domingo, 11 de mayo de 2008

Yo te doy

Yo tengo para darte un par de sonrisas diarias, un oído atento, una palabra esperanzadora de vez en cuando y una carcajada tres veces por semana. Yo te puedo dar muchos abrazos, millones de besos, miles de noches despiertos.
Tengo reserva de ataques de celos, de peleas tontas, y de caprichos.
Puedo entregarte un lugar en mi cama, que es chiquita, pero si nos abrazamos es cómoda.
Te puedo cocinar todas las noches, y tomar algo con vos, mientras charlamos de nuestro día. No me pidas que te planche las camisas, porque no tengo plancha, pero si tuviera, te las plancharía con gusto.
También tengo para darte llantos, necesidades, y miradas que no podrás entender nunca. Planteos ridículos y pensamientos paralelos, que capaz no entiendas pero que te harán reir.
Tengo miles de mensajes y mails, que pueden ser tuyos, si vos querés. Tengo llamadas por hacer que pueden ser hechas a tu teléfono, si vos querés también, claro.
Puedo preocuparme por vos, ayudarte, acompañarte, y estar siempre que me necesites.
No puedo decirte que vaya a tener siempre una solución a tus problemas, pero puedo asegurarte que voy a tratar de ayudarte a solucionarlos, y en caso de que no podamos, escucharte y agarrarte la espalda si te caés.
Tengo un poco de indiferencia, de rutina, y de cansancio, que son parte del pack sin costo adicional.


Y vos, a cambio, que ofrecés?

(Gracias Martín por disparar lo último que necesitaba para completar este post, que no va dedicado a nadie en particular, sino a ese "alguien" que en algún momento se lo merecerá)

No hay comentarios: