miércoles, 12 de noviembre de 2008

Todas mentiras

El tema de la mentira no es la mentira en sí misma. Digo, si nunca se descubre una mentira, el mal que genera en el engañado es, por lo menos, invisible para este. Sin embargo, cuando nos damos cuenta de que nos mintieron, de alguna forma todo lo que no existía, cobra vida en forma de bronca, dolor, o vaya uno a saber qué otros sentimientos.

Todos creemos que somos demasiado vivos como para que nos mientan. Que podemos reconocer una mentira cuando estamos frente a ella (You can recognize one just by looking at it). Sin embargo, alguna vez pensaste en las mentiras que vos dijiste y que nadie descubrió? Y si vos podés "salirte con la tuya", qué te hace pensar que los otros no?

Muchas veces me mintieron, solo de algunas me enteré. Sin embargo, lo que más duele al momento de enterarme no es la mentira en sí misma, sino que yo no haya sido lo suficientemente inteligente como para darme cuenta. O que no haya sabido leer en el otro la mentira que me estaba diciendo.

Un novio que te hace cornuda, un jefe que te dice una cosa y hace otra, una amiga que te inventa una excusa para no hacer algo... Dónde duele más? En la mentira en sí misma o en no darnos cuenta nosotros?

22 comentarios:

Café (con tostadas) dijo...

en mi caso duele que me quiten la posibilidad de elegir, que decidan por mí...

no sé si me siento menos inteligente por no haberme dado cuenta, me siento más juzgada por quienes dicen quererme o respetarme...

Zeb dijo...

No se si se trata sólo de no darse cuenta...en última instancia, si uno no mira con desconfianza, quizás no sea factible descubrirla...

Quiero decir: quizás lo que duele es que hayan traicionado nuestra confianza...

CRirchu dijo...

me pasa lo que a ZEb no se si duele la manetira, sino al menos ami, sentirme engañada y haber confiado en alguien que me mientió y no se le movió un pelo.

Anfitrite dijo...

Odio confiar y amar a seres hipócritas. No entiendo a la gente que miente. Las cosas como son, al que le guste bien, y al que no ya sabe lo que tiene que hacer.
No justifico jamás una mentira. Y a veces, ocultar algo es peor que mentir.

Napoleón dijo...

No, yo creo que no pasa ni por una ni por la otra. Para mí es sentirte poco respetado por gente en la que confiabas y por la que vos nunca hubieras hecho lo mismo. Te defraudaron, te menospreciaron...eso es difícil volver atrás.
Saludos

Cameron West dijo...

definitivamente las dos cosas

PauLy dijo...

Mmmmm, depende de la mentira... SI te dicen que te aman, y es mentira, duelen las dos cosas. Si te dicen que no te pueden acompañar al medico xq se les incendio la cocina, duele la actitud.

Hay veces que la bronca es con uno por no ver, o querer ver, cómo son las cosas. Y otras duele que se hayan tomado tantas molestias para que no nos demos cuenta de la verdad. En ocasiones lo que duele es que hayan tenido la necesidad de mentirnos cuando creiamos que habia confianza suficiente, o cariño suficiente, como para porder hablar ciertas cosas

Uff, me descargué. Me extrañaste Pau? jejejejeje

Jerry dijo...

Independientemente de la mentira, que puede doler mas o menos según el caso, a gente como vos y yo, sin dudas, nos duele mucho mucho saber que nos mintieron y no nos dimos cuenta. Que han burlado nuestra inteligencia. ¿O me equivoco?

FACUNDO, el que no se hequiboca. dijo...

Claramente duele más en no haberse dado cuenta de que a uno le mentían. Aunque te recomiendo no confíes la veracidad de lo que acabo de decir.

mappet dijo...

Duele más en mi caso, en decepcionarme de la persona que me miente, en el casa de q no me importe esa persona, duele más en no haberme dado cuenta.

yo dijo...

Las dos cosas.

Pero, como dijo "mappet", si la persona que te miente es alguien que querés mucho entonces me decepciona, en primer lugar.
Si es alguien que no me importa tanto entonces me da bronca no haberme dado cuenta.

Bah, siempre me da bronca, a mí nadie me toma por tonta!!!!

