Mi vida como espectadora de Lost

Lost y yo tenemos una relación particular. Nos conocimos cuando yo no estaba bien, y Lost supo darme horas y horas de distracción. Al principio fue mucho de golpe. Yo me asusté. Me tenía encadenada. Después, nos dimos cuenta de que era necesario darle aire a la relación y hacia el final de la segunda temporada, empezamos a distanciar un poco las visitas. La tercera temporada, finalmente, fue sana y valiosa.

Con la cuarta temporada, tuvimos una época en la que me aburrí, y una época en la que me sentí engañada. Sentí por momentos que se burlaba de mi. Cómo podía jugar así con mi mente? Y finalmente, hoy, llegamos a la final. Una final que mantuvo mi corazón latiendo a ritmo vertiginoso.

OK: Para aquellos que no vieron la final, les aviso que acá se las cago, así que no sigan leyendo!


Cómo van a llegar a encontrarse los 6 si están todos repartidos?? Qué pasa con los demás?? No! Sawyer! No saltes!!! Dios! snif snif. No! Jin no! Pero cómo puede ser que la isla desaparezca?? Y Desmond? Pará, Desmond no estaba con los 6. Y ese barco? Nah, dale! Penélope??? Ay! Lloro lloro... y Aaron... Aaron está bien. Locke, sonriendo ante su nuevo pueblo dispuesto a seguirlo (que poco te quiero Locke!). Y finalmente, el final finalisimo: Jack (borracho y todo te quiero) y el cajón. Tiene que ser Ben el muerto. Pero no! Ben está ahí atrás! Y entonces? Quién es??? Maldita cámara! Faltan dos segundos para que termine el capítulo! Decime que no me van a dejar ahí, dale! Movete más rápido (mientras me levanto del futón y levanto la cabeza como si eso fuera a ayudarme a ver adentro del cajón aunque la cámara no lo muestre) y... DIOS! John!? JOHN????? y se me llenan los ojos de lágrimas, y me quedo mirando la pantalla ya en negro. No entiendo nada...

Comentarios

Entradas populares