problemas). El garca se ve también en las pequeñas cosas de cada día. A saber:
  • Es de garca copiar al jefe de alguien en un mail sólo para que se entere de que te estás quejando de algo con su subordinado y mandarlo al frente.
  • Es de garca acusarte de un error en un mail masivo y, cuando te das cuenta de que en realidad el equivocado eras vos, mandar un mail sólo a la persona acusada del error para intentar arreglarlo.
  • Es de garca mandar mails con copia oculta

G. agregaría que:
  • Es de garca llenarte el termo con agua caliente del dispenser porque dejás sin agua caliente al resto de la gente.
Igual, yo tomo mate y soy garca así que no adhiero a la última.

martes, 28 de junio de 2011

Lavame, sucio

¿Te acordás de esa época en la que bañarse era fácil y rápido? Shampoo, jabón, crema de enjuague y ya. Lista para salir.

Ahora, el proceso se volvió mucho más complejo: shampoo, jabón en el cuerpo, jabón exfoliante para la cara dos veces por semana y el resto, jabón especial para impurezas (?), crema de enjuague y no termina ahí. Salís del baño y va: crema hidratante para la cara, crema en todo el cuerpo, desodorante, crema para peinar, cepillo, secador, brushing/planchita, cerum en las puntas y perfume, no nos olvidemos del perfume. Ni hablar si usás maquinita y justo te toca (la última vez que usé, me salió un sarpullido terrible así que me prometí nunca más). Nuestro cuerpo termina despidiendo un conjunto de olores diferentes, según por donde lo "olas" (como dicen por ahí).

¿En qué momento nos volvimos tan complicadas? ¿Cómo un proceso de apenas 10 minutos se convirtió en uno de 30, mínimo? Misterios de la vida.

jueves, 23 de junio de 2011

¿Qué comemos hoy?

A mi me encantaba vivir sola y mucho más me gusta vivir con G. Eso de tener control total sobre una casa, desde la decoración hasta los horarios, las formas, los olores, todo, me encanta. Disfruto de cada espacio de mi casa, de verdad. Desde el rinconcito que se hace contra esa columna hasta del futón y la tele.

Me divierte lavar ropa, aunque no lo haga seguido, cocinar y acomodar, de vez en cuando. Sin embargo, hay algo que detesto, profundamente: pensar qué comemos hoy.

Sé que no soy nada original. Miles, millones, de personas sufren este flagelo. Tener que usar la cabeza para pensar en qué cocinar todos los días. Y no se trata del hecho de cocinar en sí mismo, el cual me gusta mucho y me divierte y me resulta terapéutico. Se trata de elegir qué cocinar.

Si G. fuera de ayuda cada vez que le pregunto qué quiere, yo sería 10.000 veces más feliz. Pero no. Él se limita a responderme "no sé" sin aportar ni una pizca de solución al problema de todos los días.

Hace dos días entré al supermercado y me quedé parada 10 minutos frente a una góndola esperando que la inspiración descendiera sobre mi y, como por obra de magia, definiera qué cocinar. No pasó. Terminamos comiendo unos medallones de pollo con queso de esos que vienen congelados.

Intenté hacer un menú semanal, pero tampoco funcionó. Terminás descartando la opción del día porque es aburrido, porque no tenés ganas de hacerlo una vez por semana o por cualquier otro motivo. Compré varios libros con recetas que pasaron de la bolsa de la librería a la mesita de luz para chusmearlos a la biblioteca para quedar archivados.

Si fuera por mi, viviría a delivery todos los días con tal de evitar pensar qué cocinar.

martes, 21 de junio de 2011

Freddy vs. Pau

Hace tres noches que vengo soñando pesadillas. No sé qué es lo que me está pasando. Y no son pesadillas de niños. Son pesadillas de adultos, de esas que te dejan angustiado y enojado con la persona involucrada en el sueño (no sé por qué pasa eso, dado que el involucrado en el sueño no tiene por qué sufrir las consecuencias del inconsciente propio*).

Si todavía fuera a la psicóloga, se las contaría para ver de dónde vienen y por qué. Como decidí reemplazar a la psicóloga con un curso de fotografía, tendré que conversarlo con mi profesor de curso (?).

Mientras tanto, si alguien tiene una solución casera, rápida y efectiva, para solucionar este inconveniente, agradeceré que se comuniquen con la receta.

*para más información, ver capítulo de Friends en el que Phoebe se enoja con Ross sin aparente motivo

sábado, 18 de junio de 2011

32

En los últimos dos días, dos veces usé un tapado o sweater puesto sobre los hombros sin meter los brazos en las mangas.

Si eso no es estar vieja, no sé qué lo es.

(Ayer, en un ataque desmemorioso, juré que tenía 31 años. Tuve que sacar la cédula para comprobar que no, que en realidad tenía 32.)

martes, 14 de junio de 2011

El por qué

- No es que vos no seas linda, ni buena, ni simpática, ni agradable.
- Aja... entonces? qué es?
- No sé... Yo no estoy pasando por un buen momento
- Aja, y entonces? No se supone que es cuando más necesitarías estar con alguien, para apoyarte y esas cosas?
- Si, bueno, no sé. Siento que necesito estar solo.
- Aja...
- Pero no tiene que ver con vos, es conmigo. Entendés?
- Si, entiendo...
- Qué bueno!
- Entiendo que sos un pelotudo que no tiene las pelotas suficientes como para decirme de frente que en realidad no me querés, no te gusto, o que crees que, a pesar de que está todo bien, no soy la persona para vos
- No, pero...
- Entiendo que o tus amigos no me quieren o tu familia no me quiere, o no te caliento o no soy linda para vos, o tengo algún defecto que me hace irremediablemente inaceptable para continuar esta relación
- Pero pará, flaca, no quise...
- No quisiste qué? Eh? No quisiste decir nada de eso? O no quisiste lastimarme? Eh? Hablá! Decí lo que pensás. O te vas a quedar callado? Claro, después le vas a ir a decir a tus amiguitos que menos mal que cortamos porque al final yo estaba mal de la cabeza, no?
- Eh... no
- No? No te creo
- Creeme
- Bue... como sea. Tenés algo más que decir? Porque sino, me voy.
- No, todo bien. Nos vemos
- Si, claro. Nos vemos. Pelotudo.

