viernes, 8 de enero de 2010

Ayer lloré

Fue algo repentino. Algo inesperado. Estaba acostada, él a mi lado, y las lágrimas empezaron a caer. Me miró pero sin mirarme. Miraba mi boca. Creo que no le importaba demasiado que estuviera llorando.

No me avisó. No me previno. Simplemente actuó, como actúan los que saben que tienen un poder sobre el otro simplemente ingobernable.

Yo miré el techo, y dejé que las lagrimas cayeran. "Esto también pasará"; "Siempre que llovió paró"; "No hay mal que dure cien años". Pensamientos que intentaban reconfortarme y, sin embargo, no servían de nada ante el punzante dolor y el ardor que me invadía el cuerpo.

Ayer lloré. No dije nada. Fueron lágrimas silenciosas, de esas que intentan pasar disimuladas y son las más vistas. Él me miró y me dijo: Lo peor ya pasó. Ahora todo es para mejor. Pensá en cómo entraste y en cómo salís.

Lo miré, y sonreí. Tenía razón. Él es bueno, pensé. Intenta ser bueno y comprensivo. Intenta que mi dolor no sea demasiado fuerte. Intenta que yo esté mejor. Y sin embargo, qué hijo de puta que tenés que ser para ser dentista!

(Hubo algunas correcciones porque el maldito dequeísmo invadió mi mente esta mañana)

28 comentarios:

Bang, bang, bang... dijo...

jajaja... no me esperaba ese final...

y... un lio eso de ,los dentistas, no?...

bueno pau...bye!

[ D a n i e l a ] dijo...

JAjajja, me sorprendióo el final !

Aghh, ODIO a los dentistas.

Chil dijo...

estoy como vos, una carie al final, al fondo a la derecha

bajon!

Pedro dijo...

Che que tengo un gran amigo que es dentista!!! jajaja

histeriasdevida dijo...

dudo que haya un dolor peor que el de muelas o el dolor de oído..

los dentistas no entienden el poder que tienen en sus manos! o si, pero ya estan hartos y te dicen sisi tranqui que no va a doler, y por supuesto no hay una vez que cumplan

Maca! dijo...

jajaja Había leido algo parecido, pero un poco mas fuerte.
Me estaba conmoviendo y todo!

un saludo

Lucas.- dijo...

aha

CRirchu dijo...

Odio ir al dentista, pero creo que uno sólo no hace más que no causarme dolor y dejarme la boca impecable, lástim aque siempre tenes que tener una fortuna para poder ir....

n. dijo...

te hace llorar adentro, y cuando pasan la cuenta... lloras afuera... que pesados!

Perica dijo...

jajaja mi mamá siempre dijo que los que se hacen Dentistas son todos Sádicos...

La verdad, no me esperaba ese final ni ahi!

Pau dijo...

Qué raro que todavía no saltó un dentista a defender la profesión :P

Liz Hepburn dijo...

jajaja! puff nos dieron en la cara alos malpensados!

buena pau!

Jordana dijo...

Haaayyy yo tengo que ir el lunes al Dentista..
:(
jejeje
Un beso!

Mariana dijo...

Mama es dentista...y yo un mar de caries...Imaginate que las muelas no se me caian solas, a penas intentaban moverse se me infectaba, un horror q mi madre solucionaba extraccion mediante, llanto, gritos...odio a granel!años de terapia me esta llevando esta maldita dicotomia del amor-odio.
No, son indefendibles, cobran fortuna por hacerte sufrir como condenada, te hablan como si nada pasara, lavando culpas y como si pudieras contestar con su mano en tu boca...

Emiliana dijo...

Jjajaj
me hiciste reir...
horrible el dentista,, yo lo odio!
saludos

MeL dijo...

jajaja pense "que le habrá pasado???"


el dentista justifica mejor el llanto, que todo lo que yo habia imaginado en un segundo jaja


beso!

♥ Kamin ♥ dijo...

Yo tengo una dentist visit long over-due... y tu post no me impulsa a ir... para nada!

Mejor Hablar De Ciertas Cosas dijo...

Me acuerdo haber visto al que era el amor de mi vida llorar en silecio, que fea sensacion...

Lady dijo...

Jaaaaaaaaaaa, muy buena la vuelta de tuerca al final!

Los dentistas tienen algo de verdugos, estoy segura...

Eli dijo...

xD Buenísimo.
Pero no coincido con lo de que hay que ser hijo de puta. Bah, debe ser porque yo adoro a mi dentista. "Manos mágicas" lo resume todo (que no se malentienda, es mujer y tiene el don de anestesiarte la mente).

Anoia dijo...

Jaja morí con el final. No me molestan los dentistas, nunca me tuve que hacer absolutamente nada. Pero eso sí, el día que tengan que meter mano en mi boca, que se aseguren de haberme puesto en coma antes... O morirán en el intento.

¿Lesbiana? dijo...

A mi me encanta el dequeísmo, es tan nuestro!

Leila dijo...

me la crei hasta el final, como todos.. excelente, me alegro el dia..

MIA dijo...

jajajajjaja
Yo tambien odio a los dentistas, cada ves que tengo que ir (2 veces por año y gracias) tiemblo...

besitos!!

Flor S dijo...

Hay dentistas que te tratan de 10 y hay otros que te hacen sufrirrrrrrrr mucho (al pedo).

Stella Artois dijo...

HDP me tuviste hasta el final del relato con el corazón en la boca

Nena Bien dijo...

Yo pensé: "¡Por fin una de tantas con un novio que tiene la palabra de consuelo justa!"

A mi me gusta ir al dentista, me gusta la anestesia. ¿Es raro?.

=Jota= dijo...

qué turra ese final...