martes, 30 de noviembre de 2010

Yo no te pido la luna

¿Viste que hay cierto tipo de hombres y mujeres que, a la distancia, parecen estar más buenos que súper miércoles de mujer pero que, vistos de cerca, te das cuenta de que son una tramoya del banco para que gastes más plata?

Yo imagino que la luna debe ser así. De lejos se ve divina; de cerca, lo dudo.

La luna está sobrevalorada, señores. Por eso, "yo no te pido la luna, sólo te pido el momento".




Disclaimer: esta conversación la tuve recientemente con alguien y, la verdad, no recuerdo con quién pero lo que vale es el concepto.

PS: Bailen putos!

lunes, 29 de noviembre de 2010

Un mal día

En un buen día, G. puede decirme cualquier cosa, pelearme constantemente, provocarme y llevarme hasta los extremos de mi paciencia, y yo, desde el lugar copado, reírme con él, pelearlo también, seguirle la joda.

En un mal día G. puede decirme que TENEMOS que ir a ver "Un buen día" porque debe ser tan mala que es buena y que es para reírse y yo, encabronadísima, irme a dormir a las puteadas porque es un desubicado que no quiso acompañarme a ver Inception y ahora está más que dispuesto a ir al cine y pagar para ver una película que, a todas vistas, debe ser de terror y, encima, espera que lo acompañe.

En un excelente día, una amiga puede decirte "decile a G. que no puede pretender que todo sea una experiencia kitsch" y reírme porque tiene razón, porque él es así y así lo queremos. Y tirarle después el comentario y que él me responda "¿Por qué no? ¿Quién dice que no puede ser todo una experiencia kitsch?"


viernes, 26 de noviembre de 2010

Estratégicamente hablando

Estratégicamente hablando, podría jugar a la histeria, a la conquista, a que vivas al borde del abismo. Podría hacerte creer que no me tenés tan segura, que puedo cambiar, que puedo dejar de quererte y que eso puede pasar de un día para el otro.

Estratégicamente hablando, puedo diseñar planes para que cada día hagas lo imposible por mantenerme a tu lado. Puedo mentirte, jugar al misterio, ignorarte, maltratarte. Puedo hacer que seas hijo del rigor y que reacciones ante cada una de mis palabras, deseos u órdenes.

Y sin embargo, así como me ves, soy. No juego, no miento, no intento hacer cosas para que me sientas lejana. Prefiero ir de frente o guardarme lo que me mata. Tal vez porque nunca fui una buena estratega, tal vez porque la onda maquiavélica me agota el cerebro, tal vez porque no creo que sea sano.

Y ya ves... tanta gente jugando con sus seres queridos y yo, acá, no puedo hacer otra cosa que entregarme totalmente, transparente y sin vueltas, vulnerable a todos tus juegos.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Vos sabés

Te das cuenta de que es momento de tomarte vacaciones cuando tenés miles de cosas para hacer pero te falta energía para empezar cualquiera de ellas.

Te das cuenta de que es momento de tomarte vacaciones cuando el sólo hecho de pensar en levantarte al día siguiente te agota.

Te das cuenta de que es momento de tomarte vacaciones cuando cualquier cosa, por más mínima que sea, te pone de mal humor.

Sabés que es momento de tomarte vacaciones cuando tenés ganas de llorar a las 10 de la mañana porque deberían haberte respondido un mail y no lo hicieron.

¡Vacaciones mensuales pagas para todos ya!

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Confianza

Te das cuenta de que realmente confiás en alguien cuando podés decirle cualquier barrabasada sobre tu novio cuando estás peleada y sabés con certeza que no lo usará en tu contra cuando las cosas se calmen.

Confío en muy pocas personas.

martes, 23 de noviembre de 2010

A vos, anónimo

Hoy es el día del lector anónimo, según lo constituyeron el Capitán Intriga y sus amigos. Este año decidí prenderme. La idea es que todos ustedes, que pasan a diario y no dicen nada, hoy hablen.

Sé que están ahí, el Analytics los buchonea :P ¡Digan "hola, acá estoy" aunque sea! Hoy es su día.


domingo, 21 de noviembre de 2010

Comer, rezar, amar

Me habían dicho que "Comer, rezar, amar" no era bueno. Ni el libro ni la película. Tal vez por eso cuando finalmente pude conseguir el libro, empecé a leerlo con cierto desdén. Lo estaba buscando desde hace rato y la respuesta era siempre la misma: "Agotado". En una librería incluso me dijeron: "Lo tengo, pero está reservado así que no te lo puedo vender".

