miércoles, 29 de septiembre de 2010

Caminante no hay camino

Si siempre creí que la única forma de "triunfar en la vida" era ser auténtico, fiel a uno mismo, creer en las propias capacidades y dar lo mejor de uno para uno y no para los demás... ¿en qué momento decidí dejar de hacerlo?

De a ratos, me miro a mi misma y me doy cuenta de que soy una quejosa, de que no siempre puedo ver el lado copado de las cosas, de que no sigo mis propias reglas. Y me da bronca porque siento que no estoy siendo yo misma. Me da bronca porque me dejo llevar por lo choto de la vida y no por las cosas buenas que me pasan, constantemente.

Tengo un novio que elijo todos los días, una familia increíble, amigos de otro mundo, gente que me quiere y me aprecia de verdad. Tengo un laburo copado, un sueldo que me alcanza para llegar a fin de mes y tiempo para explorar mis necesidades personales.

Y a pesar de eso, por momentos, me siento mal. Siento que me faltan muchas cosas, no materiales sino de otro tipo. Siento que no estoy dando el 100% de mi, en muchos sentidos. Siento que no soy auténtica. Y no me gusta.

Quiero cambiar lo que me hace mal, dejar de lado lo que me lastima, y empezar a hacerme cargo de mi propia vida, con las consecuencias que eso traiga.


Caminante no hay camino

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.

Antonio Machado

martes, 28 de septiembre de 2010

Desde mi cama

Lo que empezó con una serie continuada de estornudos hace una semana, se convirtió en gripe el fin de semana y terminó de empeorar ayer.

Ahora estoy con la fiebre que me visita cada par de horas, rodeada de pañuelitos y cajas de Elite, tirada en la cama y agradeciendo que decidí no ir a trabajar porque si a todo esto le sumábamos la lluvia, terminaba en pulmonía.

Le estoy dando al Qura Plus a morir. Si un remedio que se llama "qura" no cura, estamos en el horno.

lunes, 27 de septiembre de 2010

Por qué sí y por qué no

Por qué SI deberías tener un amigo/a del sexo opuesto cuando estás soltero/a:

  • Si sos mujer: te des-dramatiza la vida. Te aconseja desde lo práctico y te ayuda a detectar hombres que no te harán bien.
  • Si sos hombre: te aporta una visión femenina de la realidad. Te ayuda a entender por qué hay cosas que se deben hacer y por qué no deberías decir tal o cual cosa.

Por qué NO deberías tener un amigo/a del sexo opuesto cuando estás en pareja:

  • Si sos hombre: porque tu novia no te deja.
  • Si sos mujer: porque si vos podés, él también.

viernes, 24 de septiembre de 2010

Spotlight

Y siguiendo con gente de actitudes espantosas relacionadas con anécdotas, ¿no detestan esas personas que cuando vos empezás a contarles algo ahí no más se largan un "Ay! Yo también!" y se despachan con su propia historia como si vos no hubieses empezado antes a contar la tuya y como si vos ya hubieras terminado de hablar?

jueves, 23 de septiembre de 2010

El roba anécdotas

Existe una especie de ser humano que se dedica a detectar anécdotas ajenas, almacenarlas en su memoria y luego repartirlas como propias cuando encuentra la situación adecuada para hacerlo.

Este ser humano en particular tiene la habilidad para recordar y re-adaptar las experiencias que otro viven y luego relatarlas como propias. Según se comenta, la base de esta actividad reside en no contar con vida propia.

Sin embargo, así como esta especie cuenta con la suficiente falta de vergüenza como para adueñarse de historias ajenas, tiene una debilidad: al pasar el tiempo, olvida la fuente. Y cuando olvida la fuente, termina relatando sus falsas anécdotas a los propios protagonistas de las mismas, generando en los últimos una actitud de "What the fuck? ¿De qué estás hablando Willis? Eso lo viví yo y vos no estabas en la sala cuando aconteció".

La paradoja de esto reside en que así como el roba anécdotas no tiene miedo a relatar historias robadas, el protagonista robado no puede ni quiere humillar al ladrón y termina riendo y compartiendo la experiencia como si fuera nueva y nunca la hubiera vivido.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

A la moda se la lleva el tiempo

Si hay algo sabido y más que aceptado es que las mujeres no siempre nos vestimos para los hombres y, en cambio, siempre nos vestimos para las mujeres. Este concepto, nada nuevo, está basado en que, normalmente, somos mucho más críticas entre nosotras que lo que los hombres lo son.