Por estas cosas, las personas no son honestas cuando dejan a alguien.

lunes, 13 de junio de 2011

El dilema

En mi afán de ver películas pochocleras que relajen la mente, el sábado vi "The dilemma", la nueva película de Vince Vaughn, Winona Ryder, Jennifer Connelly y Kevin James. En ella, Vince descubre que Winona, quien es la mujer de su mejor amigo, le es infiel.

La película, entonces, gira alrededor de Vince, quien intenta descubrir qué es lo mejor y lo que corresponde ante estas situaciones: decir o no decir, meterse o no meterse, encararla a ella o directamente a él, etc. No voy a contarles mucho más para no arruinarles la película, si es que alguno tenía pensado verla.

Sin embargo, quiero traer a colación una frase que leí en una remera de esas que te venden en las calles de ciudades muy turísticas, típicamente decoradas con frases graciosas o con el nombre de la ciudad en cuestión.

La frase dice lo siguiente y, entiendo, se ajusta perfectamente a la situación:

No todo lo justo es correcto. Si te meto un dedo en el culo, entra justo pero no es correcto.

Para refleccionar*.

*antes de corregirme, lean a @lachicasabrina :P

sábado, 11 de junio de 2011

365

Ayer empecé mi proyecto 365. La idea es sacar una foto por día (y subirla al sitio de 365 Project). No sé cuánto me durará el impulso, pero me pareció una buena forma de ejercitar mi pseudo fotografía e imaginación.

Obviamente, los invito a sumarse. El sitio es específicamente para este tipo de proyectos (hay mucha gente que lo hace, no sólo por medio de este sitio sino también por Flickr, blogs, etc, pero este sitio me gustó por su especialización).

Si se suman, pasen sus usuarios así los sigo. Es increíble cómo podemos conocer a las personas a través de lo que sus ojos ven y sus cámaras fotografían.

Acá mi primer foto, la de ayer:

My "keep calm" door on 365 Project

Y hablando de días, se me vino a la cabeza éste tema de Jorge Drexler cuando escribí el título del post:

jueves, 9 de junio de 2011

Mimorias

Raro cómo nuestra mente nos juega pasadas y nos hace re-interpretar el pasado a nuestro gusto y antojo. Lo veo en todos, lo veo en mí misma. Todos adaptamos los recuerdos para que sean más fáciles de llevar, de aceptar y de procesar. Y entonces te pasa que te encontrás con alguien que vivió la misma realidad que vos y tiene un recuerdo completamente distinto y te cuestionás tu memoria, maldita memoria.

Deberían usarse dos palabras diferentes para describir lo que actualmente describe la memoria. Uno que sea, por ejemplo, memoria, donde memoria significa recuerdo exacto (uno recuerda lo que significa "vaso" o recuerda dónde queda la calle X). Por otro lado, podríamos inventar un término nuevo para describir el "recuerdo" que tenemos de los hechos del pasado, de los sentimientos y de las vivencias, según lo adaptamos a nuestra necesidad. Ese término podría ser mimoria, siendo mimoria lo que uno mismo recuerda del pasado y no la memoria per se, que es la real.

PD: Para ver mis mimorias (que sería redundante porque si son mimorias son mías) del viaje en forma de foto, pueden ver el álbum de Flickr.
PD2: Puede que esto ya esté inventado, la verdad es que no lo sé. Seguramente algún psicólogo va a saber decirme.

miércoles, 8 de junio de 2011

Corazones rotos

Escuché Amazing, de Aerosmith, cantado por Fabiana Cantilo, en éste post del Capitán Intriga, y me quedó sonando en la cabeza la frase "how high can you fly with broken wings?" ("¿cuán alto podés volar con alas rotas?") que, por alguna razón, en cabeza sonaba como "how strong can beat a broken heart" ("cuán fuerte puede latir un corazón roto"). (Si, suelo cambiar las letras y más si son en inglés y entiendo lo que quiero).

No hay nada peor que un corazón roto. El corazón roto engaña y confunde. Engaña con sentimientos que no existen y confunde con sensaciones que no siempre son reales.

El corazón roto tiene una fuerza que no tiene el corazón sano: el despecho, el orgullo herido, la fuerza de no tener dónde más bajo caer. A partir del corazón roto, sólo se puede subir.

martes, 7 de junio de 2011

La modernidad de mis padres

Mamá y papá cumplen años muy cerca y ambos venían con ganas de un Kindle desde que se enteraron de su existencia y vieron el mío. Entonces, entre todos los hermanos (¡somos 5!), decidimos regalarles uno a cada uno.

El de mamá llegó primero, traído de EEUU por un cuñado viajante. Esto fue hace un mes. Recién ayer pudo usarlo porque no podía cargarle libros. Cuando vimos de qué se trataba el problema, nos dimos cuenta de que mamá estaba usando un cable de cargador de celular para intentar conectar el Kindle a la PC.