Un día llegué a casa y G. me lo había comprado. Yo había conseguido una copia en pdf y lo iba leyendo como podía. Con el libro en mis manos, me metí de lleno.

Será que estaba ya muy mal predispuesta que, cuando empecé a leer, no me pareció tan malo. Italia fue tranqui, India fue una revolución, Indonesia fue un cierre tranqui. De alguna forma, todo lo que la mina vivió, sabiendo que es real (más allá de cierta dramatización que le puedan haber dado al libro) me llegó. Su divorcio; su búsqueda de un dios, cualquier dios, un dios en el que creer; su maestro sin dientes. En todo encontré un punto de reflexión.

Ayer vi la película. Empecé a llorar a los 10 minutos y no paré hasta el final. No podía evitarlo. Todo me emocionaba. Aún cuando, como siempre, la película no refleja lo que el libro logra. Aún cuando, finalmente, sea una historia más.

Y claro, como siempre, me quedé pensando en eso de que cada momento tiene su particularidad y depende mucho de esto el qué pensamos y el cómo nos resulta un libro o una película. A pesar de que la gran mayoría de la gente me dijo que el libro no decía nada y que la película era sosa, a mi me parecieron ambos maravillosos. Y claro, como siempre también, siempre es mucho mejor el libro que la película.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Adecuándonos

Siempre me gustó esa canción que dice "don't go changing just to please me" o, en español, "no cambies sólo para complacerme". Siempre me gustó porque realmente creía en eso. Creía que las personas deberíamos querernos como somos, respetarnos como somos.

Hoy ya no pienso así. Pienso que todos podemos hacer un esfuerzo por mejorarnos, por cambiar lo que a los otros les molesta, por vivir en una convivencia más apacible.

Creo que el amor justifica el cambio y es ahí donde realmente se muestra. Se muestra en el sacrificio por el otro, en hacer lo que no nos copa tanto porque a la otra persona sí le importa, en demostrar interés por el otro y lo que al otro hace feliz.

Entonces, digo: Cambiá, cambiá para complacerme. Haceme feliz compartiendo mi felicidad. Y yo hago otro tanto y, en el medio, nos encontramos con lo que ambos amamos que, al fin y al cabo, somos vos y yo.




martes, 16 de noviembre de 2010

Mala onda 2.0

¿Se dieron cuenta de que cada vez nos volvemos más agresivos on-line? Leo comentarios, preguntas, twitts escritos con tal saña que me sorprenden. Y no es una queja personal, ¿eh? En ese sentido no puedo quejarme ya que, normalmente, recibo buena onda.

Pero entrá a un foro, cualquiera, y fijate. Entra a Twitter y seguro vas a encontrar una o dos peleas de egos por día. Entrá a algunos blogs y sorprendete por el nivel de odio, bronca, envidia que se palpa en los comentarios.

La mala leche off-line invadió la web.

Habiendo tanta gente, tanta opción, tanto medio 2.0 ¿qué necesidad hay? Posta, no lo entiendo.

¿Vivir y dejar vivir debería reemplazarse por morir y dejar matar?

Yo, por las dudas, ¡los quiero chicos!

(Si, ya sé, es un post choto, pero es lo que hay. No me pidan que cabecee que mi cabeza está bajoneada)

lunes, 15 de noviembre de 2010

Egoístas x 2

Cuando alguien acusa a otro de egoísta no se da cuenta de que está luchando por defender su propio egoísmo.

Yo quiero esto, vos querés aquello y nuestros intereses se contraponen. ¿Cuál de los dos egoísmos será el vencedor? ¿Hacemos lo que vos querés y tu egoísmo gana o hacemos lo que yo quiero y gana el mío?

Es como la ya conocida frase "mis derechos terminan donde empiezan los de los demás". Mi egoísmo terminad donde comienza el tuyo. ¿Cuál de los dos gana?

sábado, 13 de noviembre de 2010

Memeo 2

Iba a contestar un meme que me sugirió Violeta y sin querer le di a "publicar entrada" con las respuestas de ella.

Ese fue un mensaje de Blogger: no debes hacer esas cosas.

Se agradece a Violeta igualmente.

viernes, 12 de noviembre de 2010

Multitudes que no asustan

No sé por qué todos esos "eventos" de grupos gigantes de gente coordinando un baile o cantando una canción siempre terminan emocionándome.

Será el hecho de ver que tanta gente se pone de acuerdo para hacer algo lindo (más allá de la publicidad) o, tal vez, será simplemente el hecho de que soy una llorona fácil.