Nos peinamos, pintamos y elegimos la ropa pensando en el contexto, en quién nos va a mirar, en cómo nos va a mirar y en qué va a pensar el mundo femenino cuando nos vea. Constantemente estamos emitiendo una señal que nos posiciona de determinada manera. Queremos morir si estamos demasiado arregladas y queremos matar si no nos avisaron que todos iban a ir super producidos. Y esto nos pasa porque las primeras en juzgar a la desubicada, que se puso un vestido y tacos altísimos cuando todos están de jean y zapatillas, somos nosotras, las mujeres. ¿O ustedes piensan que un hombre se da cuenta de que en el casamiento hay otra mina vestida de blanco, además de la novia?

Yo creo, en cambio, que si ellos eligieran qué ropa tendríamos que vestir, andaríamos todas de mini abajo del traste, escote hasta la cintura, botas altas con taco y medias de red.

martes, 21 de septiembre de 2010

Básica

El sábado fui con G. a ver Avenida Q, un musical al estilo muppets pero para adultos. La obra está muy buena y es divertida. La verdad, me gustó mucho.

A la salida del teatro se dio esta charla con G.:

G: Sabía que te iba a gustar
P: ¿Si? ¿Por?
G: Porque es un humor apto para todo público

Mi reacción fue una ofensa y un comentario al estilo "Ay, qué aburrido debe ser para vos, que sos tan inteligente, vivir rodeado de gente tan básica como yo". Su reacción fue justificar su comentario diciendo que yo tengo prejuicios con el público masivo.

Ustedes, ¿qué piensan?

lunes, 20 de septiembre de 2010

¡Imprudente!

Tómese unos segundos, estimado, para pensar mejor los próximos pasos. Estime un poco antes de pegar el salto y estudie el caso de interés a fin de no cometer estupidez. No sea imprudente que, en cuestiones de querientes, no es más vivo el que es más rápido sino el que es más cauto.

Pula su técnica, perfeccione su táctica, purifique su estrategia. Haga del enamorar un arte y del juego una ciencia. Espere que todo llega y, cuando el premio es grande, la espera justifica. No se me apure que el desgarro puede ser muy grave y sacarlo de juego.

Tenga cuidado, estimado. Tenga cuidado.

viernes, 17 de septiembre de 2010

Globalización

Una de las cosas que tiene mi laburo es que trabajo con gente de todo el mundo: ingleses, nigerianos, japoneses, noruegos, españoles, chilenos, brasileños, rusos y la lista continúa.

Estar en contacto con tantas culturas diferentes te enseña a manejar situaciones y, además, a pensar antes con quién estás hablando y de dónde viene, para entender los mensajes en un contexto determinado y no juzgando según tus propios parámetros.

Esto, además, es un ejercicio de paciencia infinito. Uno tiene que aprender a no enojarse, a re-interpretar, a respirar hondo antes de contestar un mail, a pensar dos segundos de más en cómo puede interpretarse lo que uno dice desde el otro lado. Emisor, receptor, códigos. No es ninguna novedad.

Sin embargo, también estar en contacto con toda esta gente te enseña que los clichés por algo son clichés y que los "prejuicios" que existen sobre las diferentes nacionalidades no siempre son "prejuicios" y muchas veces son ciertos.

Durante la última reunión global, me divertí ampliamente siendo cómplice con la española y bardeando a la chica escocesa que insistía en que América era Estados Unidos y nada más. Mientras ella nos contaba que su hermano estaba viviendo en América, nosotras le decíamos "pero dónde en América? América es muy grande... En Brasil? En Bolivia? En Argentina?". "Just America" nos repetía ella constantemente, como si con eso quedara claro que estaba hablando de EEUU.

Al mismo tiempo, pasé vergüenza cuando le elogié a la nigeriana su excelente inglés (aunque con una pronunciación espantosa) y ella me contestó "pero nosotros... hablamos en inglés!". Claro que me sentí mucho mejor cuando ella no tuvo ni idea dónde quedaba Argentina y en qué idioma hablábamos nosotros.

Si me queda claro, sin embargo, que hay algo que une a todos y que es bastante similar en todas las culturas: las mujeres siempre, o normalmente, terminamos hablando de hombres y relaciones amorosas. Y, si nos empujás un poco, hasta capaz algo de sexo se pueda escapar.

