viernes, 3 de septiembre de 2010

Eterna despedida

Tengo cierta manía con reconocer las últimas cosas. De alguna forma, vivo en una despedida constante: el último cigarillo del paquete, la última galletita del tarro, la última vez que me miro al espejo antes de salir, la última moneda en el monedero, el último día hábil del mes, el último beso que le doy antes de viajar, la última hora de espera, la última noche que duermo en este hotel, el último día en Chile.

Vivo mi vida despidiéndome de las cosas, de las situaciones, de los momentos y de las horas. Es como si hubiera aprendido a disfrutar de estas últimas cosas y, al mismo tiempo, de la ansiedad del vacío posterior.

El desarraigo cala fuerte.

23 comentarios:

jumper. dijo...

Oh, a mi solo me sucede lo de 'la última noche que duermo', pero no en el hotel, sino en mi cama.

los ejemplos de la eterna despedida me hicieron acordar a Elizabethtown y cuando Drew habla sobre last looks.

Nachitous dijo...

Leí esto y me dí cuenta de que me pasa más o menos lo mismo, e inmediatamente me hizo clic la cabeza, y pensé "y si en vez de estar pendiente de las despedidas hago un cambio mental y me concentro en las bienvenidas de lo que esta llegando?"

Ceci dijo...

Pero...después de una despedida, viene una bienvenida, ¿No? a otra cosa diferente!

Andy^ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Andy^ dijo...

Como dijo Jumper , cuando abri el post pense inmediatamente en Etown y sus "last looks".

Entiendo y comparto tu sensacion.
Aunque pare serte honesta cada dia me agarran un poco mas desprevenidas las despedidas, sobre todo cuando la que se despide de algo no soy yo.

Los amigos del duende dijo...

Lo bueno es que el vacio.. siempre tiene con que llenarse!!!.. NUNCA SE OLVIDE DE ESO!!!..

El eterno vacio se llena eternamente...

En cambio lo lleno... no deja entrar lo nuevo!

Petardo Contreras dijo...

Eterna despedida, espero que no se haga un eterno retorno.
Y que te llenen el vació que queda!
Salute

Pura López dijo...

También puede ser por una visión melancólico-romántica de la vida nada más.

deMónicamente dijo...

Sí!!!...claro que lo hace...pero, si se lo permitimos.
kissesss

Joel Santos dijo...

Me pasa parecido,me encariño facilmente con las cosas.
pero me siento completamente nuevo al estrenar algo.
aunque sea un escobillon :s

besoo

Jesi dijo...

Creo que por un lado eso esta bueno, porque lo disfrutas de otra forma por se el ultimo. Yo no hago eso, al contrario nunca creo que es el ultimo, aunque verdaderamente lo sea.

SOY AMBAR dijo...

inevitable pensar que si es lo ultimo de algo,habra lo primero de otra cosa!!!
y esta bueno tambien estrenar primero de algo...no?
aunque sea ultima galletita...la proxima sera de un paquete nuevo,y hasta podras elegir cambiar de sabor!
besos!!!

FEDORA dijo...

tipico de mujeres!
los hombres la hacen mas sencilla, ni se lo plantean!
besos!

YO dijo...

y si disfrutas del presente, del momento?no estaria mejor?

Emiliana dijo...

Y si, cuenta desprenderse. A algunas personas más que a otras... pero siempre cuesta.

Vicky* dijo...

Así me siento muy seguido. Creo que a veces me quedo más y molesto con tal de no despedirme.

VERONIKA dijo...

Bienvenida al club (:

Ela dijo...

TAS IGUAAAA!!! ah no perdon, quise decir: me pasa igual! te entiendo :P

El Borrador de Papel dijo...

El tema esta en que no aprendemos a vivir todo ese interin hasta llegar al final, es como si nos pasaran muchas cosas buenas, pero las vemos recien cuando es demaciado tarde... :/

buen post. un saludo

El Borrador de Papel

Adri510 dijo...

Las eternas despedidas son una constante en mi vida. Deberíamos plantearnos las cosas de una manera diferente para ver la mitad del vaso lleno y no del vacío

Montado de un Huevo dijo...

es verdad...pero no disfrutas "el mientras" que hay entre el principio y el final de algo?


Saludos!
El Huevón

Montado de un Huevo dijo...

es verdad...pero no disfrutas "el mientras" que hay entre el principio y el final de algo?


Saludos!
El Huevón

Anónimo dijo...

Es bueno aprender a disfrutar de las "despedidas" porque cada experiencia nos deja algún aprendizaje para el futuro; además, ese vacío posterior puede ser visto como una esperanza, un nuevo projecto, una nueva posibilidad de concretar algo muy esperado. En fin... como alguien dijo, la vida es como estrenar una obra de teatro sin haber ensayado. (Eso también puede significar una gran metida de pata o un éxito sorprendente).