viernes, 18 de julio de 2008

Con I de IDIOTA

Recién volvía a casa. Caminaba por Paraguay y lo vi a I. que se acercaba con su novia. De repente, me miró y, en un movimiento muy extraño, la tapó a ella mientras pasaban al lado mío y me dió la espalda. Sin saludarme.

Así, 7 años junto a alguien se resumen en un empujón al pasar, un dar la espalda, y en ser un idiota.

Hoy, más que nunca, "como dos extraños".

4 comentarios:

PUH dijo...


Mario: jaja, dios... que horror!

Besos,
Pau

missseptiembre dijo...

No podés esperar más de él. Después de haberte cagado como te cagó...
Es asi Pau. Nada de lo que te haga ahora te puede sorprender.

PUH dijo...


missseptiembre: es que a mi la gente no para de sorprenderme, sabés??? es terrible!

Besos,
Pau

Anónimo dijo...

hay personas q no dejan de superarse.. en este caso la estupidez no tiene limite