Al final, el amor es lo que, seguro, todos tenemos en común.

jueves, 16 de septiembre de 2010

Consejera sentimental III

Tal como les conté en Consejera sentimental y Consejera sentimental II, la gente suele confiar en mi y pedirme consejos para situaciones sentimentales a las que no les encuentran solución. A través de Formspring.me me llegaron varias consultas también y siempre trato de responder con el mayor de los cuidados, respetos y honestidad. Una vez más les digo que no sé por qué pasa esto o qué me da a mi la autoridad para aconsejar.

Sin embargo, nuevamente, me pongo al servicio de la comunidad. Como me dijeron alguna vez, tengo tendencias auto-ayudistas y, ya que están, aprovechemoslas para algo (?).

Cuenten cuenten! Vale anónimamente! Entre todos capaz te podemos ayudar.

martes, 14 de septiembre de 2010

Hermosa

El romanticismo no es lo mío. Las situaciones románticas per se me ponen incómoda. Me dan ganas de zamarrear al otro y decirle "dale, seamos reales". No me compro el Arnaldo André ni el Ricardo Montaner. Mucho menos un Gustavo Bermudez o un Axel gritanto "amo".

A la hora de la verdad, y siendo 100% honesta, tengo que confesar que prefiero mil veces el piropo callejero de albañil con culo al aire más guarango que se les pueda ocurrir que un "sos hermosa" dicho en un cuarto a media luz.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Los míos, los tuyos y los nuestros

Una vez me contaron acerca de una pareja bastante peculiar. Ambos venían de matrimonios divorciados y se habían vuelto a casar. Lo peculiar no era que fuera el segundo casamiento de ambos, cosa bastante común hoy en día, sino la relación que mantenían con sus ex.

Ambos habían incorporado a sus vidas de nuevos casados a sus ex en condición de amigos. Pero no amigos de "nos llevamos bien, tenemos buena relación". Eran amigos de salir juntos, de juntarse a tomar mates, de compartir confidencias. Y me llamó poderosamente la atención y me dejó pensando qué se necesita o cómo tiene uno que pensar para poder mantener este tipo de relaciones.

Por otro lado, me quedé pensando en si es realmente sano mantener una relación estrecha con el ex de tu actual. Entiendo que tengas un gran punto en común con la persona, pero más allá de lo obvio, ¿no es un poco... retorcido?

Y, finalmente, ¿es realmente posible tener una relación de amistad con un ex? Más allá de que esa persona haya ocupado un lugar importante en tu vida, o de que le guardes cariño de por vida, ¿es sano? ¿No terminan saltando, más tarde o más temprano, cuentas pendientes?

Tengo la suerte de tener una buena relación con mis ex. Creo que, de cruzarme con cualquiera de ellos, ninguno tendría problema en saludarme y lo mismo yo. Con algunos de ellos tengo más cariño, con otros no tanto, pero a todos les tengo "estima". Ahora, de ahí a ser amiga de cualquiera de ellos...

viernes, 10 de septiembre de 2010

Revisionismo histórico

Yo no digo que lo hagas apenas terminás una relación, porque la verdad es que de poco te va a servir. Vas a terminar llorando frente a un monitor o mandando mails sin sentido a cualquier hora.

Yo digo que lo hagas un buen tiempo después, cuando ya no te hace mal pensar en esa persona, cuando ya te secaste de lágrimas. Entonces, en ese momento, agarrá los chats y leelos. Fijate en lo que decías y cómo reaccionabas. Fijate en el otro y en cómo te trataba.

Les aseguro que empiezan a ver las cosas desde un lugar diferente, a comprender el por qué de ciertos resultados, a encontrar motivos para no enamorarse.

Es como una cura cibernética: en las palabras que quedaron guardadas en bytes encontrás más explicaciones que en las que quedaron en tu memoria.

jueves, 9 de septiembre de 2010

Mi peor pesadilla

G. dice que es mentira. Yo digo que es cierto. La posta es que hace un tiempo me di cuenta de que cada vez que tengo pesadillas, me despierto muerta de frío y destapada completamente. Entonces yo asumo que sueño pesadillas porque tengo frío. Y no son pesadillas de las que uno tiene cuando es chico. Son pesadillas de grande, de adulto: muertes, situaciones violentas, peleas horribles... bah, los miedos de un adulto transmitidos en línea directa desde mi inconsciente.

Mi razonamiento lógico (e infalible) me lleva entonces a culpar a G. de mis pesadillas. Si él es el que me destapa por ser un acaparador de sábanas y plumones, ¿no es correcto acusarlo de ser el responsable directo de que yo, pobre yo, sueñe con que un grupo de terroristas me persiguen a escopetazos puros?
Mi lógica indica que no es la necesidad de liberar tensiones durante el sueño y los miedos acumulados durante el día los que me hacen sufrir por las noches sino G. que se roba toda posible cobertura y me deja temblando de frío. Y eso hace, naturalmente, que yo empiece con las pesadillas.