PS: No se olviden de que hoy sale Palo y a la bolsa, por Radio Zónica. Hoy hablamos de las relaciones 2.0 y entrevistamos a unos amigos de la casa que, seguramente, les van a resultar muuuuy familiares ;) Pueden compartir sus experiencias en www.facebook.com/paloyalabolsa o mandarnos un mail contándonos cómo fue su historia de amor 2.0 a paloyalabolsaradio@gmail.com y, como si fuera poco, pueden mandarnos sus emergencias amorosas desde formspring.me/paloyalabolsa

Los espero ahí, esta noche, a las 12:30!!!

Ah! También estamos en Twitter: twitter.com/paloybolsa

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Mi novio

¿Qué onda esa gente que te dice "porque mi novio esto, mi novio aquello" como si vos no conocieras a su novio, Pedrito, y nunca hubieras mantenido una charla con el mismo? Si yo conozco a tu novio, nos vimos repetidas veces, interactuamos, etc. no le decís más "mi novio", le decís Pedrito.

Sólo (sí, con acento, RAE) se le dice "mi novio" o "mi hermana" o "mi loquesea" cuando la persona con la que estás hablando no conoce lo suficiente a la persona referida. Caso contrario, se utiliza el nombre propio, que para algo se le puso.

martes, 9 de noviembre de 2010

Peludo pelado

Hace unos días estaba viendo algo en la tele, no recuerdo qué, y apareció uno de esos actores por los que las chicas mueren (morimos). Armado pero no demasiado, pelo fantástico, sonrisa encantadora, ojos que sonríen aún cuando el actor no lo hace. Perfecto en todos los sentidos físicos. Y claro, como siempre nos pasa cuando vemos de golpe a alguien así, pensé "qué bueno que está!". Pero... pasados los minutos iniciales empecé a notar algo diferente.

El actor en cuestión tenía puesto un jean y nada más. La imagen de publicidad perfecta. Y estaba todo muy lindo hasta que me dí cuenta de qué era lo que me estaba "molestando": el tipo no tenía ni un pelo corporal. Nada. Zero. None. Nitchs.

Y, de repente, me lo imaginé afeitándose el pechio frente al espejo, me imaginé es pechio tan acogedor con pelos empezando a crecer, pinchudos y rasposos, y no me gustó. No me gustó ni un poco. Nada. Zero. None. Nitchs.

Yo no soy de hombres peludos al estilo oso o sweater incorporado, pero tampoco jodamos con depilarnos, muchachos.


Mel Gibson en "Lo que ellas quieren"

lunes, 8 de noviembre de 2010

Delivery boy

Uno de los temas más frecuentes de discusión entre G. y yo tiene una profundidad que les sorprendería: quién baja a recibir el delivery. La eterna discusión tiene sus motivos y, cada vez que pedimos algo, ya nos vamos midiendo como para ver quién será el que tendrá que cambiarse y bajar.

El sábado encontré la solución. Ya había hecho el pedido y él se apuró a decirme:

- ¿Sabés quién NO va a bajar a recibirlo? Yo.
- Ok, amor, no hay problema. ¿Sabés quién NO va a cocinar nunca más? Yo.
- ¡No!
- Y si... si vos no sos capaz de ponerte un jean y unas ojotas y bajar 2 minutos a recibir el pedido, yo no soy capaz de pasarme media hora cocinando todos los días.
- Ok... bajo yo

Y así, queridos míos, solucioné el problema de cuajo.

(Claro que ahora va a leer esto y ALGO va a encontrar para no tener que bajar siempre él ¿Ven? Por eso no está bueno que tu novio lea tu blog)

viernes, 5 de noviembre de 2010

Palo y a la bolsa

Hace unas semanas recibí un mail en el que me invitaban a formar parte de un programa de radio. Primero pensé "este chico está loco". Después, "puede ser divertido". Finalmente, "y daaaaale".

Finalmente, hoy llegó el día y quiero invitarlos humildemente a que nos escuchen debutar hoy por www.radiozonica.com.ar a las 12:30 de la noche y hasta las 2:30 AM.

¿De qué va el programa? Somos 4 chicos, dos muchachos, Mariano y Darío, y la señorita Minerva y yo. Entre los cuatro vamos a intentar descrifrar los misterios de las relaciones amorosas y nos vamos a divertir un rato compartiendo experiencias, aconsejándolos y riéndonos.

Hoy tenemos un invitado muy especial: Fabio Fusaro, especialista en mujeres. Chicas, afilen sus cuchillos para salir en defensa nuestra. Muchachos, ¿qué puedo decirles? Un tipo que les da la posta (según sus propios criterios).

