Mi oculista y yo

El otro día fui a la oculista. La mina me "midió" los ojos con un aparatito ultramoderno (?) que tiene una casita al fondo de un caminito, y un cielo celeste celeste como el helado de crema del cielo (que nunca me gustó, dicho sea de paso).

Y después me sentó en un trono (al menos dejenmé sentirme una reina en el oculista) y me dió un parche negro para un ojo. "Yo no soy ninguna pirata!" le dije ofendida. "No, nena, es para que te tapes el ojo para la prueba". "Ah, ok, entonces si".

Y me fue pasando cuadraditos con letras, cada vez mas chiquitas las muy perras. Y yo, orgullosamente, iba diciendole en perfecto exámen: "Esa es una O! Esa es una X! Esa es una P! O una B? No, mejor una J... Ay, qué difícil! No hay un cuadradito más fácil??"

Y después me puso unos anteojos (que van delante de los ojos, vieron? Por eso, "ante - ojos". Ejem, Lau, no me olvido) y me puso unos lentes de distintas medidas delante de mis pobres ojos.

"Cuánto me dijiste que tenías de miopía?", me preguntó. "Yo no tengo nada de tu opía!" le respondí indignada. Primero me dice pirata y ahora me dice chorra???

Nada, que me puso de esos lentes con aumentos, hasta encontrar el que, supuestamente, medía lo necesario para mis necesidades. House estaría indignado. El paciente SIEMPRE miente. Cómo puede confiar la oftalmóloga (y acá nos ponemos científicos) en lo que yo digo??? Y si de golpe me pongo re heavy re jodida y mando fruta? Y ahí me di cuenta. La mina me estaba haciendo trampa.

"Me pone y me saca siempre el mismo aumento, para ver si le miento, seguro seguro. Pero yo no voy a caer en tus trampas", pensé, mientras ella se movía los lentes girándolos para un lado y para el otro, como si estuviera haciendo algo. "JA! A mi me querés hacer caer??? Nah."

Y le dije: "Pero ese es el mismo que me pusiste recién, no??". Me miró con cara de "no te soporto más, pendeja del orto" y me dijo "vos estás usando aumento de más por gusto".

Y así fue como entré al consultorio midiendo 1.75 de cada ojo, y salí con 0.50 del izquierdo mas un poquito de astigmatismo (no sé como se escribe y me da fiaca buscarlo) y 1.25 en el derecho. Pero no, señores! A mi no me van a engañar. Pienso seguir usando los lentes 1.75 de cada lado, porque yo, así como que me llamo como me llamo, no caigo en las trampas de las Houses oculistas.

Comentarios

Entradas populares