jueves, 31 de diciembre de 2009

Bye bye, baby

Si tuviera que definir el 2009 con una palabra, esa sería CAMBIOS.


Que tengan un 2010 cargado de cambios!!!

miércoles, 30 de diciembre de 2009

Vida 2.0

Todo empezó con el mail. Le siguió un blog, facebook, twitter y hoy Formspring.me donde pueden preguntarme cosas (?) anónimamente y yo puedo contestarles no-anónimamente.

Podrán decir que todos estos nuevos medios no sirven para nada. Yo les digo que a mi me salvó de ser asesinada por un murciélago. Ok ok, tal vez exagero un poco. Me salvó de morir desangrada luego de la mordedura de un murciélago.

Estaba yo sola en casa, tranquila en la computadora, cuando sentí que el ruido de un murciélago sonaba mucho más cerca de lo que debería sonar. Levanté mi vista y vi cómo el bicho asqueroso sobrevolaba mi cabeza, mareado y sacado por estar donde no debería.

Mi primer impulso fue mandarle un mensaje a G. pidiendo socorro. El segundo fue llamar a mi viejo, en un estado cuasi histérico, para que me aconsejara cómo librarme del inmundo animal. El tercero fue twittear pidiendo ayuda.

De los tres impulsos, el único que funcionó fue el tercero. G. me dijo que estaba trabajando, y que no podía venir. Papá me aconsejó abrir todas las ventanas e irme para la casa paterna, y esperar a que volviera G. y sacara el bicho. @bachitux me dijo que apagara las luces, abriera una ventana y que el tipito sólo se iba a ir. Y así fue.

Así que a todos esos detractores de la vida 2.0 les digo: algún día les va a pasar que un bicho sucio los quiera comer. Y ese día van a putear por no tener cuenta en Twitter y un celular a mano.

martes, 29 de diciembre de 2009

3 son multitud

El horóscopo de Facebook (?) anuncia que en el 2010 tendré un hijo.
Una amiga sueña que estoy embarazada.
Mi papá le comenta a mi hermana que este año seguro que yo tengo un hijo.
Mi hermana me dice que en vez de darle toda la ropa de bebé a mi otra hermana, la va a dividir para darme a mi un poco.
G. me dice que espere 5 años.
Yo le garroneo 2 años y medio.
Andrés llega (semi) puntualmente todos los meses.

lunes, 28 de diciembre de 2009

Somos diferentes

Es gracioso cómo cada uno siente que su relación es especial y diferente a la de todos los demás. Cuando surgen problemas, planteos o incluso situaciones copadas, creemos que somos únicos y que las cosas se resolverán de forma diferente y, justamente, especial.

Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, nos vamos dando cuenta de que todos caemos en patrones, en clichés, en resoluciones típicas y bastante predecibles.

Hablando con Botona acerca de variados temas, le contaba que el día que descubrí que no me casaba con I., llamé llorando a Sol, una de mis mejores amigas, y le dije, a los gritos, que no me casaba. Ella trataba de consolarme y me decía que todo se iba a solucionar y que las cosas iban a estar bien. Yo le decía: "Noooo, no entendeeeees!!! No me caso nada! Y lo que más me jode de todo esto es que me convertí en un cliché! Soy un cliché!!! Buaaaaaaaaaaaaaaa!"

Imagino los esfuerzos que ella habrá tenido que hacer para no reírse de mi preocupación. Pero posta que en ese momento lo único que pensaba era que me había convertido en el clásico caso de "mina que se iba a casar y no se casó y el novio la deja y al toque se pone de novio con otra y se casa y son felices para siempre".

Supongo que somos menos especiales de lo que pensamos, al menos en lo superficial, y lo que nos distingue son los detalles de las situaciones. Porque, al fin y al cabo, lo más jugoso de las historias no está tanto en la trama sino en las cosas mínimas y sutilezas de la narración.

(I. no sólo se puso de novio al toque, sino que además con una mina 10 años más chica, y a los pocos meses estaban viviendo juntos. Creo que el cliché, finalmente, fue él!)