El de papá llegó antes de ayer, traído de UK. Entró al país dentro de la cartera de mi amiga que viajó conmigo (yo traía el mío encima, no podíamos correr riesgos). Ya está pensando cómo y dónde descargar libros, porque él es como yo: acumulador.

La mamá de una amiga se compró uno también. Está desesperada porque no puede bajar libros, no sabe de dónde. Tiene 160 libros en su Kindle. Quiere más.

Yo no puedo decir nada. Tengo el mío desde hace unos 5 meses. Tengo más de 70 libros. Sólo terminé de leer uno y tengo otro a la mitad. Me bajé dos Orsai (compradas legalmente vía Amazon) y no pude terminar de leer uno.

La abundancia mata.

(El principal problema acá es que uno lee en el transporte público, más que nada, y si me da miedo sacar el teléfono porque ya conozco de varios casos en los que se los arrancaron literalmente de las manos, imaginen sacar este aparatito que vale mucho menos que un celular pero parece mucho más caro. Yo no quiero sonar muy mal, pero en Europa (bueee) la gente anda con IPads en el subte ¿Entendés lo que te digo? CON IPADS!)

lunes, 6 de junio de 2011

Volver con la mente tranquila

Llegar a Buenos Aires es algo único. Llegar a Madrid es como llegar a casa. Llegar a Italia es como pisar suelo argetino. Llegar a Londres es una locura.

Londres fue tormenta, como siempre, pero tormenta de esas copadas, de las que dan gusto. Gente, mucha gente, por todos lados, y Covent Garden, bendito Covent Garden. Camden Town y un encuentro con Mario Pergolini, seguido de mi tupé al decirle "Qué hacés acá?" y él diciendo "Lo mismo que vos" (y yo le agrego un "boluda" que él, muy amablemente, no dijo).

Después vino Roma, el Papa, un par de lágrimas de emoción y pensar que si hubiera sido Juan Pablo II no hubiera podido con tanta sensación. La Capilla Sixtina, Trastevere, la Fontana de Trevi y la monedita y un deseo, siempre el mismo deseo.

Venecia fue olor y gondolieris a los gritos, fue el Ghetto Judío y vaporetos. Callecitas, dos horas para una vuelta entera y cervezas y bruschettas, las más ricas que comí en mi vida. ¡Qué tomate!

Italia fue pasta, pizza, hostels sucios y cayéndose a pedazos pero gente copada, muy copada. Yanquis, australianos, argentinos (mucho argentino), colombianos, de todo lo que quieras, un poco.

Después vino Madrid, de nuevo, y el shopping, nuestro gusto de cada año. No imaginan el placer de hacer shopping en Madrid. Poder elegir sin preocuparte por si hay o no de tu talle, precios lógicos (no como acá que te cortan la cabeza por una remera que al segundo lavado está deformada), amabilidad por todas partes.

Ayer volví a casa, a mi casa, esa en la que me esperaba G., la mejor de las casas. Volví con un premio laboral bajo el brazo y el placer de haber conocido un poco más de este planeta. Volví con la idea siempre de volver al viejo mundo, a esas calles chiquitas, a ese mundo tan distinto. Volví agradecida de tener esta oportunidad anual de visitar Europa, agradecida porque la vida es generosa conmigo.

(Les prometo las mejores fotos en los próximos días, necesito acomodarlas un poco!)

martes, 31 de mayo de 2011

Roma

Ayer dejamos Londres y después de un largo camino, llegamos a Roma. No me preocupaba demasiado el recorrido porque todos los caminos conducen a Roma (cuac).

Hoy hicimos casi todo lo que hay que hacer en Roma. Caminamos mucho, conocimos casi todos los puntos turísticos por fuera y tomamos helado. Es una ciudad increíble y creo que no puedo todavía asimilar la magnitud del lugar que estoy pisando.

Sólo puedo pensar en cómo hicieron para construir estos monstruos hace miles y miles de años. Cada piedra, cada adoquín, cada mármol que miro, piso, toco, tiene años de historia.

Mañana conoceremos Trastevere y la Ciudad del Vaticano. Dicen que son de lo mejor de Roma.

Mis pies, por su lado, siguen sufriendo pero saben que no queda otra y que hay que aprovechar :)

Voy terminando porque en el hostel nos dan pasta gratis y cuando todo es en euros, un plato de fideos gratis se disfruta como el mejor banquete del mundo.

(Hoy nos cobraron 3,5 euros una coca. 3,5!!!)

martes, 24 de mayo de 2011

MAD - LON - OXON

Yo que tenía la intención de escribir todos los días, acá estoy 3 días después recién teniendo tiempo para hacerlo.

El domingo fue otro día de caminata total. Madrid es un sueño y si tuviera que elegir alguna ciudad para vivir que no fuera Bs.As., estaría en mi TOP5 sin dudas. Cada vez que voy lo confirmo.

El lunes comenzó la larga travesía, saliendo del hotel a las 8 de la mañana para llegar al aeropuerto, hacer check in, despachar valijas y controlar el peso como para saber cuánto más puedo comprar (:P), pasar por controles de seguridad (cada vez más incómodos e invasivos) y hacer migraciones. Tres horas después, ponele, salía del aeropuerto de Londres y esperaba el bondi que me trae a Oxford. 2 horas más de viaje y un conductor que se burla de la tecnología mientras nos dice que si tenemos un aparato electrónico del estilo Ipod, Iphone, Ipad, EPud, ATag o cualquiera sea el IWhat que lo usemos, por favor, sin disturbar al resto.

Como siempre, mi inglés se siente una hormiga ante la primera impresión y tengo que escuchar con MUCHA atención y ejercitar mi fluidez, que no tiene grandes inconvenientes en mis clases semanales en Buenos Aires, para hacerme entender.

El hotel al que me mandaron queda en la ruta, en el medio de la nada. Ayer comí, solita yo, entre camioneros y hombres de la construcción. Hoy ya llegaron todos mis compañeros de laburo del resto del mundo así que compartimos una cena más que agradable en Oxford.

Este es mi reporte al día de la fecha. La fresca que hace acá no se dan una idea, aunque aparentemente esto sería "nice weather" porque las minas andan de pechito abierto y mangas cortas como si estuviéramos en pleno verano. Yo digo que está fresco pa' corpiño calado.

Les dejo una fotito que saqué con el celular. Las copadas de la cámara tendrán que esperar a mi regreso a Buenos Aires.


sábado, 21 de mayo de 2011

Madrid - Día 1

Después de horas de vuelo y una escala de 2 horas en San Pablo, finalmente llegamos a Madrid. Dos valijas a cuestas, nos subimos al metro (acá se llama así, no le dicen subte) y luego de 2 combinaciones, llegamos a la Gran Vía y empezamos la caminata hasta el hotel. Llegué agotada y ni siquiera había empezado mi actividad de turista!

Madrid está revolucionada. De por sí es una ciudad que tiene mucha vida de día y de noche y ahora más que nunca. La gente en la calle se alza en protesta y parece como un 2001 más adelantado, más civilizado, más organizado. Mañana hay elecciones y no se sabe qué va a pasar. Por lo pronto, la policía controla toda la ciudad y, siendo turista, uno puede caminar tranquilo más allá de la "revolución".

Pasando a lo más frívolo, no saben lo linda que es la ropa acá. Te querés comprar todo y es tan barato que vale la pena realmente. El tema es tener euros para hacerlo!

Hoy anduvimos por la Gran Vía, la Puerta de Alcalá, el Parque del Retiro y el barrio de los Recoletos. Después bajamos por la Calle de Alcalá hasta Sol, donde se nos acabó porque la cantidad de gente hacía imposible avanzar. Ya saben que yo soy medio claustrofóbica por lo que no pude meterme demasiado pero, al menos desde una cuadra, pude ver de qué se trataba esta movida.

Ya hicimos amigos (?) y, entre todos ellos, la mejor de todas las personas que conocimos es la de la foto que acompaña este post:



Este blog se convirtió, por lo menos por estos días, en un blog de viajes. Mañana, si tengo fuerzas, tiempo y conexión, les cuento más!

miércoles, 18 de mayo de 2011

El sueño de la empresa propia

¿A vos no te pasa que al menos una vez al día pensás que deberías tener tu propia empresa y ser tu propio jefe y manejar tus propios horarios y ser feliz?

A mi sí. Después pienso en mi sueldo seguro una vez al mes, en mis vacaciones anuales pagas, en mi aguinaldo dos veces al año y digo "bueno... no está tan mal".

¡Granbretá granbretá nos vamo' a granbretá!

lunes, 16 de mayo de 2011

Dicen que soy aburrida

No puedo explicarles la cantidad de post que empecé y dejé a medio camino. Nada parece, suena, interesante. Todo se queda tibio, a mitad de camino. Será que yo estoy en una época tibia de mi vida, en la que pocas cosas me emocionan o me alteran, para bien o para mal, el ánimo.

Puedo contarles de mi vida. Puedo contarles que estoy a cuatro días de subirme al avión, por ejemplo. Puedo contarles que sí, que G. volvió, hace meses ya (para las que preguntaban por ahí). Puedo contarles que estoy con proyectos personales y con ganas de estudiar fotografía, de la posta. Puedo contarles que sigo yendo a la psicóloga y que me revuelve las ideas cada 45' que paso ahí sentada. Puedo contarles que voy a ser tía de nuevo, aunque creo que ya se los conté.

Estoy vieja. Me olvido de las cosas que ya conté. Dentro de poco voy a empezar a contarles que me llamo Pau, por si no nos conocemos.
Estoy aburrida. Estoy cansada. Estoy necesitando que algo revolucione las cosas. Estoy escribiendo un post pésimo en un lunes pésimo. Estoy al borde de quedarme dormida y necesito seguir tipeando para que al menos eso me mantenga despierta.

Me duelen los ovarios, me ataca la depresión de Andrés del ovario triste. No me pidan que cabecee porque me largo a llorar.

viernes, 13 de mayo de 2011

Adolece, que no es poco

Hace unos días estaba aburrida, sin nada que hacer y un cacho depresiva entonces decidí que era un buen momento para ver una película de esas que son bien pavas, que te hacen llorar y reír y que cuando terminan casi casi que ni te acordás de qué se trataba pero por hora y media, al menos, no pensaste en nada más.

Dado que no se me ocurría qué ver y, como siempre pasa, todas las películas que tenía en mi disco rígido me parecían poco atractivas y aburridas, decidí solicitar ayuda. Tengo que aclarar que vi más de 500 comedias románticas en mi vida por lo que es muy probable que cualquiera que me recomienden ya haya pasado por mis ojos, ingresado a mi cerebro y abandonado el consciente por lo que queda de mi existencia (los reto a tirarme títulos de comedias románticas en los comentarios y van a ver que me vi casi todas). Sin embargo, decidí atreverme y pedí ayuda por Twitter. "Alguien me recomienda alguna película ideal para un domingo a la tarde?" o algo así decía mi twitt.

