domingo, 30 de septiembre de 2007

El día que dejé de creer en el amor VII (Part II)

Empezamos el 2007 juntos. Juntos pero no solos. Fui invitada, por su familia, a pasar la primera semana del 2007 en Mar Azul y, antes que nada, fuimos los dos felices de la vida. Fue una semana complicada, más que nada por la convivencia y por las diferencias en el estilo de vida. Diferencias, principalmente, entre su familia y la mía, no entre él y yo.

Por otro lado, nuestro casamiento era tema más que omnipresente, y su hermana (más grande, soltera, etc) se encargaba de hacernos sentir totalmente estúpidos cada vez que hablábamos del tema. Es difícil de explicar y largo, más que nada, por ende, otro día les cuento de la relación amor-odio con mi ex cuñada.

A la semana volvimos a Bs.As. con una tensión sexual tremenda (imaginen lo limitado de nuestra privacidad conviviendo 5 personas en una casa que sólo tenía un cuarto, y compartiendo una especie de lugar común con tres camas, donde dormíamos I., su hermana y yo). Por suerte, sus viejos se quedaban una semana más en Mar Azul, con lo que tuvimos el depto de I. por una semana para nosotros dos. Mis viejos también de viaje, digamos que teníamos vía libre para movernos cómodamente sin tener que dar explicaciones de ningún tipo (recuerden que todavía vivía con mis viejos y debía, al menos, avisar si volvía a mi casa o no).

Enero pasó volando, y la última semana del mes todo comenzó a decaer. Si me preguntaran qué fue lo que pasó, mi respuesta sería un simple: NO SE!

Él empezó a alejarse de mi, lo sentía raro. No me buscaba, no me abrazaba, no era cariñoso conmigo. Y todo de la noche a la mañana. Y yo percibí que algo no andaba bien. Y un viernes, cuando nos estábamos despidiendo, le dije:

- I., estás seguro de que te querés casar conmigo?

No sé de donde salió esa pregunta. No la había pensado previamente, y no tenía dudas al respecto, hasta que se la dije. Y él, rápido, me miró y me dijo:

- No... Pero no quiero que te preocupes. Está todo bien. Mañana hablamos. Por favor, no te hagas la cabeza.

Que no me haga la cabeza? Ja! Mi novio me acababa de decir que no estaba seguro de querer casarse conmigo. Y yo no tenía que hacerme la cabeza!

Al día siguiente, nos sentamos a hablar.

- Son miedos, los lógicos, Pau. No te preocupes. No es algo que tenga que ver con lo que yo siento por vos. Yo estoy seguro de que te amo, y quiero estar con vos.

- Si son miedos, yo lo entiendo. Yo también tengo miedos. Pero si son dudas... Yo lo único que te pido es que, aunque sea el mismo día del casamiento, si no estás seguro, si tenés dudas, me lo digas. Yo no quiero casarme con vos si vos no estás seguro. No es tu vida nada más. Es la mía también.

Y después de un poco más de charla, me quedé tranquila. Pero la tranquilidad no duró mucho, porque a los días estaba todo raro, rarísimo, de nuevo. No puedo describir qué era raro. Se sentía mal, algo no funcionaba. Y tuvimos una nueva charla.

- No estoy seguro de casarme, Pau. Pero tengo miedo de que, si cancelamos el casamiento, vos no quieras seguir conmigo.

- Tomate un tiempo, I. Pensalo. Hace siete años que estamos juntos. Si a esta altura vos no sabés si querés estar conmigo o no, entonces no creo que nunca vayas a estarlo. Tenemos 28 años, no somos dos nenes. Tomate un tiempo... Y cuando sepas lo que querés, llamame y hablamos.

Y pasó una semana y no supe nada de él. Ni por teléfono, ni por mail, ni por msn, ni de ninguna forma él se acercó a mi. Y pasada una semana, yo ya no sabía qué hacer. Y me parecía que era bastante obvia la respuesta: "Si, Pau, claro que quiero casarme con vos, claro que todavía te amo, claro que sos la futura madre de mis hijos! Cómo pudiste dudarlo por un segundo?? Ay, Pau! Soy yo, I.!! No aparecí en toda la semana porque estaba buscando por todo Bs.As. el mejor regalo y reservando lugar en el mejor restaurante, para que cuando nos volviéramos a ver, pudiera compensarte de alguna forma por hacerte pasar toda esta semana tan fea que pasaste."

Pero esa no fue su respuesta. A la semana, un lunes 5 de febrero, después de no hablar con él por días, y sin saber si estaba vivo o muerto (bah, en realidad sabía, porque una de mis mejores amigas trabaja con él, pero no vamos sacarle dramatismo a la historia, no?? je), decidí que ya era suficiente, y lo llamé.

- Me parece que tendríamos que juntarnos a hablar, no?

- Ok, hoy voy por tu casa...

Y vino. Y hablamos.

- Te escucho, I.

- No, yo te escucho a vos. Vos sos la que quería hablar (Puede ser tan pendejo????)

- Me parece que acá el que tiene algo para decir sos vos, I....

- Mirá, Pau... Estuve pensando. Yo no estoy seguro de casarnos. No dudo de lo que siento por vos. No es algo de ahora. Pero estuve pensando en todos estos siete años y hubo muchas cosas que me molestaron y no me di cuenta hasta ahora (perdón??????????). Y nunca te dije nada, pero ahora esas cosas me molestan. Y yo ahora te amo, pero todo lo que no te dije durante estos siete años, me hacen dudar de que vos seas la persona con la que me tengo que casar. Y no me parece justo que sigamos juntos, no por vos, sino por mi. Es mi vida también y yo quiero ser feliz.

Mientras escuchaba toda esta sarta de pelotudeces, yo no podía más que mirarlo y llorar, pero lloraba con ese llanto raro, mezcla de bronca, miedo, dolor... No entendía nada de lo que él me estaba diciendo. No me entraba nada de lo que él trataba de explicar. No había explicación posible para lo que él estaba haciendo!!!

- Conociste a alguien, I.?

- No...

- Y estás enamorado de mi?

- Si...

- No te entiendo I.!

- Yo tampoco me entiendo!!!

Y los dos lloramos, mucho tiempo, y nos abrazamos, y nos odiamos y volvimos a llorar. Y yo le dije, desde el fondo de mi ser despechado:

- Te estás equivocando I.

- Ya lo sé, pero no me queda opción, Pau...

- Te vas a arrepentir...

- Puede ser...

- Y cuando te arrepientas, vas a mirar para atrás y te vas a dar cuenta, y vas a querer volver, pero yo no voy a estar esperándote, sabelo...

- Es un riesgo que tengo que correr.

Y así, tan simplemente, se fue. Y me dejó sola. Y yo sentí que me moría. Del dolor, de la bronca, de la humillación, de sentir que, si él, después de siete años de estar a mi lado, no me quería, si no quería casarse conmigo, entonces, quién iba a querer???

Y ese, ese... fue el día que dejé de creer en el amor. Claro que la historia no terminó ahí. Él no podría haberse ido de mi vida así tan fácil. No. De alguna forma, tenía que cagarme más todavía, tenía que generar más dolor todavía. Y durante cuatro largos meses, mi vida se convirtió en una humillación constante. En un rebajarme hasta lo más despreciable, en buscar todas las armas posibles, para recuperarlo (?), para vengarme (?), para olvidarme. Pero esa... Esa es otra historia. Solo un detalle para que se imaginen: vieron que yo me fui a vivir sola? Él se enteró, claro. Y que hizo? Se fue a vivir solo también. Y a donde se fue a vivir? A LA VUELTA DE MI DEPTO!!!!! (De ahí en más, imaginense el resto!)

Madre hay una sola

- Ay, Pau, tenés que teñirte esas raíces...
- Ma, no está tan mal!!
- Si, Pau. Yo no soy de hincharte con esas cosas. Pero te abarata!!!
- Ma, yo soy barata!!
- No, Pau. Que te quieras hacer la barata es otra cosa!


Y fui y me teñí el pelo...
(Me falta el segundo paso y vuelvo a ser la rubia que solía ser)


"updaite": Comentario post tintura: "Ahora sí sos una chica fina". Amo a mi vieja :)

sábado, 29 de septiembre de 2007

Antes y después


Dado que en los últimos post lo único que hice fue hablar de mi "traumática" ruptura (ya viene la última parte), y para aclarar mi estado actual, les dejo estas dos fotos, a fin de que entiendan mi estado hace 4 meses y mi estado actual. Es el mismo lugar, desde una perspectiva diferente (de hecho, es desde el otro lado del camino), y con colores totalmente distintos. (Se entiende? :P)

Tengan un buen fin de semana todos! Aprovechen que empezó la temporada de javas!!

viernes, 28 de septiembre de 2007

El día que dejé de creer en el amor VII (PART I)

(Lo de Part I fue sugerido por Sebas, en relación a Kill Bill. Tiene lógica, no?)



Antes de contar el final real de la historia, tengo que volver un año atrás (ahora ya dos años atrás) y contarles un episodio que modificó terriblemente mi relación con I.