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Nunca pude

Nunca pude hacer la vertical. No me sale cantar bien. Las veces que quise hacer algo más complicado que una bufanda tejiendo, me salió una bufanda. No soy prolija para pintar. No sé dibujar. Me cuesta demostrar mis sentimientos a cualquiera que no mi novio. No sé elegir regalos. Jamás pude patinar bien. Corro con dificultades. La vuelta carnero me sale en el agua, nada más. Nunca aprendí a levantarme a un chico sin ser obvia. El único deporte que me sale bien es natación, estilo perrito. Me llevé gimnasia en 5to año por culpa de mis patas cortas.

Y sin embargo... siempre intento hacer la vertical. Canto como si cantara bien. Siempre empiezo a tejer algo cuando empieza el invierno, y lo abandono cuando llega la primavera. Pinto bandejas y que salgan como salgan. Dibujo dos personas y les escribo una historia. Tengo gestos que demuestran cuánto quiero a los que quiero. Amo regalar. De vez en cuando me gusta ponerme los rollers. Corro cuando tengo muchas ganas. Intento hacer poses de yoga cuando nadie me ve. Me creí sutil con G. y me lo levanté. Me gusta mi cuerpo como es y no me importa nada.

martes, 22 de diciembre de 2009

Ch-ch-ch-changes

Es normal y común que en esta época del año todos empecemos a hacernos planteos y a analizar lo que pasó en el año. Lo que cambiamos, lo que mejoramos, lo que perdimos, lo que dejamos ("It is a love based of giving and receiving as well as having and sharing. And the love that they give and have is shared and received. And through this having and giving and sharing and receiving, we too can share and love and have... and receive" Qué groso Joey! No pude evitar recordarlo cuando escribí esa línea).

El año nuevo nos da esa sensación del eterno retorno, donde no importa tanto el volver a empezar, sino más bien, ese sentimiento que solemos tener a principios de clases, con un cuaderno vacío y los lápices con todas sus puntas.

Es un desafío. Un desafío a cumplir con nuevos objetivos (que, muchas veces, no son tan nuevos sino un rejunte de todos los que no cumplimos en el año que termina). Un desafío al destino, a ver qué pasa, qué nos espera, qué haremos con este nuevo año.

Es, de alguna forma, cerrar un ciclo, empezar uno nuevo, limpito y ordenado. Un ciclo que empieza seguramente con vacaciones, y descanso. Un ciclo en el que podemos reinventarnos a nosotros mismo.

Es demasiado loco que un simple cambio de fecha nos genere todos estos sentimientos. Y al mismo tiempo... ¿Qué sería de nosotros si no cambiáramos de año? Viviríamos encerrados en un ciclo que no termina nunca. Sentiríamos que hay algo agotador que cargamos en nuestras espaldas. No podríamos culpar a los años por sus maldiciones ("El 94 fue el peor año de mi vida"), tendríamos que hacernos cargo de lo que nos corresponde. Darnos cuenta de que no son los años los que nos marcan un inicio y un final, sino nosotros mismos.

viernes, 18 de diciembre de 2009

Incomunicada

Ayer me olvidé el celular en casa. Pocas veces en mi vida me pasó. Tal vez dos o tres veces. Me di cuenta cuando estaba arriba del bondi, pasando por Parque Lezama. Ni daba volver a buscarlo.

Por cuestiones de laburo, tengo una BlackBerry, con lo que recibo no sólo llamadas y mensajes de texto sino, también, mails de varias cuentas.

A raíz de esto, me di cuenta de las siguientes cosas:

1- Somos adictos al celular (soy)
2- Ir a fumar sin el celular es aburrido. No tengo nada a qué jugar ni twitts para leer.
3- Ley de Murphy: Te olvidarás el celular en tu casa el día que más personas intenten ubicarte al mismo.
4- Por día recibo demasiados mails. Cuando volví a casa tenía 68 mails sin leer, sin contar los del laburo y sin contar los mensajes de texto.
5- Dichosos de aquellos que no conocen lo que es tener un celular con servicio de mails, porque realmente no hay vuelta atrás de la comodidad y adicción que genera.

jueves, 17 de diciembre de 2009

Cortala. Besos.

Recibís un mensaje, lo contestás, te vuelven a contestar, lo volvés a contestar, y así, eternamente. ¿Cuál es la clave para cortar un chat por mensajes de texto? NSYSV te dá algunas opciones para que, de forma educada y amable, termines con esa cadena interminable.

Cuando te piden que des tu opinión sobre algo:

"Porque bla bla bla y vos qué pensás?"

1- "Pienso que lo hablamos personalmente. Besos"
2- "No sé. Dejame pensarlo y te cuento. Besos"
3- "Ahora no pienso. Besos"
4- "No puedo por acá. Besos"

Cuando quieren que les cuentes algo:

"Dale! Contame ya!"

1- "Ja, después te cuento. Besos"
2- "Es muy largo. Después. Besos"
3- "Ya fue. Besos"
4- "No. Besos"

Cuando es tu novio/a y no corta el mensajeo de amor:

"Y vos? Me quereeees? Cuánto?? Decime!!"

1- "Mucho. Besos"
2- "No podría decirlo en un mensaje de texto. Besos"
3- "Llego a casa y te demuestro. Besos"
4- "Más que vos. Besos"

Cuando es tu vieja y no para de torturarte:
"Hijo/a, tomaste el remedio? Hiciste el trámite de la policía? Avisaste al abuelo?"

1- "Si, a todo. Besos"
2- "No, a todo. Besos"
3- "Te llamo después. Besos"
4- "No jodás, má. Besos"

Como se puede ver, la clave para todo está en el "Besos". Le da un cierre amoroso a cualquier frase previa, incluso a la más jodida. Y no deja lugar a más respuesta.

Finalmente, la opción más fácil y directa es no contestar. Claro que eso nos expone a, después, sufrir el acoso de 25 mensajes seguidos que arrancan desde el "Y? Te llegó mi mensaje" hasta el "Estoy yendo para tu casa. Estoy preocupada. Espero que estés viva".

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Amigas son las amigas

Existe algo en la amistad femenina único. Nunca podríamos comparar una amistad de hombres con una de mujeres. Somos diferentes, hasta en ese aspecto.

Una amiga puede ser la mejor. Puede acompañarte a Ezeiza a despedir a tu novio, y puede llamar haciéndose pasar por otra para averiguar algo que vos no te animás a averiguar. Somos capaces de las mejores cosas, desde las gigantes a las más chiquitas.
Una amiga puede decirte: "Estás divina" incluso en tu peor día, sólo para levantar tu ánimo y que te sientas mejor.

Las amigas tenemos códigos diferentes. No nos cagamos hombres, no vamos por la vida sacando el mejor provecho posible a toda costa, no intentamos destruir a la otra sólo por envidia, celos o egoísmo.

Somos especiales.

Eso sí, existe entre las amigas una especie que se disfraza como una auténtica amiga y, sin embargo, se dedica a cavar hasta lo más hondo con tal de asegurarse tu fracaso. Son esas minas que te dibujan una realidad que no existe, que te dicen: "Estás divina", cuando estás horrible, no para levantar tu ánimo sino para que vos pases papelones.

Son esas minas que no se bancan que vos estés de novia cuando ellas están solteras. Que no soportan que te vaya mejor en tu laburo entonces se dedican a criticar y a hacer énfasis en las cosas chotas. Son personas que actúan guiadas por el egoísmo y, principalmente, la envidia.

Lástima que a veces cuesta demasiado reconocer la diferencia entre una amiga posta posta, y una mina disfrazada de amiga.

Amigas son las amigas, no esa mina que te caga el autoestima y las ganas de vivir.

Pau, aconsejando a las mujeres desde la buena onda, porque la amistad copada entre mujeres existe!

martes, 15 de diciembre de 2009

Definición

Tengo tres sobrinos, que van creciendo a una velocidad increíble. Y sus planteos son cada vez más ocurrentes, y sus preguntas son cada vez más complicadas de contestar.

Por suerte, ya encontré la respuesta para el momento en el que vengan a preguntarme qué es estar enamorada.

Estar enamorada es necesitar siempre, al menos, un punto de contacto en la cama mientras dormís con él, y sentirte desconectada si no lo encontrás.

lunes, 14 de diciembre de 2009

Las últimas cosas

La necesidad tiene cara de hereje, dicen. Y el hereje es capaz de cualquier cosa para conseguir satisfacer su necesidad.

No hablo de necesidades ubicadas en un nivel elevado de la piramide de Maslow. Hablo de aquellas más rudimentarias, de aquellas básicas.

Me refiero, específicamente, a la capacidad que tiene el ser humano de extraer hasta la última gota de aquello que necesita, antes de quedarse sin la cosa misma.

A los ejemplos me remito:

1- Pasta de dientes: Normalmente, bañaremos nuestro cepillo de dientes con una abundante línea de pasta. Qué pasa cuándo la misma está casi al borde del desabastecimiento? Apenas una punta alcanzará para satisfacer nuestra necesidad de lavarnos el comedor.

2- Shampoo: Generalmente, usamos una cantidad aproximada (estudios científicos lo demuestran) que se asemeja al tamaño de una moneda de 50 centavos. Claro, cuando el mismo está al borde de la extinción, apenas unas gotas, mezcladas con agua y trabajadas con nuestras manos, serán suficientes para lavarnos el pelo.

3- Papel higiénico: Ah! Qué lindo poder limpiarnos con un rollo bien armado de papel. Sin preocupaciones por nada, más que pasar el mismo por los lugares adecuados. Sin embargo, se fijaron que cuando no quedan más servilletas, rollos de cocina, y del rollo de papel higiénico cuelga apenas unos centímetros, nos las arreglamos bastante bien para llevar a cabo la tarea?

(El título del post está inspirado en El país de las últimas cosas, de Paul Auster. Se recomienda fuertemente su lectura)

viernes, 11 de diciembre de 2009

Quiero

Quiero un departamento más grande y cómodo, pero en la misma ubicación que el actual.
Quiero poder despertarme sola a la mañana, sin un maldito despertador que me parta la cabeza.
Quiero tomarme un mes de vacaciones y pasarlo en una playa de esas que sólo se ven en fotos.
Quiero comer y no engordar.
Quiero encontrar películas que me quemen, libros que me abran la cabeza y fotos que me dejen pensando.
Quiero una cámara de fotos pro para sacar mis fotos no pro.
Quiero poder tomar más de dos cervezas y no empedarme.
Quiero dejar de ver las cosas malas de la gente y disfrutar de las buenas.
Quiero, al menos por un rato, poder entender el funcionamiento de tu cabeza.
Quiero que tus actitudes no me lastimen.
Quiero pasarla bien.
Quiero Quero.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Indignate

Cuando accedés al pensamiento masculino, te encontrás con realidades como esta:

- La clave para zafar de una infidelidad es la siguiente: negá todo e indignate. ¿Que te vieron con otra? Jamás! Eso es imposible. ¿Que sabe que le mentiste? Nunca! ¿Cómo podés dudar de mi? ¿Que sabe que están pasando cosas raras? ¡Nena! ¿Por qué pensás eso de mi? ¿Acaso estás trasladando en mi cosas que te están pasando a vos? Indignate, siempre, y negá todo. Al final, la mina se siente mal por haber dudado de vos, y vos zafás.

Pensamientos masculinos de la post modernidad. Una joyita de nuestros tiempos, heredada y perfeccionada.

martes, 8 de diciembre de 2009

Estaba de paso

Hay gente que pasa por tu vida, no para quedarse sino para curarte e irse.

Es gente que llega de una forma no convencional, y así como llegó, un día se fue y casi casi que no te diste cuenta.
Es gente especial, que no todo el mundo tiene la suerte de conocer o, llegado el caso, reconocer.
Es gente que te regala sonrisas, te escucha, te aconseja y te acompaña, desde un lugar diferente.
Es gente que, de alguna manera, en otro momento de tu vida, ni siquiera hubiera sido alguien. Y, en cambio, pudo llegar a ocupar un espacio gigante.
Es gente que se da cuenta cuándo debe irse, y no volver. Y ese es otro de sus regalos.

Hay gente que te da algo que nadie más pudo darte (al menos en ese momento): un abrazo; un llamado; una palabra dicha en el instante exacto en que era necesaria.

