El día que dejé de creer en el amor I

Lo conocí hace nueve años, vía ICQ. Eran otras esas épocas de Internet. Lo busqué por su nombre, y encontré 3: dos desconectados, y él, online. Siempre me gustó ese nombre pero jamás pensé que un simple capricho por un nombre fuera a convertirse en la persona que me cambió la vida, primero para bien y luego para mal.

Él estaba "ocupado" y no podía hablar, y me lo dijo de una forma muy antipática. Yo pensé: "Andá a cagar". Pero rápidamente él me dijo: "Si querés, agregame y charlamos otro día". Quedó perdido, ahí, entre los pocos desconocidos que tenía en mi lista del ICQ.

Durante los siguientes tres meses, charlamos (o chateamos) constantemente. Era difícil conseguir la PC en casa, recién teníamos Internet, y eramos 5 hermanos más 2 padres, todos queriendo saber qué era esa cosa nueva, prácticamente desconocida para nosotros de "LA Internet". Sin embargo, de alguna manera establecimos un sistema, y charlábamos por horas.
Por esa época, tampoco era re común tener una cámara digital, ni un scanner. Aunque, claro, él pidió foto. Yo tenía una y se la mandé. Él no tenía.

Durante semanas chateamos, hasta que yo le planteé la posibilidad de hablar por teléfono. Eso de tener que pelear día a día con mis hermanos para conseguir unas horas conectada, me cansaba bastante. Por alguna razón, él esquivaba el momento de la charla telefónica. Claro, después entendí muchas cosas. Tampoco surgió de él la idea de conocernos. Sus inseguridades, supongo, jugaban un papel importante, y a pesar de que, después de meses de hablar vía ICQ, ya nos habíamos contado vida y obra, había cosas que él no me contaba. (Alerta atrasada: Pau!! Tendrías que haberte dado cuenta desde el principio!!)

Él andaba con el corazón roto. Una cordobeza le había dado sus primeros abrazos, para después patearlo por la espalda, obviamente vía mail. Un año de viajes, relaciones carnales intensas y la inmadurez de dos niños de 18 años conociéndose no alcanzaron para que su relación se mantuviera en pie.

Y así me conoció a mi, que venía de 3 años de sequía y una necesidad de levantar la cabeza después de tanto desprendimiento, tanto dolor, desarraigada de todos lados y sin encontrar mi lugar en esta ciudad, mucho menos en mi vida.

Finalmente, decidió conocerme. Yo le dí su tiempo, y su lugar, y finalmente me dijo: "Pau, quiero conocerte."

El día que nos conocimos, antes de salir de casa, le dije a mi amiga, la "Gata Flora": "Es este, o no es ninguno".

Nos encontramos en el Paseo Alcorta, en la terraza. La cita era a las tres de la tarde. Llegué en tiempo, como siempre, y me senté al solazo de diciembre, sin saber qué esperar. Todas las referencias que me había dado (había que chequear datos, asegurarme que no era un psico y demás) no estaban relacionadas con su aspecto físico, que apenas si había descripto en alguno de los chat del comienzo. No era un tema que me preocupara, o al menos no tanto como: "Y cómo lo reconozco?" Claro, él tenía mi foto, pero todos sabemos que una foto no necesariamente es representación fiel de la realidad.

La mesa, de metal, ardía por el sol, y hacía mucho calor. Yo miraba hacia la puerta, esperando el momento en que alguien apareciera por ahí, él, mirándome y diciéndome: "Yo soy I."
Y finalmente apareció, con una sonrisa y seguro de sí mismo... Caminó, con esos pasos rápidos que tan bien llegué a conocer después, hacia mi y me saludó. "Vamos adentro?" me dijo, y yo, intimidada y totalmente cohibida, le dije que sí, que el sol quemaba, que las sillas y las mesas ardían y que sí, que mejor adentro.

(Continuará)

Comentarios

Thiago ha dicho que…
¡Posteame YA el resto!

¬¬
yasequeestoyloca ha dicho que…
yyyyyyyyyyyy????????????
Rosario ha dicho que…
No me hagas esto por favor, conta!
No soy yo, sos vos ha dicho que…

A los tres: aguanten un cachooo!! jeje No quería saturarlos con 7 años de golpe!! :P

Mery ha dicho que…
Ahhhhhhh por ahí viene la cosa... Igual no me podés dejar esa intrigaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
Besos!!!
*Mery*
Desafiando_CE ha dicho que…
Que lindo comenzo esa historia epica Pau!
Pese a conocerte hace tiempo nunca supe como habian sido los comienzos...

Para mi, más alla del final, que algunos ya sabemos, es una hermosa historia porque seguramente te dejo millones de recuerdos lindos... Aunque quizás los malos se cotizan más.

NO PODES DEJARNOS ASIIIIIIIII, segui contando!!!! (No tenes excusas de que no hay plata, no hay maquina en el ciber, ya cerro, etc, etc, etc...)
Mhi ha dicho que…
los mataste a todos con la intriga pau!! bian ahi, sabes como hacer que sigan leyendo..muejejeje
No soy yo, sos vos ha dicho que…

Mery: Y la cosa tiene para rato...

Ce: todo empieza en algun lugar... Y si, buenos recuerdos, y no cotizan mas los malos, pero es una cuestion de distancia en el tiempo...

Mhi: jajaja :) No era la intencion, pero me di cuenta mientras escribía que daba para mucho, demasiado, y no busco saturar con tanta cosa de golpe.

besos
Pau
rck ha dicho que…
Yo los findes me tomo vacaciones de blog, así que recién entro y ya tengo 3 capítulos, je.

Que épocas las del icq, la florcita, ese ruidito cuando te llegaba un msj, acordarte ese número interminable para dárselo a los demás. Y ni hablar de la internet diap up, también con su ruidito cuando se conectaba. En mi casa somos 4 hermanos y las peleas también eran mortales, mas que nada porque había una cantidad de hs de internet que se podían usar (si nos pasabamos del plan mi viejo nos mataba, jaja).
No soy yo, sos vos ha dicho que…

RCK: jaja, guarda que te vas a empachar! Y si, AGUANTE EL ICQ!! Justo le decia a alguien ayer que mi numero de ICQ me lo se como el del DNI! Que complicado que era!! Pero que lindo!! :)
(Y nosotros no teniamos problemas con el tiempo de conexion porque teniamos fibertel, pero igual, eran eternas las peleas por "quien sigue?")

Besos
Pau

Entradas populares