Empezaron a llegar menciones pero casi todas eras respondidas con "ya la vi", "yala", etc.

Decidí, entonces, explorar Cuevana y fui a dar con Waiting for ever. Anuncié, claro, porque no da pedir ayuda y después no contar cómo se resolvió la situación, que iba a ver esta comedia romántica y me avisaron, casi a gritos, que no, que no la vea, que era pésima, que no valía un segundo de mi tiempo. Yo, rebelde sin causa, la miré igual. La miré aunque cada minuto de ella, desde que comenzó hasta que terminó, me pareció de un nivel tan bajo y tan malo que me odié a mi misma por haberle dado play y por estar viéndola, aún cuando me habían avisado, aún cuando todo indicaba que iba a ser pésima. Y no hablo de pésima al nivel de comediarománticapavaadolescente. Hablo de un pésima que establece nuevos niveles de pésimos.

Ahora, explicame, ¿por qué mierda tengo que comportarme como una adolescente rebeldona que no acepta opiniones ajenas y que no reconoce que a veces hay que escuchar los consejos que te da la gente?

Al cabo que mi castigo por ser tan rebelde sin causa lo pagué completito y en la misma acción de ver la película por la que me estaba rebelando.

Estúpida yo.

miércoles, 11 de mayo de 2011

Cita - autopista

Yo creo que las citas deberían ser como autopistas. Básicamente, me las imagino como tramos de tiempo compartido, con opciones de bajadas cada tanto. El destino final puede variar, dependiendo de cuándo queremos bajarnos. Algunas te llevan hasta la ruta y otras te dejan en Marquez, ponele.

Entonces, imaginate una cita-autopista Buenos Aires-Escobar. Te subís y el primer tramo es ir a tomar algo. Si cuando terminás el tramo, te querés bajar, agarrás salida Vicente Lopez. Pero capaz la cita viene bien y te divierte seguirla, entonces seguís un tramo más y te vas a comer, pero claro, ese tramo no se corta hasta que no llegues a la próxima parada, o sea, hasta que no termines de comer. Después podés bajarte, con la excusa de un "mañana me tengo que levantar temprano" y agarrás la salida a Tigre. O no, querés más, entonces seguís. Y así, hasta llegar a destino.

También la denomino cita modular. Pensala como diferentes módulos intercambiables y modificables, y vas avanzando paso a paso hasta que ya no querés más módulos o hasta que se te acabó la noche o hasta que te acabaste vos y él.

¿No es genial?

La próxima vez que estés en una cita y estés terminando un tramo, preguntale: "¿Seguimos hasta Escobar o nos bajamos acá?"

lunes, 9 de mayo de 2011

Pequeños milagros

Quiero contarles algo que me pasó. Me emocionó mucho y realmente quiero compartirlo con ustedes porque no es algo que se viva todos los días, al menos no en mi caso.

¿Viste que dicen que hay cosas imposibles? Bueno, yo creía que era así, pero el sábado sucedió algo que me hizo replantearme esta creencia.

Eran las seis de la tarde, ponele (ponele porque los sábados uno no lleva bien la cuenta de qué hora es, a diferencia del domingo que vas viendo cómo se consumen una a una las horas del día, cada vez más cerca del horario maldito: las 7 de la tarde. Las 7 de la tarde del domingo son el equivalente en tiempo a 3 horas en el dentista con dos tornos en la boca y tres luces de esas luces de mierda que usan los dentistas apuntándote a los ojos). Eran las seis de la tarde, decía, y hacia una hora más o menos había puesto el lavarropas. Ya había pasado la media hora que dura el lavado (consejo de abuela: usen el lavado rápido normalmente, alcanza y sobra; sólo es necesario el programa largo cuando la ropa está muuuy sucia) y sabía que en algún momento iba a tener que abandonar la comodidad de mi futón y mi laptop para ir a colgar la ropa.

Me pareció en algún momento ver pasar a G. hacia el lado de la cocina pero, cosa rara, no había notado que regresara. Sin embargo, el depto estaba silencioso. No se escuchaban ruidos desde ninguna parte, ni desde el cuarto ni desde la cocina/lavadero. Empecé a sospechar que algo raro pasaba cuando sentí ese ruido característico que hacen los tenders cuando chocan contra algo. Pero... no, era imposible. No podía ser.

Esperé un rato más, empezando a preocuparme por la ausencia de ruidos. Cada tanto algún eco lejano, cada tanto. Finalmente, intrigada, decidí levantarme y caminé lentamente, casi como quien está en misión de espionaje, para ver si mis sospechas se verificaban en la realidad.

No puedo expresarles con palabras la emoción que sentí en ese momento. Sé que son cosas que no pasan seguido y que no debo acostumbrarme a los pequeños milagros. Pero... qué puedo decirles? Fue una mezcla de orgullo con felicidad. Una especie de "no puedo creerlo" mezclado con "ay... voy a llorar".

G., desde un banquito, intentaba (y lo lograba, a su manera) colgar la ropa que yo había puesto a lavar un par de horas antes.

sábado, 7 de mayo de 2011

Conchudita

Es fácil y claro: yo no tengo ningún problema si vos entraste acá, leíste algo que te gustó y decidiste copiarlo, textualmente, y reproducirlo en tu blog. Está todo bien, en serio. Pero:

1- Poné la fuente, mamita
2- No me cambies las palabras, ni modifiques nombres para "hacerlo tuyo" o para adecuarlo a tu país, cultura, etc.
3- No pienses que no voy a enterarme ni darme cuenta de que lo hiciste porque, afortunadamente, vivimos en una era en la que la ¿tecnología? nos permite detectar fácil y rápidamente cuando alguien reproduce contenido NUESTRO como si fuera propio
4- Si tu blog está armado en un 90% de cosas que copiaste de acá, me parece que no tiene mucho sentido que tengas blog y lo digo con toda la buena onda del mundo

jueves, 5 de mayo de 2011

División de bienes

Este tema ya fue tratado previamente en este lugar pero:
1- Como dice Mirtha (con th), el público se renueva
2- Tengo nuevas ideas y dudas

Yo soy de los que piensan que cuando uno vive con alguien, casados o no casados, los sueldos son de ambos y van a fondo común. De ese fondo común, se pagan los gastos y se separa para ahorro. El resto, se divide en 2 y cada uno con su restito para hacer lo que quiera.

El otro día, durante el almuerzo laboral, surgió este tema y, siendo 3 los que charlábamos, 2 estaban en contra de mi idea.

Yo creo, sin embargo, que es justo que las dos partes de la pareja (justamente, de par) compartan el mismo nivel de vida. Igualdad para todos.

Mis compañeros, en cambio, se oponían fuertemente a mi idea y argumentaban que cada uno labura lo que labura y no tiene por qué resignar guita a favor del otro que cobra menos.

Ustedes, ¿qué piensan? ¿cómo se organizan en este sentido?

martes, 3 de mayo de 2011

Esto está todo arreglado

Conversaciones con mi sobrino (6):

N. - Pau, que suerte que te mudaste. Este departamento es más grande y es tuyo.
P. - Si, viste? Es más grande. Pero no es mío. Es alquilado, como el otro.
N. - Y por qué no te compras uno tuyo?
P. - Porque no tengo plata.
N. - Estás ahorrando?
P. - Si
N. - Querés que te ayude?

Conversación 2:

N. - Pau, por qué no te casaste todavía?
P. - No sé...
G. - EH! A ese chico le pagaron!

jueves, 28 de abril de 2011

La profecía auto cumplida

Hace días (meses) que tengo sensación de cambio. No me pidan que explique qué es eso. Es algo que se siente y que uno percibe desde un lugar completamente inmanejable. Y, últimamente, parece como si todas las fichas fueran cayendo en su lugar y aquello que yo preví se está dando.

No estoy aún en peligro. No al menos de forma directa. No que yo lo sepa, al menos. Sin embargo, parece como si los cimientos de algo que hace casi 4 años estoy construyendo, estuvieran más débiles que nunca.

Pienso en que los cambios traen nuevas oportunidades, que a veces uno necesita un empujón para seguir adelante, para saltar. Pienso en que hasta junio, al menos, las cosas van a mantenerse. Siento una angustia gigante.

Es angustia ante lo desconocido. Angustia ante no saber qué va a pasar, o sí, saberlo, pero temer el después. Creo que cada vez más se acerca el momento del barajar y dar de nuevo. No sé si quiero cortar el mazo. No sé si quiero ver las nuevas cartas que me toquen.

No puedo explicarlo demasiado. El vacío es cada vez mayor. Hay promesas de rellenos esporádicos, pero ¿quién sabe? Yo no.

Estoy enojada, muy enojada. Enojada conmigo misma, enojada con la realidad. Y uno no puede vivir enojado con la realidad porque la realidad es lo que es y nada más. Todo lo que resta es ser un cacho estoico, manejar lo posible, dejar se lo inmanejable y esperar.

miércoles, 27 de abril de 2011

Minutas al paso 24

1- Hace 7 meses que no escribo minutas al paso
2- En mayo me voy a "las europas" de nuevo. 1 semana de trabajo, 1 finde en Londres, 3 días en Roma, 3 en Madrid, 1 en Venecia. Escucho consejos, recomendaciones, etc.
3- Me compré un placard divino, enorme, y no puedo subirlo a mi depto. Hace más de una semana que "descansa" en portería. Decidimos lo mejor: partirlo al medio y subirlo por ascensor.
4- Ahora dicen que la que tendría pánico al compromiso sería yo. Claustrofobia = ahogo = miedo al compromiso
5- Poco a poco, los feeds etiquetados como "Entretenimiento" van disminuyendo y son reemplazados por feeds etiquetados como "Fotografía".
6- Y hablando de fotografía, estoy dudando mucho llevarme la cámara a mi viaje. Es grande, pesada y, si me la roban, muero. Claro que también muero si estoy allá y no la tengo.
7- Mi ex se muda a trabajar al 5 piso del edificio en el que yo trabajo. ¿Qué me dicen?
8- Voy a ser tía por 5ta vez. Mis hermanas no paran de producir. El baby boom invade mi vida.
9- No pienso ver la boda real. La verdad es que no podría llamarme menos la atención.
10- Esto no es twitter pero yo twitteaba desde las minutas incluso antes de tener cuenta en twitter. Suck it up. Ah, y follow me @nsysv (no twitteo ni en cantidad ni en calidad pero "e'loquehay")

Ah... me dio nostalgia de épocas de minutas al paso (?)

martes, 26 de abril de 2011

Little fucked up princess

Nunca entendí esa fascinación que tiene la gente por seguir la vida de la "realeza". Cuando Máxima hizo la gran Máxima y se casó con ese tipo y todos hablaban del sueño cumplido, yo pensaba "el tipo tiene una cara de aburrido terrible".

No sé si es que tengo poca "Hola" encima o si es que no me llegan cosas que le llegan a otros, pero la verdad es que me parece bastante aburrido eso de tener que andar siempre impecable, no poder llorar ni demostrar grandes emociones en público y cuidarte de todo lo que hacés porque tenés un pueblo y un mundo pendiente de tus actos.

Nunca quise ser ni Cenicienta antes de las 12, ni Blancanieves, ni ninguna otra de las princesas de Disney. Siempre me parecieron bastante boludas y básicas y ¿quién quiere ser boluda y básica?

El sueño de la minita salvada por el hombre, el "príncipe", que llega a rescatarla de la muerte, de la pobreza, del maltrato, no me va, ni un poco. Yo puedo sola, no necesito que me rescaten. Acompañame, si querés y si yo quiero, y vemos.

Y, finalmente, no entiendo porqué todas quieren ser princesas. Si yo pudiera elegir (y quisiera), elegiría ser reina, toda la vida. Tienen más maldad, tienen más experiencia y, finalmente, son las que dominan el reino de sus súbditos.

domingo, 24 de abril de 2011

¡Qué miseria!

Me prendo el último cigarrillo. Son las 9, casi, de la noche de un domingo fresco y pienso en que para salir a comprar más debería bañarme, vestirme, peinarme. Sé que lo voy a hacer. Las normas de la sociedad impiden que una salga en pijamas, más si tu pijama es escocés con colores chillones como lo son el fucsia, lila y los hilitos plateados. Soy un mamarracho.

Soy un mamarracho que quiso ser rubio y terminó colorado, como siempre. Nunca aprendo. Igual, con el tiempo se desvanece y queda un color amarronado tirando a rubio, resaltado por reflejos eternos, raices crecidas de otra época. Pero se usa. O no se usa más. Ya no sé. "Las raíces crecidas son lo más, Pau. Estás re a la moda". Cómo explicar que no fue intencionalmente.

Es domingo de una semana santa rara. No festejamos pascuas. Primer año, creo. Siempre, todas las pascuas, almuerzo en familia, algún chocolate. Este domingo, nada. Fiaca, mucha fiaca y horas de sillón y series y películas.

Aprovecho los días feriados para pensar. Pensar que no es meditar. Nunca hice los ejercicios. Respirar me hace mal. Respirar a su manera me hace mal. Me deja sin aire.

Abro blogger, entrada nueva, y divago un rato. Ya terminé mi cigarrillo. Debería ir a bañarme, vestirme, peinarme. Las normas de la sociedad así lo imponen.

miércoles, 20 de abril de 2011

Los irresponsables

Ayer llegué a la conclusión, de mano de mi psico, por supuesto, de que tengo tendencia a elegir hombres irresponsables. No irresponsables de no hacerse cargo de pagar una cuenta. Irresponsables de no hacerse cargo de las relaciones que generan. Básicamente, hombres que no se comprometen ni se ponen las que hay que ponerse cuando llega el momento de la verdad. Por supuesto, ella intenta encontrar los motivos de esto en mi pasado: mis padres, mis abuelos, vaya uno a saber cuántas generaciones atrás puede llegar si la dejo.

Sin embargo, yo sé por dónde viene el tema. Viene por mi. Porque yo soy demasiado responsable. Porque la responsabilidad es tan grande y tan fuerte en mi vida que necesito incluso hacerme responsable de la persona que tengo al lado y, por ende, necesito que esa persona sea irresponsable para poder asumir yo su responsabilidad.

Suena bastante enfermo, ¿no? Al final, no eran todos ustedes, hombres de mi pasado, era yo que elegía mal.

lunes, 18 de abril de 2011

Dime cómo los tratas

Siempre pensé que para ver el verdadero interior de una persona, hay que observar tres cosas:

1- Cómo trata a los niños
2- Cómo trata a los animales
3- Cómo trata a su familia

Podríamos agregar el cómo trata a la gente que brinda servicios, pero vamos a limitarnos esta vez a estos tres puntos.

Es sabido que uno es el uno más auténtico cuando está con su familia, por el simple hecho de que el nivel de confianza y seguridad que uno siente en su entorno familiar, pocas veces se da en otros entornos.

Respecto a los niños y los animales, suelen ser generadores de que el costado más sensible y "tierno" de uno salga a la vista. ¿A qué tipo de persona no le genera ternura un cachorrito? (Ya sea de raza humana o de cualquier otro tipo de animal)

Entonces, yo digo: conocé a su familia lo antes posible, exponelo al contacto con niños en cuanto puedas y regalale un perrito en la primera semana de la relación. Ahí te das cuenta de a quién tenés al lado y sabés si lo querés para el resto de tu vida o si sale patada en el tujes. Además, si no sale corriendo después de tanta intensidad, lo tenés asegurado de por vida.

See you...

(ya, Cómo perder a un hombre en 10 días...)

sábado, 16 de abril de 2011

Jornadas de adopción

El 28 de mayo se realizará una jornada sobre Infancia, Familia y Adopción en el que se tratarán temas como los derechos de los niños, las políticas públicas, aspectos legales, el rol de los trabajadores sociales y la adopción de niños mayores.

Creo que es importante que todos colaboremos con esta causa y demos una mano, aún desde nuestros lugares. Por eso, no quería dejar de compartir con ustedes esto. Sería genial que impriman el afiche y lo pongan en lugares visibles, para que todos nos enteremos y participemos. ¡Ayudemos!