Un día me dijo: "Mirá, para que veas que yo no soy el culpable. Anoche te fuiste a dormir y yo me quedé despierto. Cuando me fui a acostar, estabas durmiendo así..." y me mostró una foto que había sacado la noche anterior de mi cuerpo atravesado en la cama, completamente destapado. Pero claro... esa noche no tuve pesadillas.

¿Será que las mismas son causadas únicamente cuando él es el culpable de mi frío?

martes, 7 de septiembre de 2010

And so it is...

La única manera de que una pareja sobreviva es si está basada en ganas. Ganas de pelear cuando las cosas se ponen difíciles, ganas de bancarte las molestias del otro, ganas de escuchar y de compartir, ganas y más ganas.

El amor todo lo puede, o al menos eso dicen. Sin embargo, por más amor que sientas, si no sentís las ganas, la pareja se acaba.

Cuando no hay ganas, no hay fuerza. No ganas, no love. No love, no glory.

Life goes easy on me... most of the time...

lunes, 6 de septiembre de 2010

El problema

El problema es el cansancio. Es la falta de ganas. Es bajar los brazos. El problema es que llegue un día en el que digas "hasta acá llego, yo no puedo más".

El problema son las luchas internas, las contradicciones intrapersonales, la duda y la falta de seguridad. Es no saber qué quiere uno y, por ende, no saber para qué lado correr.

El problema es sentir que es necesario correr para algún lado...

Ok, ya era hora

Desde que empecé este blog que vengo esquivando el tema por cuestiones obvias: caer en él es caer en tema de conversación básico, trillado, gastado de tanto hablarse. Sin embargo, a raíz de una charla que se dio hace unas semanas, creo que ya es momento de encarar el tema y dar mi opinión, mis humildes ideas, mi aporte mínimo a este ya tan conversado tópico: la amistad entre hombres y mujeres o, si vamos a ser modernos y amplios de mente, la amistad entre dos personas de las cuales pueda suponerse la posibilidad de una atracción física.

Empiezo por lo simple y fácil: yo creo que es posible ser amigos. Yo creo que la amistad es independiente de las ansias de avances o necesidades que puedan surgir.

Básicamente sustento mi opinión en la experiencia y en lo siguiente: cualquier pareja, cualquiera, debe tener como base una amistad. El amor y la atracción vienen, claro, pero la amistad es algo así como el cemento sobre el que se sustenta la relación.

Partiendo de este concepto, es claro que, por más que tengas intenciones de enamorar a tu amiga, podés mantener una relación de amistad más que perfectamente con ella.

Las personas se atraen tanto físicamente como emocionalmente. Cuando te atrae alguien emocionalmente, se convierte en tu amigo (o al menos intentás que así sea). Cuando a esta atracción se suma la atracción física, podemos hablar de una relación de amistad con intereses ulteriores. Sin embargo, ¿deja por eso de ser una amistad? Yo creo que no.

Podrán decirme que estas relaciones son conflictivas, dolorosas, sufridas y/o demasiado confusas. Es cierto. No cualquiera puede hacerlo. Sin embargo, te apuesto lo que sea a que hay más de uno por ahí dando vueltas a quien vos considerás sólo un amigo/a y sin embargo muere por darte un beso. ¿Deja por eso de ser tu amigo? Yo creo que no.

Y vos, que querés muchísimo a tu amigo/a pero, al mismo tiempo, si alguna vez se diera, no dudarías en regalarle un "si", ¿crees que eso hace que seas menos amigo/a de ella/él?

Cuando la amistad es fuerte, todo lo demás suma, no resta.

domingo, 5 de septiembre de 2010

Cosas para hacer en casa

  1. Arreglar el piso
  2. Arreglar la persiana
  3. Arreglar aire acondicionado
  4. Arreglar calefón
  5. ¡Murciélagos!
  6. Pintar baño y cocina
  7. Arreglar burlete de la puerta
  8. Vender los dos monitores o regalarlos
  9. Armar la maquina nueva y deshacernos de los gabinetes viejos
  10. Ordenar boletas y pagos hechos
  11. Ordenar, ordenar, ordenar
  12. Poner las cortinas como corresponde
  13. Comprar el colchón nuevo del futón
  14. Conseguir más lugares para sentarse
  15. Comprar sábanas y toallas de más
  16. Ordenar el mueble del baño. Regalar lo que no se usa
  17. Ordenar los placares y dar lo que no se usa
  18. Ponerle un poco más de onda a la decoración
  19. Limpiar la heladera y sacar lo congelado de hace dos años
  20. Llevar todos los envases vacíos de cerveza al súper
Una vez finalizados todos los puntos anteriores, invitar a los suegros a comer a casa.