Estábamos en octubre de 2005. Nuestra relación, como nunca quizá, marchaba sobre ruedas y los dos habíamos encontrado un estado de "paz interior" en la pareja. Los casi 6 años, a ese momento, de conocernos, querernos, compartir una vida (nacimientos, casamientos, muertes) nos había llevado a un momento de bastante tranquilidad y comodidad con el otro.



Y un día la bomba explotó. Entré a sus mails, buscando algo que él me había pedido (en realidad no, pero bueno... yo soy la buena en esta historia) y, entre los mails enviados, encontré uno que me llamó la atención. Debo aclarar que no solía entrar a sus mails, y de hecho las contraseñas de todas sus cuentas me las había dado él, y él sabía las contraseñas de todas las mías. Yo no tenía nada que esconder, y pensaba que él tampoco. Vieron que uno siempre dice: "No son todos iguales, mi novio/marido/pareja JAMÁS me metería los cuernos"?? Bueno, yo era de esas ilusas que iba por la vida defendiendo a capa y espada a I. Yo juraba, entregaba mi vida, por I. y su fidelidad. "I. meterme los cuernos? Nah! Ni ahí."



Y en ese estado de total confianza en él, encontré dos mails, los dos enviados un año atrás. Y abrí los mails y no entendí nada. El mail estaba escrito para mi. Decía algo así como:



"Hola Pioji! Como estas? Te extrañé mucho el fin de semana! Yo también tengo muchas ganas de verte! No te llamé ni mandé mails porque estuve con placas en la garganta y no puedo ni hablar. Estaba con fiebre y bla bla bla (y así por unos cuantos renglones más)"



Yo, leyendo el mail, lo primero que pensé fue: "Este mail nunca me lo mandó!" Y después: "Pero I. nunca estuvo enfermo!" (no se enferma nunca, pero nunca, eh?). Y después "Pero nunca pasamos un fin de semana sin hablar al menos!". Y después: "Pero esa dirección no es la mía!". Y después: "Pero Pioji soy yo!". Y después, finalmente: "Pero... pero... no puede ser!".



Y llamé a mi amiga, llorando, sin poder creer lo que estaba pasando. "No puede ser, no puede ser, no puede ser, no puede ser..." Era todo lo que podía decir. No tenía fuerzas ni ganas ni forma de hacerle entender a mi amiga lo que me estaba pasando. Y mi amiga corrió a mi casa. Y durante horas, lloré y lloré, sin saber bien qué hacer, cómo moverme, cómo iba a poder mirarlo de nuevo a la cara y no escupirlo, y no odiarlo.



Lo primero que pensé fue: "No le hablo nunca más, no quiero verlo, no quiero nada, quiero que desaparezca para siempre de mi vida". Muy dramático lo mío, pero realmente sentía asco, sentía bronca, sentía odio.


Después pensé: "No. No la va a sacar tan barata. Y no me va a dejar tranquila hasta que le expliqué por qué nunca más quiero volver a verle la cara."



Y lo llamé:

- Podés venir a casa?

- Estoy muerto, Pau. Recién llego de jugar al fútbol.

- Es la única oportunidad que vas a tener para defenderte. Venís o te olvidás de mi para siempre.



Y así vino, todo transpirado por el fútbol, con un olor tan de él, y con una cara de miedo que no había forma de taparla.


- Que pasa Pau?

- Tenés algo que quieras contarme?

- No, Pau, nada... Que pasa?

- Estás seguro?

- Si, no sé de qué me estás hablando...

- Entonces, explicame esto...


Y con cara de nada, le dí una copia impresa del mail fatídico. No hay forma de describir todos los colores que pasaron por su cara. No hay forma de explicarles cómo se notaba en el aire su miedo, su "estoy muerto, no hay forma de remontar esto".



Y durante la siguiente media hora me dediqué a putearlo, con todas las fuerzas, con toda la bronca, como nunca, en esos 6 años de relación, lo había puteado. Nunca salieron de mi boca palabras tan hirientes, hacia él o hacia otra persona. Le dije cosas que mucho tiempo después dolieron, y de las que, incluso yo, me arrepentí. Y le dije que nunca más quería volver a verlo. Que pocas veces me habían decepcionado de esta forma. Que no había manera de que pudiera perdonarlo algún día. Que no me buscara, que no me llamara, que no apareciera. (Todo esto en medio de llantos, y de gritos (a nivel Pau, que es bastante bajo). Y claro, al día siguiente tenía un mail: "Una sola cosa" de subject. Y les pego el mail...



"Hola, se que no queres que te escriba y no lo voy a hacer, pero tambien se que mucho de lo que me dijiste ayer fue con bronca, con odio y enojo y se que me lo merezco tambien. Tenes toda la razon en todo lo que dijiste y se que meti la pata muy mal, pero creeme que no paso de eso, fue un error gravisimo que cometi y del cual me arrepiento y me voy a arrepentir toda mi vida.
Te pido que pienses bien porque se que por mas que me dijiste muchas cosas por el simple hecho de herirme, yo se que en el fondo me queres y sentis algo por mi. Quiero que sepas que no puedo vivir sin vos y no pienso en mi vida si no estas vos. Quiero que te tomes el tiempo que sea, yo no voy a tomar mas contacto con vos, pero quiero que realmente lo pienses porque me duele pensar que estamos tirando 6 años asi como asi y todo lo que tanto vos como yo pensamos que queriamos. Vivimos los momentos mas felices de nuestras vidas juntos y a pesar de que te lastime y lo admito sin excusas para darte, solo te pido que lo recapacites, porque yo te juro que me arrepiento y que no hay manera de pedirte perdon por lo que hice, solo diciendote que aprendí mucho del error y si pudiera volver atras y deshacerlo lo haria, pero no puedo.
Solo quiero que sepas eso.
Nada mas, esto es lo ultimo que te escribo y que espero lo leas.
I."



Y yo no dí el brazo a torcer. Y durante los siguientes dos meses me dediqué a ignorarlo, y evitar cualquier tipo de contacto. Y toda esa bronca, esos nervios, ese dolor, se transformaron en un ataque a la vesícula que terminó conmigo internada durante un mes. Y bajé 10 kg en ese mes, y estaba débil, y no podía comer, ni siquiera tomar agua! Y no podía levantarme de la cama del sanatorio sin la ayuda de mi vieja. Y ella me acompañaba al baño, me bañaba, me ayudaba a vestirme. Porque yo no podía mantenerme en pie. Y sé que esto suena demasiado dramático para ser cierto, pero les juro que es cierto. Fue así. Tanto me dolía el "alma" que mi cuerpo se resintió y reaccionó tirándome en una cama de hospital por un mes.



Y estaba en ese estado, totalmente depresiva, y triste, y débil... Y él apareció un día por la puerta de mi cuarto. Casi con miedo. Y se acercó a mi cama. Y me miró. Y nos miramos por un rato. Y no tuve mas fuerzas para decirle que no. Y ya no pude mantenerme en mi estado de bronca. Y volvimos a estar juntos. Y decidimos pelearla, de alguna forma...



El 10 de diciembre de 2005 terminamos de "sellar" nuestra reconciliación en el casamiento de unos amigos. A las 6 de la mañana, bailando en medio de la pista (yo apenas si podía moverme, pero eran lentos je), nos dimos un beso cuasi eterno. Y cuando nos separamos, teníamos a nuestros amigos al rededor, aplaudiéndonos.



Perdón por desviarme en el final, pero era importante contarles esto. Pueden pensar que fui una tonta al "aceptarlo" de nuevo, que "Once a cheater, always a cheater", y todo lo demás... Pero yo estaba enamorada... Esto fue un año antes de que contáramos que nos casábamos. A esa altura ya estabamos recompuestos (o al menos yo creía eso) y yo creía que las cosas habían vuelto a la normalidad.

jueves, 27 de septiembre de 2007

El día que dejé de creer en el amor VI

A ver si me entienden: quiero que tomen consciencia real y cabal de lo que era mi relación con I. para que puedan comprender realmente lo que significó el final.

Yo para él era todo. Y no exagero. Era TODO. Era tanto que hasta asfixiaba, y llegué a pedirle que relajara un poco, porque me estaba agobiando con tanto. Yo era la luz de sus ojos, la persona que él quería a su lado por el resto de su vida. Yo era la razón por la que él cada día se levantaba de la cama. Vivía en su mente mañana, tarde y noche.

Bastaba que yo abriera mi boca, para decir, por ejemplo: Tengo ganas de x, y al día siguiente tenía x en mis manos. Odiaba a Harry Potter, y no se enojó ni un poco cuando, solo por acompañarme a ver la segunda de las películas, fuimos y me quedé dormida el 50% del tiempo. Y él se limitaba a abrazarme en el cine, y hacerme mimitos en el pelo, para que durmiera mas relajada todavía.

No se enojaba cuando, cursando el último año de facultad, yo vivía solo para trabajar (doce horas por día) y salía de ahí para meterme en la facu, y salía de ahí para seguir estudiando. Y nos veíamos quince minutos y yo me quedaba dormida en sus brazos.

Nuestra vida sexual maduró a medida que pasaron los años. Y aprendimos a querernos también desde ese lado. Y a dejar atrás los prejuicios, los miedos, los mandatos familiares. No voy a contarles detalles íntimos, pero solo quiero que quede claro que en ese sentido no tuvimos grandes problemas, y que la pasábamos muy bien.

Juntos nos rebelamos contra nuestras familias y nos fuimos una semana al sur. Y no se enojó cuando andrés decidió venir conmigo (si es que me entienden).

No digo que nuestra pareja haya sido perfecta. Teníamos miles, millones de carencias. Pero logramos generar entre nosotros una complicidad, una química, un "nos entendemos con sólo mirarnos" que pocas veces logré con otra persona. Y, aunque muchos dicen lograr eso con sus parejas, no todos lo logran, y nosotros lo logramos.

Yo aprendí a aceptarlo como es. A quererlo como es, con todos sus defectos, y con todas sus virtudes (que eran muchas y más y mejores que sus defectos). Y él aprendió lo mismo. Entendió que el amor no es color de rosa, que hay momentos en que las cosas no están bien, y que todo se soluciona hablando y teniendo paciencia. Sin embargo, se olvidó de una lección importante: los problemas, para poder solucionarlos, hay que plantearlos. Y como él nunca tuvo eso de sentarse en frente mio y decirme: Pau, me molesta esto... Pau, me pasa esto... Etc.etc. siempre era yo la que tenía que plantear los temas, llevarlos adelante, adivinar que algo no andaba bien, y demás. Pero, yo creía, eso era parte de aceptar al otro, de entender que no todos son como a uno le gustaría que sean, y aprendí a vivir con eso también.

En conclusión, digamos que nuestra pareja era estable, nos queríamos, nos "amábamos" (si es que existe eso), estábamos enamorados uno del otro, nos respetábamos muchísimo, nos reíamos juntos y ambos nos veíamos como futuros padres de nuestros hijos. Era así de simple y así de gigante lo que nos pasaba.

Y pasaron 6 años de noviazgo, con sus intermitencias, y sus problemas, pero pasaron y seguíamos juntos. Y cada día yo estaba más enamorada de él, cada día dependía más de él, cada día sentía que, si él no estaba al lado mío, me faltaba un pedazo de carne, una mitad de mi cuerpo y mi mente (aunque suene a un cliché es así! Así se siente!). Y un día, tirados en el sillón de mis viejos, hablando de la vida y de nosotros, los dos dijimos, casi naturalmente: "Estamos cansados de separarnos cada noche para irnos a dormir cada uno a su cama. Y si nos casamos? Cuando? De acá a un año? Llegamos con la guita? Si, llegamos. Y bueno. Y dale. Y listo: el xx/xx/xx nos casamos".

Durante los dos primeros meses guardamos nuestro "secreto". Nos dedicamos a hacer cuentas, a visitar lugares, a calcular cuánta gente queríamos invitar, a cuánta gente tendríamos que dejar afuera, a resolver pequeños detalles (o grandes detalles, aunque sea contradictorio) de nuestro casamiento. Y fuimos felices. Y un día me dijo: "Pau, quiero que le contemos a todos. Quiero que todos sepan que nos vamos a casar."

Y primero en mi casa y después en la de él, les dijimos: "Lamentamos informarles que en febrero del 2008 no se pueden ir de vacaciones." Y todos preguntaban: "Por qué?". "Porque nos casamos!!" Y vimos lágrimas de alegría y emoción en mi familia y en la de él, particularmente. Su vieja estaba en su gloria. Finalmente, con el tiempo, llegó a quererme y me agradeció por aceptarlo a I. como el futuro padre de mis hijos, por hacerlo feliz, por quererlo y querer casarme con él. Nuestros amigos también recibieron la noticia con alegría, aunque ya sabían que en cualquier momento se venía. Y empezamos a planificar algo que, según lo que pensábamos, sería uno de los días más felices, para nosotros dos al menos.

Y la alegría, y la felicidad, y todo ese jolgorio de la organización de un casamiento duró poco. En diciembre contamos que nos casábamos, en febrero tuve que decir a todos aquellos que antes me felicitaban por mi casamiento, que no... que no me casaba nada... que él, I., no se quería casar conmigo.

Lo que pasó entre diciembre y febrero... eso queda para el último post... :P

miércoles, 26 de septiembre de 2007

Jefe jeropa II

YO (explicandole a una compañera como se cierran los precintos): "Mirá, tenés que agarrar de acá y tirar así, ves? No es difícil, pero tenés que tirar con fuerza"

Mi jefe (totalmente colgado): "Vos sí que sabés tirar, no?" (con carita complice).

Juro que si un día de estos muere asesinado, yo (no) fui

A juicio!!!

Situación: Llamada via cédula judicial a declarar en juicio "blablabla C/ blablabla S/ blablabla".-


Personajes: La "escribiente" (o sea, yo) y la Sra. Secretaria del Juzgado.-


Diálogo:


Sec: Señora, digame su edad

Esc: mmm es necesario? jeje 28

Sec: Estado civil?

Esc: mmm de vuelta, es necesario???

Sec: Si (muy seria)

Esc: Soltera!!!!!!!

Sec: Entonces lo de señora es una mera formalidad, no? je je je (sonrisa socarrona)


Pau piensa: Vieja de "#!$##$!!! Mera formalidad??? Te voy a mandar a Vicky!

martes, 25 de septiembre de 2007

Mi tema del momento

"Un día perfecto" de Estelares.

Cual es el tuyo? (Necesito renovar mi mp3 urgente!!! Ayuda!!! :P)

lunes, 24 de septiembre de 2007

Buscar: "hombre"+"olvidar"

Viendo las búsquedas que más llevan a este blog, me dí cuenta que n°1 está esta, la del título, y sus variantes de: "quiero olvidar a un hombre", "necesito olvidarme", "como olvidar a un hombre", etc. etc. etc.

A raíz de esto, pienso: Que triste! Que necesitados estamos de soluciones mágicas! En qué momento se le ocurre a alguien que, solo haciendo una búsqueda en Google, va a llegar a la fórmula perfecta para olvidarse de sus penas de amor?

Y pienso en mi, en cómo hice yo para olvidarme. Claro, ya les conté un poco de mi proceso de humillación hasta llegar al límite, pero creo que en realidad todos sabemos que en ese post lo que hice fue tomarme con humor una situación que me estaba agobiando.

Y si tengo que pensar cómo hice, realmente no tengo respuesta. Salvo una: el tiempo. Parece una frase totalmente hecha, y es cierto, lo es, pero "el tiempo todo lo cura". Salvo por un detalle... el tiempo cura pero no olvida!!

Y ayer, hablando con un amigo sobre el tema del olvido, y demás, entendí algo. El problema no está en olvidar o nó. El problema está en aceptar ese vacío que dejó la otra persona y aceptar que es algo que quedó en el pasado. Y que nunca, nadie, va a poder llenar "ese" lugar en particular que antes llenaba el ex, aunque llene otros (quizá muchos más y distintos y mejores). Y aceptar que, como le dije a mi amigo, nadie es imprescindible, pero todos somos "necesariamente" únicos e irrepetibles.

Por ende, tal vez, la respuesta no está en olvidar, sino en aceptar. Y seguir adelante. Y con el tiempo, los sentimientos cambian, maduran y llevan de mejor manera.

sábado, 22 de septiembre de 2007

El día que dejé de creer en el amor V

(Ya está resuelto: como fueron 7 años, serán 7 post en total... A ver si me sale!! :P)


Para aquellos que les dá fiaca leer todo, les pongo en negrita cosas importantes, para que sólo lean eso y después comenten como si hubieran leído todo! :P


Ya les dije antes que nuestra relación era bastante normal y apacible. Los años pasaron rápido y, más allá de las crisis "anuales" que yo tenía, basadas en mis dudas existenciales (Será él? Y si es otro? Y si...?), tuvimos una relación que, ante los ojos de todo el mundo, si no perfecta, era bastante aceptable.


Pensando el pasado con visión de futuro, hubo ciertas situaciones que tal vez debieron ser disparadores de señales de alarma, que en el momento yo no vi, o no quise ver. Todos dicen "el amor es ciego", pero además es estúpido, necio, inseguro y necesitado.


Ya en el primer año de noviazgo, la mentira fácil y rutinaria fue algo palpable en I. Un día, sentada en su PC, mientras él se bañaba, me dejó su ICQ abierto. Claro, la ex todavía seguía en su lista, y claro... la curiosidad pudo más. Y claro, allá fui, a ver de qué hablaban, si hablaban, y cómo hablaban!


- Como anda mi porteñito favorito?

- Y como anda mi cordobeza de mi corazón?


Puaj! Tanta salamería junta! Y con fecha reciente! Imaginen el escándalo! Desde Junin y Peña se escucharon mis gritos, cuando enfurecida opté (en vez de callarme, como suelo hacer) por tirarte la bronca en la cara!


Claro, las explicaciones que siguieron no calmaron mis celos, y mucho menos generaron más confianza en mi. Pero de alguna forma, todo quedó ahí.