¡Gracias por colaborar!


Para descargar el afiche en tamaño grande, vayan a este link!

viernes, 15 de abril de 2011

Nunca me olvides - 3era parte

Para los que pidieron foto, acá va la pintada. Está sacada con el celular así que no esperen demasiada calidad:


Y como yo no quería ser menos, me hice también una "pintada" en casa, para recordarlo siempre:


(Esto con la ayuda de mi diseñador favorito, @disenoalterego)

jueves, 14 de abril de 2011

¿Qué te hace feliz?

Si la felicidad está compuesta de pequeños momentos, ¿cuáles son esos momentos que te hacen feliz?

Puede ser la luz del sol, entrando de una forma determinada por la ventana, despertándote de a poco. Puede ser un olor, olor a pasto recién cortado, olor a tierra mojada. Puede ser recibir un llamado de un amigo, o que te griten "linda!" en la calle. Puede ser darte cuenta de que extrañás a alguien, porque en eso también hay felicidad.

Encontrar un programa que te gusta justo cuando está empezando o Realmente amor en la escena de los cartelitos ("sos perfecta para mi"). Una canción, una voz, una melodía. El sonido que hago cuando camino sobre el piso de listones de madera. Un mate bien hecho, con la temperatura justa.

Me hace feliz escribir un post de corrido. Me hace feliz estar con amigos. Me hace feliz cocinar para vos. Me hace feliz que me reciban con una sonrisa. Un abrazo tuyo. Un beso tuyo.

Me hace feliz que mi sobrino diga Pau, Pau, Pau. Me hace feliz que mi sobrina sepa usar el Skype y me llame y me pida que le muestre mi casa nueva, que quiere verla, que quiere venir a dormir, que qué linda que es, Pau!

Me hace feliz que mis amigos me banquen, incluso cuando no están de acuerdo conmigo. Me hace feliz darme cuenta. Darme cuenta. Eso me hace feliz. Darme cuenta.

(También me hacen feliz sus comentarios, así que colaboren con mi felicidad y cuentenmé qué los hace felices, a ver si me copio de ustedes y soy feliz más seguido)

miércoles, 13 de abril de 2011

Nunca me olvides - Segunda parte

Hace un tiempo escribí este post donde contaba de una pintada con aerosol en la que alguien le declaraba a Ro "Qué hermosa estás hoy". Me preguntaba, en ese momento, si ella estaría acostumbrada a verlo todos los días y si todavía tendría el efecto buscado.

Anoche, mientras comía, vibró mi celular y me llegó el siguiente comentario:

"La respuesta correcta es "Ro" de Rocio. La P en circulito abajo como firma es de "Pol" y la historia es mas o menos así. Un dia me llama Pol y me dice: "No viste nada raro cuando llegaste a tu trabajo?" "Nada raro como que?" "Nada, fijate mañana. Y te vas a dar cuenta que sirve para todos los dias" Al otro dia, llegando a mi trabajo miraba para todos lados. La calle Paraguay es siempre igual. Motos, radiotaxis, kioskito, bocinas. Ahora habia algo nuevo. En la pared color crema decia "Ro que hermosa estas hoy". Bien grande y claro para que lo vea desde el Piso 10.

Hoy una amiga me escribe esto por facebook: "Mira esto por dios!!estaba leyendo un nuevo blog que descubri! que me encantaaa!! y mira por favor lo que escribio la mina!! No te jodo! Entra al blog vos!
Será el tuyo?? son las mismas palabras!!
Nunca me olvides
A la vuelta de mi casa, sobre un muro gigante color crema, alguien le escribió a Romina, con aerosol negro, las siguientes palabras: "Ro, qué hermosa que estás hoy!". No sé quién es Romina, o si realmente se llama así. Tal vez sea Rocío o cualquier otro nombre.

Esta es la pagina! http://poruncortesano.blogspot.com/search?updated-min=2010-01-01T00%3A00%3A00-03%3A00&updated-max=2011-01-01T00%3A00%3A00-03%3A00&max-results=50
fijate en el 28 de octubre del 2010!"

casualidades no? Que pensara Pol de todo esto? Yo lo veo y sonrio, siempre, por suerte no me acostumbre ;)"

Por estas cosas es que vale la pena tener un blog.

martes, 12 de abril de 2011

Edad oscura

No cuento, no hablo, no escribo, no expreso. Nada será usado en mi contra. Todo queda para mi; para mi y mis amigos y mi brand new psico.

Será que la necesidad de expresarme es débil ante la posibilidad de lastimar. Soy tonta. Soy boluda. Soy demasiado consciente.

"Me parece que te hacés cargo de todo, de lo tuyo y lo del otro, y tu voluntad en el medio se va perdiendo. ¿No será hora de que te ocupes de vos nada más y que el otro se ocupe de él mismo?"

"Siempre empujás a la gente a hacer lo que vos crees que va a hacer. Y claro, cuando lo hacen, tu razonamiento es 'viste? yo tenía razón'. Y no te das cuenta de que fuiste vos la que generaste eso, la que empujaste, chica de marketing, a que hagan lo que vos querías que hagan".

Creo que es hora de quedarme adentro mío. De pensar en mi. De olvidarme un poco. De no pensar tanto en el otro y en lo que el otro debe o debería hacer, sentir, pensar. Vamos a ver cómo me sale...

- Pero es que yo no quiero ser la responsable de que él sufra
- ¿Y no te parece que ya es hora de que seas responsable de algo?