Hasta el caracú

Hoy me sentí rara todo el día. Y no sabía cómo definirlo. Es algo que vengo sintiendo hace rato, y hasta recién, no supe cómo describirlo.



Hasta recién, digo, porque ya sé lo que me pasa: Estoy HASTIADA. Si, así, como se lee. Has-tia-da. No un poco molesta, no un poco cansada, no un poco indiferente (aunque estas tres también). Hastiada.



hastío.

(Del latín fastidĭum).

1. m. Repugnancia a la comida.

2. m. disgusto

(‖ tedio).


disgusto.

(De disgustar).

1. m. Sentimiento,

pesadumbre e inquietud causados por un accidente o una contrariedad.

2. m. Fastidio, tedio o enfado que causa alguien o algo.

3. m. Encuentro enfadoso con alguien, disputa o diferencia.

4. m. Desazón, desabrimiento causado en el paladar por una comida o

bebida.


a ~.

1. loc. adv.

De mala gana, incómodamente.
Estoy hastiada de mi familia. Me llaman, me invitan, me buscan, y yo no tengo ganas.

Estoy hastiada de mi trabajo. Ni falta hace que me explaye sobre esto.

Estoy hastiada de la gente, que no deja de tener reacciones que no termino de comprender.



Nada me interesa lo suficiente, nada me hace reír espontáneamente, nada me complace.

Diganle falta de sexo, yo le digo hastío (o falta de coca).-

Comentarios

Entradas populares