I. me mentía en cosas chicas y en cosas grandes. Me decía "me saqué un 8 en x materia" y se había sacado un rasposo 4. Me decía "te amo" y miraba con ojos lindos a su ex. Y yo me acostumbré a vivir con sus mentiras.


Los primeros años de noviazgo fueron dedicados al make over: le cambié su ropa, su peinado, sus anteojos (por lentes de contacto), su carrera, su trabajo y un par de cosas más. Si, sé lo que están pensando: "mujeres manipuladoras!!!". Sin embargo, no fue así. Creo, y él me lo reconoce aún al día de hoy, que saqué de él lo mejor que tenía adentro. Que lo acompañé en su cambio y lo aconsejé siempre respetando sus gustos y sus necesidades. Yo no soy perfecta, y no quería a alguien perfecto a mi lado. Pero sí quería a alguien que fuera feliz consigo mismo, que no anduviera por la vida llorando por no ser lo que quería ser.


También lo ayudé a recuperar a sus amigos. Si, aunque parezca mentira. Durante los dos primeros años insistí e insistí para que mantuviera una relación mas regular con sus amigos. Y dio la casualidad que justo ellos se pusieron de novios, con lo que generamos un gran grupo de parejas que salían todos los fines de semana, cual matrimonios felices que se invitan mutuamente a sus casas.


La primer gran crisis, igualmente, fue por culpa mía y acá debo ser honesta. Todo empezó en broma. Un compañero de su trabajo (en el que solían hacerse este tipo de bromas) me agregó a sus contactos: "Pau, vamos a hacerle una joda a I. Vamos a chatear entre nosotros, como que hay onda, y después se lo vamos a imprimir y se lo vamos a dejar en su escritorio. Querés?"

Hace falta aclarar que este chico era compañero de mi tío también, ese que me dijo que "I. es poca cosa para vos"? Y hace falta decir que mi tío veía con cara bonita que entre el bromista y yo nos engancháramos?


Pau, pendeja de 21 años, se prendió en la joda. Y durante unas semanas me dediqué a chatear con este chico, que vamos a ponerle de nombre Nico (que es el nombre verdadero, dicho sea de paso, jeje). Entre Nico y yo hubo muy buena onda desde el principio. Por supuesto, esa era la idea! Pero de alguna forma, y no me pregunten cuando ni en que frase seguida de un enter fue, me di cuenta de que algo andaba mal. Nico me gustaba. Pero me gustaba porque histeriqueabamos en broma o me gustaba por que, de verdad, me gustaba? Y a él le pasó lo mismo. Y un día me dijo:


- Pau, esto ya no es en joda

- No, Nico, ya no...


Y ahi fui, con mi cabeza gacha, a decirle a I. todo lo que había pasado. Por esas cosas del destino, Nico dejó su trabajo antes de que I. se enterara de todo, lo que facilitó las cosas. I. me escuchó. Me miró con ojos tristes. Muy tristes. Yo no quería nada con Nico. Sólo había sido una joda que se fue de las manos. Y se lo dije a I. Y le dije "entiendo que vos quieras dejarme". Y él no me dejó. Y fueron días, meses difíciles. Y fue remarla, un poco por estúpida, otro poco por pendeja, sola. Tratar de que I. se olvidara de todo y que tratara de volver a creerme.


Esto lo cuento para que entiendan, después, por qué tanto reproche de mi parte ante la falta de honestidad de I. Porque lo mío fue una pavadita al lado de lo que él hizo. Y la dejo acá porque me tengo que ir a preparar para una cita. Sisi, Pau tiene una cita.

Cita a ciegas, why not??

Y se terminó la encuesta! La mayoría decidió por mi diciendo: Dale Pau! Animate!! :P


Un 42% dice que sí. Como Mery ya lo preguntó en el Minichat: Tanta gente está dispuesta a salir en una cita a ciegas?? Yo nunca lo hice. Y es raro pensar en que la primera vez que lo voy a ver va a ser cuando toque el timbre de mi casa! Y si no me gusta? Y si no le gusto? Y si no tenemos nada de qué hablar?? Que difícil ser soltera!!


Un 25% dijo que no! Razones? Muchas, me imagino! Compartan!! :)


Un 20% dijo que puede ser. De qué depende? De los datos que nos faciliten sobre el candidato? De las ganas que una tenga? De la "valentía" necesaria para ir derechito al paredón??


Un 6% dijo que no le importa si acepto o no acepto. A todos ellos, y que merda hacen acá??? Por favor, que ganas de molestar a una pobre chica que lo único que necesitaba era un consejo!! jeje


(Todavía estoy pensando la próxima encuesta! Si tienen ideas, tirenlás!!)


viernes, 21 de septiembre de 2007

DALE PAU!!!

Se acuerdan del 3 a 5??? Íbamos por la 3era y yo pensé que se había acabado la joda. Y estaba durmiendo plácidamente cuando escucho, en el oído, un susurro. Cada vez mas insistente, cada vez más fuerte... Como el despertador, que siempre suena igual, de a poquito, cada vez más fuerte, hasta que terminás de despertarte y te das cuenta de lo que está pasando:


- Dale, Pau! Dale, Pau! Dale, Pau! Dale, Pau! (pipipipi, pipipipi, pipipipi...)





Y daaaaaaaaaaaaale!

jueves, 20 de septiembre de 2007

No entreguen!!

Hablando con mi señora madre:

-Pau, como anda tu amiga x?
-Bien, ahi... El "conviviente" la dejó, así, de un día para el otro.
-En serio? Pobre! Y tu amiga Y?
-También, en la misma... le pasó lo mismo... Es que nadie quiere compromisos, !
-No Pau... Lo que pasa es que entregaron la CACHUCHA!!!!!

Juaaaaaaas! Y no paró ahí:

-Encima, las boludas, cada vez que las buscan de nuevo, están... Claro, los pibes la tienen muy fácil...
-Y sí, Pau... Una refrescadita y listo!

Nunca pensé que iba a escuchar a mi vieja diciendo cachucha, y nunca pensé que mi vieja la tuviera tan clara. JA!

El tamaño si importa

Y estaba yo en el after sex charlando con el muchacho, cuando me dijo:

- Ahora no me vengas a decir que el tamaño no importa!
- No... Si importa!! (demasiado rápida mi respuesta)

(dos segundos después mi mente registra mi frase)

- Bah... en realidad no importa tanto...
- Jaaaaaa! Que fallido!!!

(Y esto viene a colación de que mis post son largos o no largos... Vieron?? Vieron?? El tamaño SI importa!!!)

miércoles, 19 de septiembre de 2007

El día que dejé de creer en el amor IV

Si, sigue. Y al que no le guste porque es demasiado largo, que no lo lea (ya lo dije, el alma de mi ex compañera de la facu se apoderó de mi)

Al principio de la relación, todo era perfecto. Nos reíamos mucho juntos, teníamos muchas cosas en común, muchos gustos similares y podíamos hablar de cualquier tema sin aburrirnos. A mi me sorprendía lo "claro" que tenía todo, todo lo que quería llegar a ser... Y lo admiraba, mucho.
Yo tuve que aprender a bajar mis defensas, a decirle te quiero, te amo, y todo lo demás. Tuve que aprender a aceptar su forma de ser, excesivamente cariñosa.

Venía golpeada, y tenía miedo de recibir otro golpe más. Y él me dijo: Pau, nunca te voy a lastimar. No tengas miedo! (Y si, todos nos dicen lo mismo, ya lo sé. Será que tenía ganas de creerle).

A los pocos días de empezar a salir con él, fui a un boliche con unas amigas. Como nunca, se me acercaron varios borrachines en busca de un levante, y yo me dediqué a explicarles que ya tenía dueño, que si ellos me ofrecían una flor, yo salía con el jardinero (jeje, esto lo dije de verdad!! Uno me dijo algo así como: Yo tengo mucha guita!! Y yo le dije: Yo salgo con el banquero!! :P)
Al día siguiente a esa salida, él vino a casa por primera vez. En casa estaba sola, con mis hermanos, y la idea no era "presentarlo en familia", solo vino como viene un amigo.

Estábamos sentados en el sillón (que tantas veces le dio alergia!) y le conté de mi inesperado "éxito" de la noche anterior.

- Y qué les decías cuando se te acercaban?
- Que yo tenía novio
- ...
- Y como les tendría que haber dicho?
- Eso. Porque nosotros dos somos novios.
- Entonces te puedo presentar como mi novio?
- Si, claro.

Y así quedó conformada oficialmente la pareja, después de sólo diez días de salir.

I. es, físicamente, no muy alto, mas bien de estatura normal. Morocho, ojos marrones, una boca gigante y unos dientes mal paridos que se partió de chico, cuando se cayó contra un cordón (o algo así). Cuando nos conocimos tenía diez kilos menos, y una mirada mucho mas viva que la actual.

Entró en mi familia como quien entra en la propia, fácil y rápido, y se acostumbró rápidamente a escaparse del trabajo todos los mediodías para venir a comer conmigo. Mis viejos lo quisieron desde el principio y mis hermanos lo aceptaron como a uno más. Supongo que tiene más que ver con mi familia que con él, pero el tema es que nadaba como pez en el agua dentro de mi casa.

