jueves, 23 de septiembre de 2010

El roba anécdotas

Existe una especie de ser humano que se dedica a detectar anécdotas ajenas, almacenarlas en su memoria y luego repartirlas como propias cuando encuentra la situación adecuada para hacerlo.

Este ser humano en particular tiene la habilidad para recordar y re-adaptar las experiencias que otro viven y luego relatarlas como propias. Según se comenta, la base de esta actividad reside en no contar con vida propia.

Sin embargo, así como esta especie cuenta con la suficiente falta de vergüenza como para adueñarse de historias ajenas, tiene una debilidad: al pasar el tiempo, olvida la fuente. Y cuando olvida la fuente, termina relatando sus falsas anécdotas a los propios protagonistas de las mismas, generando en los últimos una actitud de "What the fuck? ¿De qué estás hablando Willis? Eso lo viví yo y vos no estabas en la sala cuando aconteció".

La paradoja de esto reside en que así como el roba anécdotas no tiene miedo a relatar historias robadas, el protagonista robado no puede ni quiere humillar al ladrón y termina riendo y compartiendo la experiencia como si fuera nueva y nunca la hubiera vivido.

19 comentarios:

Napoleón dijo...

jajajaja, tal cual...

Me podés explicar una cosita?? Cómo hacés para sacar temas tan rebuscados?? Ojo, está buenísimo y te felicito. Pero tenes la capacidad de que se te caen los temas y no a cualquiera le pasa.

Besos

Pau dijo...

jaja digamos que... todas las cosas sobre las que escribo tienen alguna relación con mi vida o con gente que me rodea. Eso, a veces, es bueno. A veces, es pésimo :)

Bienvenido, che! Se te extrañaba!

Ceci dijo...

MITOMANIA, se llama ;) Tengo una amiga así, creia que mis otras amigas exageraban cuando decían que contaba como propias experiencias de ellas, hasta que la víctima fui yo... aluciné...

Adri510 dijo...

En el fondo, no son los roba anécdotas los que sufren el darse cuenta de que sus propias vidas no les gusta y necesitan hacerse de una vida ajena? Que feito!

Gustavo dijo...

Real Life III

Carolina dijo...

Con una amiga tenemos un par de anéctodas que ya no recordamos si eran historias de ella, o mías...

Es como compartir archivos.

O estamos mal, no sé... o viejas...

Anónimo dijo...

Yo cuento muchas historias de otros pero siempre aclarando que no son mias.
Igual la gente cree que son mias y me da vergüenza

Media Veronica dijo...

Jajajaja mi viejo es asi... cambia las anecdotas todo el tiempo, cuenta cosas que nunca pasaron o que nunca le pasaron a el!!!

Anónimo dijo...

habla de la gente loser que por mas buena que sea no sabes como decirle que no e p vos porque es demasiado LOSER

Anónimo dijo...

ah y q se siente seguir posteando sabiendo que la gente ya te conoce fisicamente? eso cambia todo, no?.

Pau dijo...

No entendí si querés que hable de la gente loser o qué, pero empecemos por decir que no estar con alguien porque te parece loser es de loser.

Con respecto al segundo comentario, no. No cambia nada. Lo que si cambia es que mucha gente conocida ahora lee todo lo que escribo y eso me condiciona, pero ya va a pasar!

Ela dijo...

moooy patetico
no hay que dejarlo pasar, hay que dejarlo en evidencia x chorro!jajaja

El Errante dijo...

Lo que destacás es la base de muchas fuentes que alimentan la literatura contemporanea.

Ámbar dijo...

RE-POST?

sofia dijo...

que se busque sus propias anécdotas!
eso sera porque quiere llamar la atencion y no lo hace con otro cosa que no sea contando sobre la vida de los otros como si fuera la suya!

Pau dijo...

Ambar, tal vez te suene familiar a este post: http://poruncortesano.blogspot.com/2008/08/los-roba-chistes.html

Anónimo dijo...

jjjajajajaja y estar con un loser por estar con un loser de que es? de alma caritativa?

Pau dijo...

No tiene mucho sentido lo que dijiste ;)

Ivy dijo...

conozco demasiada gente así, y siempre me vuelven a contar alguna anécdota mía!!!

como vos decís, me da demasiada vergüenza ajena decírselos en la cara, pero debería...