jueves, 21 de agosto de 2008

Pau Zen

Con el tiempo aprendí a ser más paciente. Aprendí a no esperar de la gente más de lo que la gente puede darme, aunque eso no signifique que muchas veces duela darse cuenta.

Aprendí que alguien puede romperme el corazón y hacerme pensar que nunca más voy a volver a sentir nada por nadie, y sin embargo, volver a sentir lo mismo y más todavía.

Aprendí que la familia no es sólo eso que nos tocó en (des)gracia, sino también, lo que siempre queda, lo que siempre está. Es un bastón que siempre está presente. A veces invisible, a veces demasiado visible, pero siempre está.

Aprendí a mirarme al espejo y aceptarme como soy, queriéndome algunos días más que otros, pero queriéndome siempre (al fin).

También aprendí que la vida muchas veces te acerca a ciertas personas y con el tiempo te aleja, muchas veces para no volver a acercarte más, muchas veces para darle aire a la relación.

Aprendí que de nada sirve guardar rencores, resentimientos y broncas por cosas que quedaron en el pasado. Lo que está en el pasado no puede afectarnos. Los sentimientos negativos, en cambio, están en el presente y pueden destruirnos.

Con el tiempo empecé a mirar mi vida desde otra óptica. A no pretender de mi más de lo que puedo dar, pero a criticarme cuando no doy todo lo que puedo.

Aprendí (todavía estoy aprendiendo) a juzgar a los demás con la misma vara que me juzgo a mi misma. Es un ejercicio diario que requiere un esfuerzo gigante, pero trato de hacerlo a cada momento.

Trato día a día de rodearme de gente positiva, que me hace bien, que me suma, más que restarme. Muchas veces alguno de los que restan se cuela. Estoy aprendiendo a distinguir esas personas y darles el lugar que corresponde.

Aprendí a aceptar un "Yo no te quiero" y un "Acá se terminó todo". Aprendí que de nada sirve aferrarse a una relación que no funciona, y mucho menos, a alguien que no nos quiere. Muchas veces se trata de dejar libre al otro para dejarlo elegir.

Me quedan miles de cosas por aprender, pero creo que voy por buen camino.

(Me puse cursi, perdón)

14 comentarios:

JuanT dijo...

Lo cursi, si es sincero, no es cursi.

Ya me gustaría poder medirme objetivamente, y medir objetivamente a la gente, lamentablemente suelo complicarme la cabeza un poco más que eso.

Pero de que estaría perfecto lograrlo no quedan dudas.

Saludos!

Gustavo dijo...

lo peor es que uno se cree que está en elbuen camino hasta que dobla y se choca de frente de nuevo

Zimbon dijo...

Ah, re positivo Gustavito, jeje, te tiró toda la onda!

Si pinta cursi,pinta. Y vale! Creí que yo era el único con mi post veinteañero, je! Gracias por la compañía cursi...

Siga aprendiendo nomas...

Lucas.- dijo...

No te faltó aprender casi nada...



Aprendete esta!!! JAJAJA..




soy un boludo.. lo se.. pero que fácil me divierto... jajaj.. no

Anónimo dijo...

está bueno que aprendas esas cosas, pero no lo compares con el zen porque nada tiene que ver!

Pau dijo...


Juant: Es una de las cosas que más me cuestan

Gustavo: Totalmente de acuerdo. Por eso lo escribí. Para volver a leerlo cuando sea necesario.

Zimbon: Al servicio de la comunidad :P

Lucas: Tendrías que haber puesto essssta. Así se entiende mejor. Y si, todos nos divertimos barato. Tenemos blog.

Anónimo: Es claro que el título es meramente ocasional, y no es más que un pensamiento asociado libre. Perdón si ofendí el saber popular. (?)

Besos
Pau

Ana dijo...

Pau: No sé si los planetas se alinean cuando pasan estas cosas, pero no sabés lo bien que hacen tus palabras.

Keep it up!

Beso grande,

Ana

Cameron West dijo...

Te sigo en todo menos la del espejo... a ese forro lo tapé con una sábana...

Marits dijo...

Que buen post.
Yo creo que llega un punto en la vida de una persona donde hace un click y se da cuenta que esta aprendiendo o que debe aprender de las cosas que le pasan.
Yo he aprendido muchas cosas, pero al mirar con detenimiento me doy cuenta que aún me queda mucho por avanzar.

De todas maneras creo que lo más importante es justamente el aprender de todo. De las experiencias propias y de las ajenas.

Me encantó el post.

PD. Pau, ZEN en japonés significa bondad o bueno. En ese contexto el título estaría bien aplicado.
Quizás Anónimo pensó en la escuela budista, pero se olvidó que las palabras también tienen significado. Lo bueno es que ahora aprendimos que ZEN tiene varios significados. ;)

Daria dijo...

E' sí ... son cosas que pasan ... digo esto de la cursilería ...
Ojalá puedas mantener siempre esto q aprendiste y nunca lo desaprendas...
Ay!

Natys dijo...

yo aprendi que mas dificil que aprender todo eso, es recordarlo. buena idea la de plasmarlo.
Me cae bien la Pau Zen tambien
Natys

Anónimo dijo...

Decirlo es facil... el tema es poder ponerlo en practica...
Como se hace para seguir con el corazon roto y aceptar un "ya no te quiero" y un "Aca se termino todo" cuando seguir muriendo de amor por la otra persona?

Muy dificil!

[ Jë ] dijo...

Iba a escribir un monton de cosas, pero voy a limitarme a un GRACIAS. Creo que necesitaba leer algo asi (:

Pau dijo...


Ana: :) me alegro que así haya sido!

Cameron: jaja, empezá a destaparlo, y vas a aprender a quererlo

Marits: Gracias! Y gracias por la enseñanza!

Daria: Lo escribí para recordarlo cada vez que sea necesario ;)

Natys: Esa es la idea, justamente, recordarlo! :)

Anónimo: Todo cuesta y lleva tiempo, pero vas a ver que todo pasa y todo se cura.

Je: :) me alegro que te haya hecho bien!

Besos
Pau