Yo, en cambio, tuve una lucha despiadada con mi ex suegra para ser aceptada. Al principio, I. no quería que fuera a su casa. Incluso, un día, enfermo, quise ir a visitarlo y me negó el placer que siente toda mujer de cuidar a su "namorado" en el lecho de la enfermedad. Yo no entendía bien si se trataba de un tema mío o de su familia, aunque con el tiempo lo pude ver.

Él estaba en todas partes. Me iba a buscar de sorpresa a la facultad, me acompañaba hasta mi casa, caminando por Santa , y se volvía después a la suya. Me escribía cartas constantemente, me mandaba mails todos los días, solo para decir "Buen día Pau, anoche soñé con vos", cada "cumplemes" se esmeraba en pensar algo especial.

Después de un par de meses de novios, no pudo esconderle más a su familia que tenía una novia escondida. Alguna vieja chismosa nos vio caminando por Bs.As., abrazados o algo así y fue corriendo a contarle a su vieja. Ella lo llamó por teléfono a su trabajo y le dijo: "Así que andás enamorado?"

Finalmente, llegó el día de conocer a su tan temida familia. Creo que describirla como la típica familia italiana es poco. Los gritos constantes, el escándalo continuo, ese abuso de las formas se oponía en forma extrema a mi familia, tan tranquila y pasiva. El día del primer encuentro salí con los oídos doloridos, y juro que no exagero. Con el tiempo, logré acostumbrarme a sus gritos y malos modos, aunque nunca acepté que me trataran del mismo modo a mi. Cada vez que yo hablaba (si es que llegaba a meter algún comentario en medio de esa lucha de egos que era cada mesa familiar) todos se callaban y me miraban: "Por fin decidió hablar!"

Después de esa primer comida, nos fuimos a caminar por la feria de la Recoleta. Él me compró algún anillo ("Nunca usas nada Pau! Te tenés que poner algún anillo o pulsera!") y después le compró algo a su vieja.

- Una pavadita, para que no se ponga celosa... No te jode no??

Creo que eso representa fielmente lo que fue mi lucha con ella. Yo no pretendía que ella dejara de existir, ni mucho menos! Es más, con el tiempo, logré entenderla, y llegué a sentir cariño por esa persona que, cuando yo daba vuelta mi cara, decía que yo "hacía lo que quería con él".

- Es que yo soy muy parecido a mi viejo... Y para ella, soy muy especial...

Claro, quién puede discutir contra ese argumento cuando, lamentablemente, el padre de I. murió cuando él tenía seis años??? Ella todavía lo llora cuando escucha alguna canción que la hace acordar a él. Y a mi me maravilla que el amor que tuvieron haya sido tan grande como para sobrevivir tantos años después. Pero... I. tiene que cargar con el peso de ser tan parecido a su padre?? No debería ser razón de orgullo, más que de presión, tristeza, control constante??
Ella rearmó su vida con otra persona, y tenía su compañía. Por qué I. no tenía derecho a armar su vida también?

Soy muy crítica y lo sé. Pero también se que el alivio que siento de ya no ser parte de su familia es gigante, y hace mi vida mucho más fácil y tranquila.

Volviendo al pasado, el primer año de novios fue bastante normal y lógico. Mas allá de sus peleas con su vieja por esa lucha de poderes que sólo ella entendía así, siempre me sentí querida y respetada por él. Pocas cosas puedo, hoy por hoy, criticarle.

Al año de empezar a salir, lo echaron del trabajo. Yo le hice un contacto con un familiar mío y es al día de hoy que sigue trabajando para él. Cuando empezó a trabajar ahí, un tío mío que también trabajaba ahí, vino y me dijo:

- Pau, ese chico es poca cosa para vos.

Yo estaba indignada. Salté a defenderlo con uñas y dientes. Y el costo de eso fue alejarme de mi tío para siempre. Quién se creía él para juzgarlo así a I.?? Yo lo elegía, yo era la que estaba con él...

Hoy por hoy, pienso que, a pesar de que la forma no fue la correcta, debería haber escuchado mejor a mi tío. No es cuestión de mucha o poca cosa, es cuestión de entereza de persona.

Continuará

lunes, 17 de septiembre de 2007

El lenguaje no verbal

Muchachos y muchachas (se están divirtiendo?? je), a continuación, tips del lenguaje no verbal que les servirán para indicarles si esa persona que tienen en frente está o no interesada en vosotros:


- La pupila del ojo se dilata (los ojos se vuelven negros)

- Las chicas se tocan el pelo "juguetonamente"

- Los muchachos se pasan la mano por la cabeza

- Pestañean seguido

- Los miran con la cabeza inclinada y desde abajo (las mujeres) --> Interés y coqueteo

- Dirigen el cuerpo hacia ustedes (la forma en que están sentados, por ejemplo)

- Se inclinan, acercándose cada vez más

- De repente, está en la misma posición (como un espejo) --> Señal de identificación!!


Y hay muchas más!! Aprovechen los hombres inseguros para tomar nota y saber si la muchacha espera o no el acercamiento físico!


Y eso fue todo por hoy...

domingo, 16 de septiembre de 2007

El día que dejé de creer en el amor III

Primera parte acá
Segunda parte acá

Estábamos en diciembre, como ya les dije. Se venía enero. Se venía Año Nuevo, el del milenio!! Desde un año antes que mi familia venía planificando unas vacaciones a Brasil. No, no sólo mi familia directa (padres, hermanos, cuñado). También mi familia intermedia (?): Primos, tíos y demases partíamos todos para allá (cosas posibles pre 2001, claro). Eramos una orda de APELLIDO que viajaba rumbo al paraíso soñado: Un mes en Praia Brava.

Después de la "salida infame" no volvimos a hablar. Él se había quedado con un CD mío (se dan cuenta por qué pensaba que era too much??) y en algún momento me lo iba a devolver. Todavía no era tan común grabarse CDs y este era un original! Y peor aún: no era mío, era de mi hermana. Pero igualmente no suelo reclamar devolución de objetos post ruptura, así que me había hecho la cabeza con que iba a tener que comprarlo de nuevo.

Diciembre pasó rápido, y enero más todavía. Para sumar un poco de "patetismo" a la historia, empecé el 2000 vomitando una caipiroshca y un remedio que me dieron para el dolor de cabeza, pero nadie advirtió decirme "no tomes alcohol, Pau, que te vas a descomponer si lo mezclas con esta pastilla".

Enero pasó y emprendimos el regreso. Durante todo el mes, I. no se había cruzado por mi cabeza. Supongo que, de alguna forma, lo enterré entre las "salidas frustradas" y no pensé en que las cosas fueran a pasar a mayores.

Con mi familia hicimos escala en Corrientes, donde se quedaron todos ellos menos mi viejo y yo, que seguimos viaje hasta Buenos Aires, donde pararíamos una noche, y de ahí nos íbamos a La Rioja por una semana, juntos, los dos solos. Siendo 5 hermanos, tener a mi viejo para mi sola, era un privilegio que no siempre tuve, y disfrutaba mucho saber que, por una semana, íbamos a tener una relación más cercana.

Esa noche en Bs.As. nos pedimos un par de combos de Mac, y cada uno hizo lo suyo (como nos gusta a los dos: sin molestar al otro, en paz y tranquilidad)

Yo tenía la maquina para mi sola! Nadie iba a venir a molestarme!! Y me conecté al ICQ.
Claro... fines de enero... Bs.As. vacío... Quién iba a estar Online? I.

- Hola!
- Hola Pau, como estás?
- Bien, de pasada por acá. Vos?
- Mas o menos
- Por?
- Estoy hablando con mi ex... Estoy hecho mierda... No puedo parar de llorar...

Oh! Hombre sensible! Pau al rescate! Y claro, ahí fue Pau a consolarlo. Chateamos por horas, yo tratando de que se calmara. Él, muy angustiado. Y quedamos que, a mi vuelta, nos volvíamos a encontrar para "charlar".

Hasta acá, se podría pensar: "Ay! Que lindo chico! Tan sensible! Tan dispuesto! Cariñoso!" Y si, Pau pensó lo mismo. Y viajó a La Rioja pensando en el regreso, y en el reencuentro con I. Años después me confesó que esa noche no sólo no estaba llorando, sino que tampoco estaba hablando con su ex. Y las mujeres somos las tramposas, las que jugamos?? Evidentemente, el "truco" le resultó, porque a la semana siguiente nos encontramos. "Callao y Melo te parece?". "Dale". "8 de la noche te parece?". "Dale".

Y fue Callao y Melo, a las 8 de la noche, de un 9 de febrero de 2000. Y los 9 pasaron a ser días de festejo por los siguiente 7 años. Como así también los 19.

Continuará

El día que dejé de creer en el amor II

(Esta historia empezó acá)



El día de la primer cita va a quedar siempre en nuestra memoria (la mía y la de él, aunque ya no somos "nosotros") como el día en que, según él, yo me hablé todo. Y para mí como el día en que él no paró de hablar. Siempre, durante los siete años que duró nuestra relación, nos acordamos de ese día, y cómo terminamos hablando de nuestras infancias y anécdotas del colegio y cómo yo hasta le ofrecí acompañarlo al dentista.


Después de 6 horas sentados en el patio de comidas del Paseo Alcorta, decidimos emprender la retirada. Caminamos la vuelta a casa por Libertador, de este lado. Hasta el momento él no había intentado ningún acercamiento físico, y yo no lo esperaba. No sabía si iba a acordarme cómo se daba un beso, y ni siquiera si él quería darmelo. Llegamos a la puerta de mi edificio y nos paramos al lado del portero, donde el encargado no podía vernos.



- Bueno, Pau, espero que la hayas pasado bien.

- Si, la verdad que sí.

- Nos vemos, si?

- Si, dale...



Y entonces, me acerqué para darle un beso en el cachete, y en un movimiento que quedaría para la historia como "La gran I.", él me corrió la cara justo a una milésima de segundo, quedando los dos enganchados en un beso que duró segundos pero que para mí fue eterno. Efectivamente, mi memoria no falló y supe darle el beso y él supo darmelo a mí. Fue un beso increíble, suavecito y muy lento. Un beso que costó volver a repetir, porque en realidad tuve que "enseñarle" a dar besos de hombre y no de niño atolondrado. (Pero eso fue después, me estoy adelantando)


Después de ese mini momento en que el mundo desapareció para nosotros, nos dimos un abrazo como si hace años nos conocieramos y nos separamos.



Yo abrí la puerta del edificio con una sonrisa y cuando me dí vuelta para disfrutar de esa última mirada, lo ví caminar hacia el lado contrario al que tenía que ir. A los segundos volvió a pasar, caminando para el otro lado y colorado como un tomate. Tiempo después, nos reímos mucho sobre esto, y cómo él había quedado tan mareado que no sabía ni para qué lado tenía que ir.



Claro que, una vez en casa, empezaron las dudas. Me volerá a llamar? Le habré gustado? Me gustó a mi? Es necesario recordar que ninguno de los dos, a pesar de nuestros jóvenes 20 años, teníamos una historia muy copada para contar. Al menos no en cuanto a asuntos amorosos.


Y claro que vino el resúmen frente a mis amigas: La tiene re clara... Sabe lo que quiere... Tiene objetivos de vida... Es super interesante... Está re informado... Y me gusta, me gusta mucho... Pero... (Alerta tardía: Pau!! El hombre perfecto no existe!! Tendrías que haberlo sabido!!)



Y sí, llamó, durante los siguientes tres días llamó. Y nos vimos... La segunda salida fue a comer a Mc Donalds. Después, nos sentamos en los escalones de la recova y nos dedicamos a darnos besos, muy inocentes. Eramos chicos y nos creíamos grandes. Finalmente, nuestra salida terminó cuando un guardia del lugar nos pidió que nos retiráramos (como si estuviesemos haciendo un escándalo!!)



El tema es que yo la pasaba bien con él, pero él no terminaba de cerrarme. Era demasiado confianzudo para mi gusto. Muy pagado de sí mismo. Y su característica de ser una persona muy afectiva fisicamente chocaba con la mía, de ser una persona de "cuidado, espacio personal, me estás invadiendo". Yo necesitaba tiempo para aceptar su cercanía física, y él necesitaba alguien al lado que pudiera bancarse una caricia constante. Claro que, mirándolo desde el presente, no entiendo cómo podía no bancarme eso en él, pero en el momento, apenas si nos conocíamos, y él tenía esa actitud de "somos novios hace años".



Y como soy mujer, y soy complicada (o lo era en ese entonces) decidí que no quería volver a salir con él. Dije: "Claro que no es él, sino no me pasaría esto de sentirme incómoda al lado suyo". Y decidí que la próxima vez que saliéramos le iba a decir que no quería volver a salir.



Fue la salida infame, según él. Me invitó al cine, con las entradas en la mano, y yo no pude decirle que no. Fuimos a ver "El día final", paradójicamente. Durante toda la película, no hice más que evitar sus abrazos y sus besos. Y caminando de vuelta a casa, tuvimos "la" charla. Años después, él me reprochaba todavía que no hubiese dicho antes todo lo que tenía que decir, y evitar bancarme toda la película (la cual es malísima, dicho sea de paso). Incluso nos reímos porque, dado que era obvio que no nos íbamos a volver a ver, llegado un momento le dije:


- Si querés, sigo sola, eh? No necesitás acompañarme hasta casa.


Llovía y él tenía paraguas y yo no. Y él, al fin y al cabo, es un caballero (lo sigue siendo??). Y nunca me hubiera dejado sola a la medianoche, caminando por una ciudad vacía y con lluvia. Claro que yo todavía no lo conocía.

Llegamos a mi edificio, y ya era claro que no ibamos a repetir la escena de la primera vez. Nos saludamos, él con el orgullo herido. Yo pensando que nunca más lo iba a volver a ver (ingenuaaaaaa!!!!).


(Continuará)


(Este post es muy largo, pero tenía que cerrar esta parte de la historia ahí. Ni antes, ni después. Ahí)

sábado, 15 de septiembre de 2007

Nada se pierde, todo se transforma

Y de repente, el "niño" se hizo hombre...

El día que dejé de creer en el amor I

Lo conocí hace nueve años, vía ICQ. Eran otras esas épocas de Internet. Lo busqué por su nombre, y encontré 3: dos desconectados, y él, online. Siempre me gustó ese nombre pero jamás pensé que un simple capricho por un nombre fuera a convertirse en la persona que me cambió la vida, primero para bien y luego para mal.

Él estaba "ocupado" y no podía hablar, y me lo dijo de una forma muy antipática. Yo pensé: "Andá a cagar". Pero rápidamente él me dijo: "Si querés, agregame y charlamos otro día". Quedó perdido, ahí, entre los pocos desconocidos que tenía en mi lista del ICQ.

Durante los siguientes tres meses, charlamos (o chateamos) constantemente. Era difícil conseguir la PC en casa, recién teníamos Internet, y eramos 5 hermanos más 2 padres, todos queriendo saber qué era esa cosa nueva, prácticamente desconocida para nosotros de "LA Internet". Sin embargo, de alguna manera establecimos un sistema, y charlábamos por horas.
Por esa época, tampoco era re común tener una cámara digital, ni un scanner. Aunque, claro, él pidió foto. Yo tenía una y se la mandé. Él no tenía.

Durante semanas chateamos, hasta que yo le planteé la posibilidad de hablar por teléfono. Eso de tener que pelear día a día con mis hermanos para conseguir unas horas conectada, me cansaba bastante. Por alguna razón, él esquivaba el momento de la charla telefónica. Claro, después entendí muchas cosas. Tampoco surgió de él la idea de conocernos. Sus inseguridades, supongo, jugaban un papel importante, y a pesar de que, después de meses de hablar vía ICQ, ya nos habíamos contado vida y obra, había cosas que él no me contaba. (Alerta atrasada: Pau!! Tendrías que haberte dado cuenta desde el principio!!)

Él andaba con el corazón roto. Una cordobeza le había dado sus primeros abrazos, para después patearlo por la espalda, obviamente vía mail. Un año de viajes, relaciones carnales intensas y la inmadurez de dos niños de 18 años conociéndose no alcanzaron para que su relación se mantuviera en pie.

Y así me conoció a mi, que venía de 3 años de sequía y una necesidad de levantar la cabeza después de tanto desprendimiento, tanto dolor, desarraigada de todos lados y sin encontrar mi lugar en esta ciudad, mucho menos en mi vida.

Finalmente, decidió conocerme. Yo le dí su tiempo, y su lugar, y finalmente me dijo: "Pau, quiero conocerte."

El día que nos conocimos, antes de salir de casa, le dije a mi amiga, la "Gata Flora": "Es este, o no es ninguno".

Nos encontramos en el Paseo Alcorta, en la terraza. La cita era a las tres de la tarde. Llegué en tiempo, como siempre, y me senté al solazo de diciembre, sin saber qué esperar. Todas las referencias que me había dado (había que chequear datos, asegurarme que no era un psico y demás) no estaban relacionadas con su aspecto físico, que apenas si había descripto en alguno de los chat del comienzo. No era un tema que me preocupara, o al menos no tanto como: "Y cómo lo reconozco?" Claro, él tenía mi foto, pero todos sabemos que una foto no necesariamente es representación fiel de la realidad.

La mesa, de metal, ardía por el sol, y hacía mucho calor. Yo miraba hacia la puerta, esperando el momento en que alguien apareciera por ahí, él, mirándome y diciéndome: "Yo soy I."
Y finalmente apareció, con una sonrisa y seguro de sí mismo... Caminó, con esos pasos rápidos que tan bien llegué a conocer después, hacia mi y me saludó. "Vamos adentro?" me dijo, y yo, intimidada y totalmente cohibida, le dije que sí, que el sol quemaba, que las sillas y las mesas ardían y que sí, que mejor adentro.

(Continuará)

viernes, 14 de septiembre de 2007

Guarda que se asustan!!

Y finalmente, terminó la encuesta de la semana. (La verdad es que es la que menos me gustó de todas las que hice, pero es la que más votos tuvo)

Los resultados, señoras y señores, a continuación:

Que puede asustar más a un hombre al principio de una relación?

La mayoría (un 39%) dijo que cualquier cosa que sea en demasía asusta a los hombres... Es entendible, y era lógico que fuera la más votada, porque reune a todas las demás...

A esta opción, la persigue un 23% que dijo que se asustan ante el exceso de expresiones de aprecio o gusto... Todos odiamos a los novios/as babosas que se prenden del muchacho/a como si fuera la última opción sobre la faz de la tierra.

Un 14% opina que ser demasiado honestos al comienzo de una relación puede asustar al otro. Mmmm acá es cuando me hacen saltar la térmica... Queremos honestidad o no al fin y al cabo???

A continuación, y empatadas, siguen las siguientes opciones:
Con un 11% cada una, me dijeron que, por un lado, dejara de romper, que se asustan y se acabó, y que no dé tantas vueltas (si, ya sé, me explayé too much). Por otro lado, también un 11% dijo que un exceso de actitud puede apabullar al nuevo "peor es nada"...

Y para variar, el total no suma 100%, sino, en este caso, 98%. Asi que Horacio, deleitese peleando a la pobre Pau (esta negrita está de más, pero me encanta ser la victima en toda historia, jeje) que lo único que quiere es divertirse un rato (a su manera)--> sisi, dejame seguir haciendo uso y abuso de tu tortura. Es la última vez, lo prometo...

Me duele

- Doctor, doctor, me duele acá...
- Acá donde?? En el corazón?
- No, no, acá...
- Pero nena, acá dónde? En la cabeza???
- No, no. Acá, en el orgullo!!!
- Ah, no, nena. Para eso, no hay remedio...


Esto no tiene nada que ver con lo de arriba pero:
Solo para demostrar que no soy tan shegua con los hombres, les dejo links a lugares donde reconocí el valor de un hombre:

Acá (by Gata Flora)
Acá también
Y acá tambien
Y acá
Y en este también
Como siempre, buen fin de semana para toditos todos!! :)

jueves, 13 de septiembre de 2007

A vos, Horacio, no te tenemos miedo

Horacio dijo:

"Y BUENO, LO TENÍA QUE DECIR
Esto va contra algunas mujeres que comentan en este blog, y que yo comento en los de ellas, pero bueno, padezco de exceso de sinceridad y lo tengo que decir, aunque con esto se esfumen mis últimas chances de llegar a la presidencia por el voto popular. El tema es que me están hinchando un poquito los huevos los posts donde las mujeres se dedican a contar cómo echaron flit/desairaron/rechazaron a ex novios/pretendientes/amantes/ex amantes/hombres que conocieron circunstancialmente, etc. No sé, son tan divas? ¿Será cierto todo lo que cuentan? ¿Contarán sólo la parte que les conviene? También, como quien no quiere la cosa, se las arreglan para colar piropos o elogios que inexorablemente reciben. Mmmmmm... bueno, no sé, no se enojen, pero no me cierra del todo, qué quieren que les diga. O sí, enójense, que para eso estamos. Total puedo llegar a la presidencia dentro de unos años, cuando todo el incidente haya sido olvidado o quedado reducido a una simple anécdota sin importancia."


Pau contestó:
"No soy yo, sos vos dijo...
A ver, a ver... dado que Tomas me adjudico directamente el post, y yo me sentí directamente atacada, me arremango para contestarle a Horacio... El tema no es que una se sienta una diva, ni que se dedique a tirarle fly a los hombres, ni que se vanaglorie de los piropos que le hacen a una... El tema va porque una bastante mal la pasó por culpa de esos hombres que ahora vuelven a pedir el abrazo de la mano que mordieron hace un tiempo. Y una se siente bien sabiendo que no vuelve a caer en esas garras y lo cuenta! Por el tema de los piropos, no pensaste que tal vez los cuento porque me sorprenden, lo que significa que no me la creo ni un poco?? Si yo me la creyera, lo ultimo que me harían los piropos sería sorprenderme... mas bien andaría por ahí con la cabeza en alto, sin mirar siquiera a aquellos que por un minuto deciden dirigir su atención hacia mi y decirme algo lindo (o no, no siempre). Así que bueno, esa es mi defensa, y creo que tengo derecho a replica y que este comentario salga publicado como post, y que dure on line lo mismo que dure este post que vos hiciste ahora...Y vos, Tomas, podrías dejar de ser un voyeurista que anda dando vueltas por NSYSV y participar activamente... La opinión de los hombres nos interesa!! Y más de un hombre milenario como vos.He dicho! O mejor dicho, LO DIJO PAU Igual, Horacio, yo te banco... aunque vos me ataques tan cruelmente... :)"

Hombres, hombres, hombres... Soy tan así como dice Horacio????? O yo tengo algo de razón??? Banquenme en esta!!! :) Todas aquellas que se sintieron identificadas conmigo, y aquellos que me entienden y se solidarizan con mi lucha diaria...!

Ah! Y para hacer este post un poco más largo, les cuento que ayer un tipo me dijo, después de que le expliqué durante un ratito cómo llenar un formulario y le pregunté si tenía alguna duda: "Si, la última duda: A qué hora salís???"... Y bue! Las divas como yo, cosechan hombres a cada paso!! :P

miércoles, 12 de septiembre de 2007

Todos vuelven...

Como ya lo dijo un sabio amigo mío, dejales un pedacito de queso y van a volver... A que no saben quien me llamó hoy?? Este muchacho... jaaaaaaaaa y voy a ser muy ordinaria: Essssssssssta que te voy a dar cabida...

Y quién mandó mensaje diciendo: "Hola, como andas? Yo, luchando. Espero que estés bien."??? Seeeh, Agustín contraataca... (ni ganas de linquear su nombre con los post en los que hablaba de él...)


Ahora si, Pau, a trabajar... jeje

Quién hará de Pau?


Sé que puede sonar un poco "self centered", pero la verdad es que, con todo lo que vivi este año, hay días en los que me siento la protagonista de una comedia romántica... El argumento vendría a ser, más o menos, así:

Chica esta de novia con chico. Relación seria y establecida. Casamiento en puerta. Suena de fondo: "Nothing at all" de Ronald Keating.

Chico deja a chica, supuestamente, "necesitando estar solo". Chica destrozada, llora por todos los rincones de su antigua casa y de la nueva también. Suena de fondo: "Without you" de AirSupply (eso delata mi edad, maaaaal)

Chica comienza a levantar cabeza. Conoce nuevo chico2. Todo marcha sobre ruedas... Chico2 dice "no estoy listo para esto". Chica otra vez camina sola por la vida. Suena de fondo: "Lollipop" de Mika.

Chico vuelve a aparecer. Chica ya no lo quiere. Chico pide por favor, que se equivocó. Chica sabe que no debe debilitarse ante sus súplicas. Lo saca a patadas en el traste. Suena de fondo: "Mucho mas fuerte" de Charly García y "Train in vain" de The Clash.

Chica vive la vida loca. Conoce gente y mas gente, y se divierte, mucho, demasiado tal vez. suena de fondo: "Girls just wanna have fun" de C. Lauper.

Pero al volver a su casa, chica quiere a alguien, un chico3 que le llene la vida un poco más. Suena de fondo: "Soledad" de Superlasciva y después "Un día perfecto" de Estelares y después "Ironic" de Alanis (especialmente... no, mejor no).

Chica está a la expectativa... está llegando... lo sabe... lo ve venir...

Y el final no lo sé... (si lo supiera, este blog no existiría... sepanlo...)


(A todo esto, obviamente chica tiene su amigo y novio gay, que la acompaña y la sufre, día a día, mientras suena de fondo "Billy Brown" de Mika)


Post choto, lo sé... necesito ordenar mis ideas antes de apretar "Publicar entrada" pero me da fiaca y tengo que volver a trabajar... Sisi, Pau trabaja, además de dedicarse horas a boludear con este blog...

martes, 11 de septiembre de 2007

New York, New York

Sólo con él puedo tener estos chats...

Selden: te vendrías a NY conmigo? Calcule que con U$S 800 tiras una semanita
Me: uff... a fulllllll
Selden: a un hostel por supuesto
Me: vamos!!!!!!!!!
Selden: y te digo que lo estoy pensando seriamente...
Me: y nos sentimos Carrie y Stanford caminando por la 5ta avenida!!!!!!!!
Selden: Absolutely


Me: Che, estoy pensando, si nos vamos ahora a eeuu agarramos la liquidación de verano!!
Selden: de una
Me: bueniiiiiiiiiisimo jaja Podemos hacer un make over!!
Selden: yo te compro un par de manolos :P
Me: uy, si... igual, no soy como Carrie... :( aunque seamos iguales de altura, ella se banca esos tacazos como si anduviera descalza
Selden: no usas tacos altos?
Me: nop. No los soporto
Selden: uhh que lastima. NO PODES SER MI ESPOSA SABELO!
Me: yo voy por la vida mirando a la gente de abajo y me gusta
:( y bue... rompemos el compromiso, así de fácil, por un par de tacos?? mierda! siempre hay un par de tacos metidos en el medio de toda ruptura...

lunes, 10 de septiembre de 2007

Decí que...