Se aceptan sugerencias para acelerar los puntos y/o datos copados (por ejemplo, ¿alguien sabe de alguien que arregle persianas?)

viernes, 3 de septiembre de 2010

Eterna despedida

Tengo cierta manía con reconocer las últimas cosas. De alguna forma, vivo en una despedida constante: el último cigarillo del paquete, la última galletita del tarro, la última vez que me miro al espejo antes de salir, la última moneda en el monedero, el último día hábil del mes, el último beso que le doy antes de viajar, la última hora de espera, la última noche que duermo en este hotel, el último día en Chile.

Vivo mi vida despidiéndome de las cosas, de las situaciones, de los momentos y de las horas. Es como si hubiera aprendido a disfrutar de estas últimas cosas y, al mismo tiempo, de la ansiedad del vacío posterior.

El desarraigo cala fuerte.

jueves, 2 de septiembre de 2010

Minutas al paso 23 - RT

  1. Amo ir a los supermercados cuando estoy en otros países. Es una buena forma de conocer otras culturas
  2. Si la muerte se parece a Brad Pitt, quiero morirme YA. #viendojoeblack
  3. Volver a el Gourmet después de pasar por Telefe y América es como volver a casa después de un largo viaje.
  4. Ey, creativos! Un comentario: las publicidades de gente loser que es copada ya fueron. Busquen una nueva que aburren
  5. Tener un blog de mujer desesperada es tener un radiador para abusadores de chicas emocionalmente inestables. #yolovivi
  6. Gente, dejen de decir por dónde andan! Me voy a dedicar a robar sus casas cuando las abandonen.
  7. Otra vez me equivoqué y compré nocturnas. Qué pancha!
  8. Ahora que G. se compró una blackberry podemos chatear gratis por el mensajero de BB. Lástima que G. no chatea.
  9. A veces, está bueno barajar y dar de nuevo. Te da la posibilidad de que te toque un comodín.
  10. Yo pensé que el dentista te hacía esperar por estar atendiendo a alguien sin turno. Hoy vine sin turno y veo que lo hacen por gusto.

Seguime en Twitter @NSYSV

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Coelho es una mierda

Cuando era chica leí A orillas del río Piedras me senté y lloré y lloré. Yo lloro con los libros, cosa que no muchos hacen. Será que mi imaginación y mi sentido de identificación llegan a niveles que no cualquiera alcanza. Será que soy llorona por naturaleza y cualquier situación mínimamente emocional me llega, me toca y me saca lágrimas.

En A orillas... se cuenta la historia de amor entre dos amigos. Una historia que empieza de chicos y termina de grandes, él sacerdote consagrado, ella buscando una razón para su vida. Y a pesar de que Coelho sea Coelho y de que no nos gusta la carne masticada ni el discurso fácil y robado de siglos de historias, Coelho me hizo llorar.

Rescato pocas cosas del tipo. Ojo, odio el snobismo cultural. Si te gusta leer a Coelho y te hace bien, bienvenido sea. ¿Quién es quién para decirte qué es bueno y qué es malo? Yo te recomiendo igual que no te quedes en Coelho, pero si el tipo te hace bien, leelo. Es más, leé. No importa qué. Leé. Algo te va a quedar, algo va a servir.

Todo esto venía a que Coelho definió, en A orillas..., al amor como el agua y al amante, aquel que ama, como una represa. Y la represa es muy fuerte, es muy grande, aguanta mucho. Pero un día se hace una grieta y empieza a salir el agua. Y un día la represa explota, porque la grieta se hizo demasiado pesada para sostenerla, y el agua escapa sin contención, sin freno, "destruyendo" todo. Y así funciona el amor. Un día pensabas que estaba todo contenido, hasta que esa persona te entró por una grieta. De a poco, muy de a poco, hasta que la represa explotó. Y cuando la represa explota, cuando el amor explota, ya no hay forma de contenerlo. Ya no hay manera de volver a encerrar ni el agua ni el amor.

Coelho es una mierda pero qué bien que estuvo ahí.