Guerrera del amor

Post escrito por M, una ramera de También soy Minita y Origen ramero.

Ella dirá, sin dudar mas de un segundo, que ya está, que está recuperada, que está curada, que lo pasado pisado. Yo, en cambio, que la conozco tanto como a mi misma, sé que todavía no está lista. Está mejor, está bien, está contenta, por momentos está feliz, pero todavía no está lista. Está transitando los últimos momentos de una rehabilitación que le llevó años de esfuerzos, lágrimas y recaídas. Pero el camino no es fácil, y ella estuvo demasiado tiempo confundida. Demasiado tiempo pensando en el amor trágico, en el amor con esfuerzo, en el amor como un trabajo, como una lucha. Demasiado tiempo pensando en eso, demasiado tiempo convertida en una guerrera del amor.

Producto de cuentos de hadas, de príncipes encantados, resultado de todas y cada una de las novelas de la tarde que compartió con su madre, la guerrera del amor absorbió que el amor es difícil. Que el amor es una lucha. Al tiempo que se enamora, entonces, lucha para que el enamorado sea su enamorado. La entrega total por una causa, la causa del amor, lo vale todo para la guerrera. Es paciente, espera. Es tolerante, soporta mentiras, soporta engaños, soporta
lo insoportable, porque sabe (está convencida, realmente, tanto que ni siquiera se da cuenta) que de un minuto a otro, el tiempo del amor lo curará todo. Que el tiempo del amor está por llegar. Lo perdona, le cree cuando le dice que es la última vez. La guerrera del amor se arrastra ante su enamorado y desde ahí, bien abajo, pretende arrastrarlo a el también.

La guerrera piensa que su enamorado vive en un mundo de tinieblas, oscuro, del que ella tiene que sacarlo para llevarlo al suyo, un mundo ideal, un mundo en el que lo bello es bello porque sí y el amor es amoroso siempre. Y él no es ignorante. Él sabe de ese mundo, alguna vez lo ha pisado, y por haberlo pisado alguna vez sabe que no quiere volver. No quiere un mundo ideal donde el amor sea amor siempre y lo bello sea inmutable. Quiere quedarse en su mundo, en su oscuridad, porque su oscuridad le pertenece, y el mundo ideal de la guerrera no. El mundo ideal de la guerrera lo encandila tanto que le hace doler los ojos.

Ella espera, paciente, que se de cuenta. Que se de cuenta que quiere estar con ella, en su mundo. Y en esa espera se desespera porque no puede moverlo ni un centímetro o porque, y esto es aun peor, lo mueve un centímetro y él retrocede quince. Pero la guerrera no se rinde. Ella le muestra su mundo, le convida su amor, y el se lo devuelve con el envoltorio, lo cambia por cualquier otra cosa, la deshecha como si fuera la nada misma. Pero ella, guerrera, sigue, guarda su amor, o redobla la apuesta y le da algo mayor, que él sigue devolviendo. Y así, en un ciclo infinito, en el que la guerrera entrega su amor y él lo devuelve, en un ciclo en el que ella espera sentada que él venga; o se levanta y va a buscarlo pero no lo encuentra; o lo encuentra y el no la mira. En todo ese ciclo la guerrera pierde fuerzas, pierde esperanzas, pierde la paciencia.

Un día la guerrera se queda definitivamente sin nada. Levanta su espada y le pesa tanto que su cuerpo se desploma sobre una cama en la que hay, de un lado una caja de pañuelitos descartables, y del otro un control remoto. Ya no tiene fuerza, ni tiene ganas, ni tiene nada para ofrecer. Ya no puede seguir luchando, ya no puede mas. Y esa falta de fuerzas se convierte, entonces, en una certeza, y la guerrera del amor se incorpora sobre la cama, y dice en voz
alta: “Ah, pero qué pedazo de pe-lo-tu-da”. Y con esas palabras la guerrera levanta sonriente la banderita blanca, y cierra un ciclo, el de la guerra, e inaugura otro, el de la rehabilitación.

Hoy, en estos últimos días de rehabilitación, en estos últimos momentos antes del alta definitiva, a veces se pregunta, entre lágrimas, por qué, por qué no funcionó, por qué ella, que lo dio todo, terminó sin nada. Pero, y esto es fundamental, ella ya no espera una respuesta certera, ni espera soluciones mágicas. Se pregunta los por qué, pero ya no necesita escuchar la respuesta, ni necesita transformar la respuesta en algo mas, en otra herramienta, otra estrategia, otra batalla. Ella ya no se pregunta qué mas puede hacer, qué otra cosa está a su alcance. Ella ya no es mas una guerrera del amor.

Comentarios

Botona ha dicho que…
Tal vez esté sesgada por lo que estoy viviendo, pero un clap clap clap a M., que no sólo me escribe a mí, sino a mi vieja, que me mal enseñó desde sus batallas, que yo tenía que ser una guerrera.

Y también le escribe a mi abuela, porque ella también se lo enseñó a su hija y en realidad se murió en la trinchera.
Anónimo ha dicho que…
Me gusta mucho!
SoL ha dicho que…
Ok, soy una fuckin guerrera...pero estoy en rehabilitación en este momento!!! la put*madre
Cami ha dicho que…
Wow,en este momento me pega mucho lo que escribiste...me siento identificada en luchar porque las cosas se den de la forma en que yo quiero que sean,luchar porque el otro me quiera como yo quiera...Y en este momento estoy intentando recuperarme un poquito,intentando despegarme de la locura de el..de las cosas que me hacen mal. Espero que me den de alta pronto,no esta copado ser una guerrera del amor.
Adri510 ha dicho que…
Tremendo este post!, por supuesto que estoy incluida entre el grupo de "las guerreras del amor". Estoy en rehabilitación y me cuesta uno y la mitad del otro, hay que juntar fuerzas y en este momento no hay mucho de donde hechar mano. No, no está bueno plantearse que el amor debe ser una guerra, una lucha, una pelea, porque creés que luchando y con esfuerzo vas a conseguir lo que anhelás, y ... simplemente a veces no es así, y eso duele. Estoy segura de que hay algo mejor para mi ahí afuera, alguien que me elija, que quiera estar conmigo y que valore lo que le doy, y si hay uno de esos para mi, debe haber uno de esos para todas las "guerreras". A todas las que están en rehabilitación como yo, "Fuerza Chicas"!!! (y chicos también).
Greta * ha dicho que…
una grosa M, como siempre
Anónimo ha dicho que…
Total y dolorosamente real, no tengo nada mas que decir, el resto de las chicas dijeron exactamente lo que me pasa, no solamente a mi, sino a todas las que el amor nos lastima...
De todas maneras nosotras somos las vlientes por luchar por lo que queremos, por buscar lo que nos haga feliz, justamente esa es la lucha que tenemos para encontrar lo que queremos.
Capaz que morimos en la trinchera, como dijo botona, pero quien nos quita lo bailado!?!?!?,
· Reina de las Taradas · ha dicho que…
Like it !

Muy buena entrada M

Besote
Fl@ ha dicho que…
Me siento tan representada! Quiero decir que "fui" una Guerrera del Amor y estoy en plena rehabilitación también...
Nunca más quiero serlo! Quiero un amor que fluya, que no duela, que no cueste. Sino, prefiero nada.
Aplausos, M!!!
Matias ha dicho que…
Capaz que su error esta en creer el amor como algo difícil. O por ahi no concebirlo como una construccion entre dos personas que deben ser concientes de lo que construyen...
VaL! ha dicho que…
¡Jhá! Qué raro, nosotras, siempre queriendo solucionar a los demás, nunca intentando solucionarnos a nosotras mismas.

Aplausos, M. Sos grossa.
Nati ha dicho que…
Me encantó, sin palabras.
M. (Una Ramera) ha dicho que…
qué bueno que les gustó!!

todas fuimos, en algún momento (y aunque sea por un ratito), guerreras del amor

besos!
Valle ha dicho que…
Muuuy bueno! Me encantó!
Pusiste en palabras todos mis sentimientos. Genia total.
Julie ha dicho que…
Muy atinada forma y desprovista de clichés de describir una situación que es sin embargo muy frecuente.

Festejemos ese momento en que la guerrera dice en voz alta "ah pero que pedazo de pelotuda"!

saludos!
MediaVerónica ha dicho que…
Bueno, veo que somos varias las pelot.. digo, guerreras! jajaja! Hoy rio porque estoy en reabilitación... con recaidas, pero al menos, hoy por hoy, logro reconocer este mal de no querer soltar cuando el otro ya ha soltado y puedo hacer algo al respecto antes de que reaparezca la pelot... digo, guerrera!
¡Saludos!
*Gé* ha dicho que…
G E N I A L!!
Anónimo ha dicho que…
Gracias M!! En este momento ya me estoy quedando sin fuerzas, mucha lucha, mucha entrega...para ver que me voy a quedar sin nada! Ojalá pueda rehabilitarme...me gusta mucho como escribís!

Entradas populares