Además, pueden mandarnos sus emergencias amorosas que juntos intentaremos darles una solución. Manden sus preguntas por medio de Formspring.me

Finalmente, los invito a seguirnos en Twitter: twitter.com/paloybolsa

¡Los espero ahí, escuchándonos esta noche y participando activamente!



Actualización: Chicos, pueden escuchar todo el programa, dividido en secciones, en la web:
www.paloyalabolsaradio.com.ar

jueves, 4 de noviembre de 2010

Barbies digitales

Ayer miraba la revista de Susana y me preguntaba cuál era el sentido del abuso de Photoshop. Todos sabemos que lo que nos muestran las fotos de Su no es la realidad. Sabemos que su cuerpo no tiene esa cinturita, ni esos brazos ni esos tobillos. Entonces ¿tiene sentido que le editen el cuerpo de manera tan zarpada?

Al final, el único sentido que tiene es que la veamos y pensemos "pobre, no puede aceptarse como es, no se banca no tener el cuerpo que supo tener hace unos años, pretende vendernos una imagen que ya no tiene". Porque, justamente, de tan obvia que es la edición, la cuestión termina en chiste.

Entiendo que usen el Photoshop para "mejorar" algunas cosas, emprolijar otras, disimular algunas. Pero, cuando ya es excesivo, el tema me preocupa.

Y olvidándonos de la Su, pasemos a las modelos, actrices y demás que muchas veces son tomadas como una referencia por millones de mujeres que ven esos cuerpos "perfectos" e intentan imitarlos. ¿Qué nos queda contra la tecnología y la perfección artificial? ¿Hasta dónde podemos llegar por intentar tener esos cuerpos, esa piel o esas caras?

Qué se yo... Antes, el modelo de mina perfecta era la Barbie y, eventualmente, crecíamos y entendíamos que era una muñeca con un cuerpo deforme, imposible de conseguir en la vida real y con el cuerpo humano. Tal vez ya sea hora de que hagamos algo para que todos sepamos que esa foto de revista no es más que una Barbie de la era digital.


Supuesta foto de Madonna con y sin Photoshop

martes, 2 de noviembre de 2010

Chascarrillo

Iba en el bondi leyendo un libro que me traía un poco mareada. Decidí dejarlo de lado y empecé a mirar con más atención a lo que pasaba a mi alrededor. El chofer, que ya había dado amplias muestras de comicidad, le decía a una chica que llegó corriendo a la parada "gracias por correr por mi".

El bondi siguió avanzando y empezamos a atravesar esa parte tan linda de Buenos Aires conocida como Once o Eleven para los más Top. Fue en una de esas calles que, mientras esperábamos que el tráfico avanzara, el simpático conductor le dijo a una señora que circulaba por la calle:

- Señora, señora... mire, ahí hay una billetera tirada
- ¿Dónde? ¿Dónde? - preguntó la señora, mientras buscaba por todas partes
- Ahí, señora, debajo de esa caja marrón, ahí... ¿ve?
- ¿Dónde? ¿Dónde? - repetía la señora mientras se agachaba y buscaba
- ¡Era mentira, no hay nada! - le grito el chofer mientras arrancaba

La señora llegó a gritar un "¡Qué estúpido!" mientras todos en el colectivo nos sonreímos por la travesura del señor.

"¡Es que no quería hablar con ella, quería hablar con la del negocio, pero cuando dije ´señora´ se dio vuelta ella y algo tenía que decirle!" fue su breve explicación.


lunes, 1 de noviembre de 2010

Proceso mental al tomarme un taxi

  1. Antes de subir: este no, este no, este tampoco, ese tiene cara de..., este sí
  2. Ok, dice "radio taxi" pero seguro es trucho y ese cartelito con los datos del dueño... el de la foto no se parece al conductor...
  3. Puso los seguros automáticamente. Mierda. Soy fiambre.
  4. No puso el reloj. Me quiere cagar.
  5. Me da 20 opciones de caminos para ver si sé dónde estoy parada o si me puede pasear.
  6. Ok, acá es cuando se mete por cualquier lado y se sube el tipo que lo está esperando para robarme.
  7. Ese taxi que viene atrás seguro que es su cómplice. Me van a violar.
  8. Ok, estamos llegando. Seguro que ahora me dice que no tiene cambio y me obliga a pagarle de más.
  9. Llegué. Seguro me olvido algo adentro del taxi y ni en pedo lo recupero.
  10. Cuando me bajé: Soy una loca de mierda pero vivo en Bs.As. así que está bien que así sea.