Es gente que te hizo sentir especial. Es gente que te hizo volver a creer en que las cosas buenas pueden pasar. Es gente que te hizo volver a sonreir.

lunes, 7 de diciembre de 2009

Cómo te lo digo?

Siempre tuve la siguiente duda: En caso de ver al novio de una amiga con otra mina, qué hago? Le cuento? Y si no me cree? Y si piensa que hablo desde la mala leche? Y si le cree a su novio cuando le dice que no, que es mentira, que yo soy una maldita perra que quiere separarlos?

La respuesta siempre es: A pesar de todo, a pesar de los riesgos, creo que se lo digo. Eso si, para decirlo, necesitaría tener un porcentaje de seguridad del 100%.

Ahora, lo pienso a la inversa, y digo: Si viene una amiga y me dice que vio a G. con otra. Qué hago? Le creería? Ay... ahí se me complica el tema...

jueves, 3 de diciembre de 2009

Buena onda

Buena onda es que te llame una amiga a la cual no ves hace mucho tiempo.
Buena onda es reírte de tus propios defectos y tus propias desgracias.
Buena onda es cantar a viva voz aunque cantes para el ojete.
Buena onda es que te saluden y te den un abrazo.
Buena onda es que tu novio te haga reír y vos lo hagas reír a él.
Buena onda es disfrutar de las cosas buenas de la vida, olvidándote por un rato de las cosas malas.
Buena onda es elegir pasar un finde en familia, en vez de salir como todos los sábados.
Buena onda es poder disfrutar de un lugar, no por el lugar en sí mismo, sino por la buena compañía.
Buena onda es llegar agotada a tu casa, después de un día terrible de trabajo, y encontrarte con un regalito de Brahma, que piensa que tu blog es buena onda.

Mala onda sería tomarme todas esas cervezas, que me mandaron de regalo, sola.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

El dolor de la lucidez

Aquellos que hayan visto Lugares comunes sabrán de lo que hablo.

Hablo del terrible dolor que implica darse cuenta. Hablo de que no hay vuelta atrás después de la conciencia. Es el despertar a una realidad, LA realidad, y saber que no hay forma de volver al sueño, porque el sueño no existe, es simplemente la realidad camuflada de ignorancia.

Darse cuenta viene atado del desgarro, de la nostalgia, de añoranzas de un tiempo pasado en el que lo único importante era ser feliz y disfrutar.

La lucidez, en cambio, deviene en angustia, en dolor, en un saber, siempre saber, que no hay realidad más dura que la que es vista directamente a los ojos.

La única esperanza en la lucidez está dada por la poca felicidad que nos da el sabernos lúcidos. Y eso no es poco.

(Gracias Nico, por deprimirme el domingo)

martes, 1 de diciembre de 2009

Quedarse

Cuántas formas de lidiar con la muerte existen? Tal vez tantas como habitantes en este mundo.

Algunos festejan la liberación del alma; otros, lloran la partida del ser querido. Algunos entierran los cuerpos, generando un espacio al que recurrir cada vez que necesiten soltar un par de lágrimas. Otros, creman los cuerpos y los esparcen por montañas, mares o rascacielos.

Yo elijo ponerme del lado de los que quedan vivos. Acompañar a los que más sufren. Esperar que aquel que ya no está, esté en un lugar mejor, si es que ese lugar existe y si es que hay un después.

Yo elijo llorar por los que se quedaron de este lado, y entender la tristeza no por el que se fue sino por los que quedamos.

La muerte es algo triste, muy triste. Pero más que nada para los que estuvieron cerca. Para los que disfrutaron de esa persona. Para los que supieron encontrar en el que se fue algo más que otros no encontraron. Y se quedaron de este lado. Un lado en el que el otro ya no está.

Estoy triste por él, claro. Estoy triste porque le tocó sufrir mucho tiempo antes de irse. Estoy triste porque su vida se terminó. Pero estoy más triste por el dolor de los que quedaron. Por sus hijos, por sus nietos que no van a recordar mucho de su abuelo, por sus hermanos.

Y más que nada, estoy triste por mi papá, porque se le fue su hermano, el que supo ser una especie de padre para él. Porque hace años que no lo veía llorar. Porque hace mucho tiempo que no lo veía esconder su tristeza detrás de la risa.