Martes de Agustín: El último round

(OK: Post super largo. Es el último de Agustín. Hasta yo me cansé de contar esta historia. Me imagino ustedes de leerla!!!)

Lo que siguió después de aquel mensaje ("Venite el fin de semana") fue una mezcla de malos entendidos, situaciones de mierda, y mails y chats que se fueron poniendo cada vez peor.
Agustín tenía la mala costumbre de mandar ese tipo de mensajes y después no contestar más. Desaparecer. Para volver al ataque a las semanas, o meses.

Al mismo tiempo, seguía con su relación y no planeaba ningún cambio en su vida. Yo no pedía que viniera a vivir a Bs.As. No pedía que me prometiera amor eterno. No pedía seguridades. Solo pedía que viniera un fin de semana a Bs.As. Que nos viéramos, habláramos, y pensáramos.
En medio de su constante histeriqueo, mis niveles de tolerancia fueron bajando y llegué a un punto en el que no soporté más que él siguiera jugando y divirtiéndose a costa mía.
Todo explotó un día en que me dijo, casi en tono de broma, que yo sería algo así como su amante.
El día después
Mensaje de texto: "Perdón por lo de ayer. Quiero tenerte..."
Respuesta: "Está todo bien, pero tenemos que aclarar algunas cosas"

Le mandé un mail super amigable, donde le decía lo que él había significado para mi, y cómo me sentía yo con respecto a nuestra relación. Le conté lo que yo sentí desde el primer momento en que lo . Fui honesta y abierta.

La Respuesta:(...) la verdad es que tu mail me hizo pensar mucho y sinceramente no sé que es lo que pasa entre nosotros, no pensé que vos te lo ibas a tomar así (...)(...) pensé que eramos buenos amigos y nunca me imaginé que estuvieras esperando algo mas de mí, siendo que sabés que estoy de novio (...)(..) Yo te quiero y mucho, y lo sabés porque sinó no estaría contestandote este mail, pero sinceramente no estoy en condiciones de jugarme por vos hoy (...)

A este mail, le siguió una charla por MSN donde yo le aclaré que yo no era ninguna loca que inventaba cosas. Que él me había mandado mensajes que significaban cosas, que no podía disponer así como así de los sentimientos de las otras personas. Él me dijo que yo había arruinado todo y que no quería hablar más del tema.

Al día siguiente le mandé un mail super cabrón.
(...) Bueno, obviamente necesito una nueva definición de amistad (...)(...) Yo no interprete cualquier cosa, yo no vi lo que quería ver. Vos me dijiste todas estas cosas, y ofendes terriblemente mi inteligencia tratando de hacerme ver como que yo alucine con algo que no existía (...)(...) Yo te dije que entonces, hasta que no viviéramos en la misma ciudad, era mejor no hablar mas del tema. Y vos insististe, y seguiste jodiendo (...)(...) Por otro lado, YA SE QUE ESTAS DE NOVIO. Y nunca te dije nada al respecto. Pero que conste y que quede bien clarito que en febrero vos me dijiste que no estabas de novio (...)(...) Obviamente, si por algo cague todo es por ser sincera. Vos, en cambio, no podés ni siquiera empezar a pensar en ser honesto, ni conmigo, ni con vos. (...)(...)Y que clase de novio es ese?? Pobre de la chica que esta a tu lado, que no se da cuenta de que no la querés como deberías ni la respetás como deberías (...)(...) espero realmente que algún día puedas ver las cosas desde mi punto de vista, y no desde el tuyo. Yo traté de ponerme en tu lugar, pero obviamente tenemos visiones de las cosas muy distintas. Desde lo que es ser amigos en adelante (...)

Y por un tiempito no volvimos a hablar. Nos cruzamos algunas veces en el MSN, me mandó un par de mensajes, pero yo ya no estaba dispuesta a bancarme su jueguito. Todo muy lindo, muy divertido, pero llega un momento en que no da. Porque una también tiene sentimientos, y las cosas duelen y pesan. Y el orgullo propio qué?? Según sus ideas, debería dejarlo tirado en un rincón, esperando a que se muera.

Pero vamos! Estamos hablando de Pau, acá. La misma masoquista que se bancó miles de forreadas más de una vez! Claro que no podemos dejar que termine triunfal, diciendo "Vos conmigo no jugás".

Y un buen día me llegó el mensaje tan esperado: "Te bancás que llegue mañana a las 8 de la mañana a tu casa? Estoy viajando hoy a la noche". Y qué podía decirle??? Yo, que estaba en lo de mis viejos en ese momento, corrí a mi depto. Limpié, lavé, cambié sábanas, toallas, ordené todo. Y después me ordené a mi misma. Me bañé, me depilé, me hice el brushing, y me fui a dormir pensando en que, finalmente, al día siguiente iba a verlo a Agustín, después de tanto tiempo sin vernos y de tanta cosa que había pasado. La última vez que nos habíamos visto había sido en febrero, y estábamos a octubre.

A las 7 de la mañana del día siguiente me levanté, me vestí, retoqué mi pelo y me dispuse a esperarlo. Vivo en Retiro, no podía demorar más de 10 minutos desde que se bajara del bondi hasta llegar a casa. Y el tiempo pasaba y ni señales. Y a las 8:30 llegó el mensaje: "Pau, al final me vinieron a buscar, me voy a San Isidro a trabajar. Si tengo tiempo, nos vemos mañana un ratito".

Me sentí la más estúpida, la más forreada, la más débil. Y le mandé un mensaje: "Vos me estás jodiendo? Yo soy una pelotuda. No aprendo más".

A los 5 minutos lo tenía en la puerta de mi casa. Cuando subió y abrí la puerta de mi depto, nos dimos un beso, y mientras entraba me dijo: "Pau, solo vine a tomar mates. No quiero agregar más confusión al tema".

Y fueron solo mates, y yo por dentro puteaba el maldito momento en el que se me había ocurrido limpiar el depto, depilarme y peinarme para él, porque, finalmente, seguía siendo la boluda de la historia.
Cuando se fue, una hora y media después, nos dimos otro beso, y me dijo, mirándome a los ojos (y escuchen esto por favor!!): "Qué rico olor que tenés, Pau. Olor a Vívere".

Cerré la puerta sabiendo que ahí se estaba muriendo todo. Que no tenía sentido seguir intentando que esta historia tan frustrada funcionara. Básicamente, porque ni él quería que funcione, ni yo soy tan boluda como para seguir enganchada con un tipo como él. Durante el resto del día me bombardeó a mensajes. Mensajes que iban desde "Ya te extraño", "Qué ricos tus mates" y "Qué ganas de quedarme con vos todo el día" hasta el final "Qué poco comunicativa que estás..." Ven? Cuando quiero, puedo.

Algunas veces nos volvimos a cruzar por el MSN. Siempre sale con algún comentario o alguna línea tira onda, pero la verdad es que perdí el interés. Me resulta demasiado obvio, demasiado revuelto, demasiado enfermo.

Hace un tiempo me mandó un mensaje:
A: "Tengo algo que contarte"
P: "O sos gay o estás embarazado"
A: "Estoy embarazado"
P: "Me alegro mucho por vos y te deseo lo mejor"

La hija que espera se va a llamar Paula y nace en unos meses. Naaah, mentira! Cómo le va a poner Paula??? Se va a llamar Ana. Y él parece estar feliz con este cambio en su vida.

Claro que su felicidad con su novia y su futura hija no impiden que, de vez en cuando, algún día colgado del mes, me mande un mensaje: "Como andás?" o un "Anoche soñé con vos..."

Menos mal que ya aprendí. Con histéricos como él, mejor... solo mates.

Comentarios

missseptiembre ha dicho que…
Al menos te sacaste las ganas. Y de paso aprendiste una lección, no?

Entradas populares