Eso también me llevó a ser muy desconfiada. Una vez una amiga de mi hermana no podía ir a su cumple porque dijo que tenía un recital de los Ratones Paranoicos.
Mi hna. y yo sabíamos que ella NUNCA iba a recitales y menos de esa banda.
Creíamos que era una mentira más grande que una casa!!
Más de un año después las dos descubrimos que ella era amiga de la mujer de uno de los integrantes de la banda y que por eso le habían regalado entradas y pases al backstage para ese día.

Nos tuvimos que arrepentir de ser tan desconfiadas.

saludos!!

Cecilia Fernandez dijo...

Totalmente, la confianza ciega que se convirtió en embustera... sentirnos idiotas de no ver que ciegos eramos nosotros en verdad y no la confianza! je saludos=)

Martín dijo...

En mi caso (aunque depende mucho de la persona de donde provino la mentira) lo que mas jode es pensar: "y por que me tuviste que mentir?". Es bajar muchos puntos en mi ranking de confianza.

Araceli dijo...

M{as que la mentira es lo que nos ocultan, porque si nos lo ocultan es porque lo verdadero es algo que por lo general no nos va a gustar.
Pero sí, también da bronca sentirse un tarado cuando te das cuenta de que te creiste la mentira más estupida del universo, y ahi sale el "cómo no me di cuenta?"

un beso pau,,

Gustavo dijo...

si te digo, te miento....

Layla dijo...

Yo AMO que me mientan... Me gusta pensar que merezco ese esfuerzo creativo =)

Julia... dijo...

Las veces que descubrí o sospeché que me estaban mandando fruta me dolió que me mientan y que se crean que no me iba a dar cuenta.
Pero si nunca me di cuenta es difícil saber que duele más. Por suerte soy muy buena mintiendo, así que cuando me engañan lo veo como justicia kármica.

Pepa dijo...

yo creo que lo que mas duele es darte cuenta que alguien que vos queres o respetas te puede mentir.

Marulinguis dijo...

la mentira en si es lo de menos.
es feo sentirse traicionado. sea quien sea enterarte que te cagaron, es lo peor.

Pau dijo...


Cafe: Sin dudas, que nos coarten la libertad es una de las cosas que más jode

Zeb: y si traicionaron nuestra confianza, no tenemos algo que ver en eso de confiar en alguien que no la merecia?

Crirchu: es el orgullo entonces el que duele?

Anfitrite: Coincido en que a veces ocultar es peor que mentir...

Napoleon: finalmente, entonces, es el orgullo el que duele, no? El menosprecio por la persona...

Cameron: dicho así...

Pauly: ah... la falta de confianza como para hablar honestamente algunas cosas... sin dudas! Y si!! Claro que te extrañé!! :)

Jerry: :) no se equivoca, señor, para nada.

Facu: me estás mintiendo facu?

Mappet: mmmm es un buen método...

Yo: ja, pobre chica! La mandaron a la silla sin juicio previo!

Cecilia: eso eso eso :)

Martín: yo te descubro una mentira y es posible que nunca más vuelva a creerte nada importante

Araceli: claro! Uno dice "mierda, cómo se me pasó eso??"

Gustavo: no digas, entonces!

Layla: ja, que manera retorcida de ver la mentira!

Julia: jaja, yo soy buena mintiendo, pero trato de no hacerlo (mucho) :P

Pepa: eso si lo querés, cuando no lo querés... qué pasa?

Marulinguis: es feo, sin dudas. Uno se siente totalmente estúpido.

Besos
Pau

Miguel dijo...

Digo que...

... si tomo el ejemplo de que cuando te mintieron lo que más te dolió fue que no tuviste la suficiente inteligencia para darte cuenta es como mirarte la pelusa en tú propio ombligo, es como que la mentira pasa a segundo plano y la insolencia de haber pasado por alto tú inteligencia cobra un sentido primario y duro.

La mentira tiene como principal actor al que la realiza. Quien miente siembra para un futuro momentos de arrepentimiento. No creas que quienes han mentido no saben lo amargo que es haberlo hecho. Todo es un proceso cíclico en la vida. Lo que se hace mal, vuelve, retorna, y cuando menos te lo pensás.

Saludos.

Pau dijo...


Miguel, desde el momento en que descubro que el otro me mintió, esa persona deja de tener valor profundo para mi, y por ende, su mentira se vuelve hacia mi y me importa más mi lado del asunto que el del mentiroso. Por ende, lógicamente me miro mi propio ombligo, más que la actitud y la "poca lealtad" del otro. Al fin y al cabo, eso se da por sentado al descubrir su mentira.

Besos,
Pau