miércoles, 16 de abril de 2008

Tan obvia...

A veces me siento tan obvia. Pero excesivamente obvia.


Me pasa cuando estoy hablando con alguien, una amiga por ejemplo. Y le estoy contando algo que me pasa, y me doy cuenta de que no necesito seguir explicando y contando porque es bastante obvio lo que me pasa.


Me siento como si fuera transparente. Siento que no es necesario que agregue nada a lo ya dicho, porque el otro me ve, me ve tal como soy, con todo lo que pienso y siento.


Y no sé si está bueno o no... Porque, por un lado, está bueno que el otro me entienda y comprenda lo que me pasa. Pero por otro lado, me gusta hablar sobre mis sentimientos.


Entonces... no sé si callarme y asumir que el otro entendió, o ser redundante y hablar sobre lo que no es absolutamente "necesario" hablar.


Creo que necesito una psicóloga...

No hay comentarios: