Un domingo cualquiera

Doy vueltas en la cama, con los ojos cerrados. Me estoy despertando y soy conciente de eso. Quiero mirar la hora, para ver si es hora de levantarse o todavía es demasiado temprano. Doy un par de vueltas más, y me doy cuenta de que, una vez más, mis sábanas son un quilombo. Una de mis tres almohadas terminó en el piso, para variar. Soy un desastre durmiendo.

Finalmente, decido levantarme. Voy al baño, me miro en el espejo. El ojo izquierdo me está jodiendo demasiado. Malditos lentes de contacto. Me acomodo el pelo, como para no parecer una loca. Y de golpe, pienso en vos. Vos, en mi bañadera, diciendome "te jode si hago pis?". Y la imágen se me viene a la cabeza. Yo, sentada sobre la tapa del inodoro, medio en bolas, medio tapada, mirando cómo te bañás. Agarrás MI jabón, MI shampoo, y estás metido en MI bañadera. Mientras te bañás, me decís boludeces. Yo fumo un pucho mientras te miro. Tienta meterse en la bañadera con vos, pero no me invitaste.

Vos hablás y hablás y hablás (del temblor) y yo te miro, con una sonrisa a medias. Pienso en que te estás sacando todo lo mío del cuerpo tuyo. Y estás tan lindo... como siempre.

Afuera el mundo sigue. Y me doy cuenta de que estoy en el baño, sola, mirándome al espejo. Y vos no estás. Y no te estás bañanado. Y no estás haciendo pis en MI bañadera.

Comentarios

Entradas populares