A fin de reivindicar a los hombres, y porque hubo gente que se quejó de que no todos los hombres son insalvables, surge este post:

Menos mal que todavía hay hombres que le pueden decir a una:
"Sos una mujer con todas las letras, Pau"
Y con eso salvan mi año...

(Y sí, las mujeres somos así. Nos dicen lo que queremos escuchar y nos derretimos como manteca al sol. Sepan entender, somos de carne y hueso, débiles ante el verso más grande del mundo)

Esa misma persona me dijo: "Sos perfecta, pendeja" Y me salvó el 2008 por adelantado...

A sumar mi amor, vamos a sumar mi amor!

Hace ya unos cuantos años, cuando recién empezaba a experimentar en esto de las salidas con muchachos, me crucé con uno que, durante toda la salida, se dedicó a sumar o restar puntos según lo que yo dijera.
El juego consistía más o menos en lo siguiente:

Caso 1
- Te gusta ir a bailar Pau??
- No, la verdad que no...
- Ay! Restaste 5 puntos...

Caso 2
- Te gustan los chicos, Pau??
- Si, me gustan...
- Bien ahi, Pau. Sumaste 10 puntos...

Resultado final:
Pau: (nunca lo supe porque jamás más volví a salir)
Sumapuntos: 1500 ptos abajo (y con una L de Loooooooooooser en la cara)

Lo mejor de todo fue cuando llegamos al momento de la despedida. El muchacho, muy seguro de sí mismo, me dijo:
- Bueno, Pau, si la pasaste bien, llamame
- Seh seh, SHO te llamo

domingo, 9 de septiembre de 2007

La teoría

Las mujeres se encandilan cuando aparece un hombre nuevo. Piensan que va a ser distinto al que tienen al lado. Que las va a cuidar más, que las va a sacar a pasear, que todos los días las va a sorprender con algo distinto...
Y en realidad, lo que pasa al fin y al cabo es que, cuando ya las conquistaron, y ya dejaron al hombre viejo por el hombre nuevo, el nuevo se transforma en lo mismo que el viejo... Y ahí es cuando van a extrañar al viejo...

(Esto lo escuché de un hombre... Será así?)

Pau solidaria

And... that's it! nos regaló esto...

Y cumplo con pasar el premio a : (Y voy a ser egoísta y regalárselo a las personas que me ayudaron a mi)
- Selden (que me ayuda día a día a vivir conmigo misma)
- Wallyzz (que se solidariza con la sensibilidad femenina)
- Mery (que es una capa total y me ayuda a reirme cada día con sus mails)
- Horacio (que nos ayuda a sacar la bronca cada día)
- Ardillor (que nos enseña el camino de mina) --> ya fue premiada pero bueno, me doy el lujo de darselo dos veces... :P

Y se agradece a Andt... that's it por el regalito! Ah! Y aquellos premiados deben hacer un post con el cartelito de acá arriba y regalarselo a 5 personas más.

sábado, 8 de septiembre de 2007

Silencio / Regla no aplicada todavía

Y ayer, pensando en tantas cosas, Pau (si, en este post, hablo en tercera persona) se dió cuenta de que la regla número uno debería ser otra. Que entre tantas reglas y análisis, Pau no se dió cuenta de lo más importante, de lo básico, de aquella llave que abre las puertas de la felicidad en todo tipo de relaciones, y más aún, fundamentalmente, en aquellas entre hombres y mujeres.
Pau vio la luz y se dió cuenta: Hay que callarse la boquita. Cerrar la boca, guardarse todos los pensamientos, evitar escribir velozmente mensajes de texto, mails, y demases con tanta cosa de golpe. Y quizá, de esa forma...

Asi que, de ahora en más, mi boquita se queda cerrada como la de la fotito... (que no es de mi boca, pero es lo más parecido que encontré en la red)

viernes, 7 de septiembre de 2007

Hombres vs. Honestidad

Se terminó la encuesta de la semana. (Ya esta la nueva) Los resultados (sin mucho análisis), a continuación:

Un 12% opina que la falta de honestidad se debe a nos tienen miedo. Yo conozco hombres que me han tenido miedo, y entiendo que podemos generar eso. Pero... Y si se la bancan un poco? Digo, podrían poner un par de h... sobre la mesa y bancarse nuestras reacciones, no? ( y eso que yo soy bastante tranquilita y ubicada, y no soy de andar armando escandaletes por ahí)

El 52% opina que los hombres, a fin de evitar escenas, prefieren mentir antes que decir la verdad. También tengo experiencia en este ámbito y les puedo asegurar algo: tarde o temprano, la verdad salta a la luz, y no hay nada peor que una mujer despechada, así que, mi consejo, mas vale bancarse una escena que las acciones de una loca.

Un mínimo 15% dijo que su falta de honestidad se debe a no saber expresar los sentimientos. Honestamente, vamos! Nadie pretende que sean oradores, ni nada por el estilo. Simplemente, hablando en forma clara y directa podemos ahorrarnos muchos incordios.

Y finalmente un 20% dijo ser hombre y ser honesto. Respecto a esto, debo decir dos cosas:
- O el total de los hombres que votaron son el 20% y se dicen honestos...
- O hay un porcentaje mayor de hombres que votaron por otra de las opciones y reconoce no ser honesto (lo que vendría a ser algo así como un poco de honestidad entre tanta deshonestidad... se entiende??)

Aclaración, para que no empiecen a agredirme ni a defenderse: Yo creo, quiero creer al menos, que todavía existen hombres honestos, que no tienen miedo, que van al frente, que se la bancan...
(Y si, Horacio, de nuevo, los números no dan! Suma 99%, igual que la encuesta anterior... Obviamente hay algo que Blogger no hizo bien)

Eso, nada más.... Buen fin de semana para todos!!!

jueves, 6 de septiembre de 2007

A calzón quitado!

Muchachos, consejo de amiga: Por favor, antes de sacarse los pantalones, SAQUENSE LAS MEDIAS!!!

(no hay nada menos sexy que un hombre en calzones con las medias puestas)

Te gusta este? Y este???

Mi jefe, todo un personaje, como ya habrán visto, insiste en presentarme a cuanto muchacho aparece por el mostrador.
Parece que no tolera la idea de que yo ande sola por la vida, y cada vez que algún niño minimamente agradable (según su criterio) se presenta en mi trabajo, empieza a los gritos desaforados (y no exagero):

- Pau!! Paulita!! Cabecita!!! (si, me dice cabecita)... vení, que tengo alguien que te quiere conocer!!!

Lo peor de todo no es la verguenza que me hace pasar frente a cada uno de los posibles candidatos, sino que incluso cuando estos se niegan o dicen estar comprometidos, o similar, el jefe insiste: Y no tenés algún amigo para ella?? Esta soltera!!

martes, 4 de septiembre de 2007

Lo importante es la "atitud", mamita

Creo que si tuviera que decir exactamente cuando fue la primera vez que escuché esta frase, "Lo importante es la actitud", no podría. La cuestión es que nunca creí demasiado en ella, más que nada porque yo solía pensar que tenía actitud, y no veía resultados palpables de ello en mi vida...


Cuestión que este año, después del cambio de vida rotundo que se dió en febrero, me puse a pensar muchas cosas que yo quería vivir y que hasta el momento, por una cuestión de falta de actitud o no sé qué, no había vivido. Y dije "Ah, noooooooo, a mi, la vida, no me gana!!!" Y de golpe, empezaron a pasar cosas, cosas copadas, otras no tanto, pero pasaban!! Y yo, que no daba ni dos pesos por mi, me dí cuenta que mucho de lo que yo viviera dependía exclusivamente de mi actitud ante la vida y mi forma de encarar las cosas.


Hasta mis amigas, acostumbradas a ver a la vieja Pau, me decían: "Pau, sos una idola! No te puedo creer que hiciste esto o aquello!" Y yo, me divierto. Me averguenzo un poco también, pero más que nada me divierto. Cuando ellas me dicen: "Pau! No podés!", yo les digo "Si, puedo! Y miren cómo! ja". Aprendí a reírme de mi misma, a pasar por papelones y saber llevarlos con gracia, a luchar por lo que quiero y lo que me gusta. Y sé que es sólo una cuestión de actitud, aunque suene a frase trillada y de canción de rock argentino.


Porque cuando sos honesto con vos mismo, cuando te mirás y decís: "yo quiero esto, yo soy asi, yo me banco asi como soy, yo soy mi propia base de lanzamiento, soy mi bunker y mi base de campaña", ahi las cosas empizan a funcionar de alguna forma. Supongo que tiene que ver con que la gente percibe que una está segura, y a la gente le da seguridad que una sea segura (no sé si se entiende, pero vale la redundancia).


Y ojo, no tengo la vida perfecta ni mucho menos. Me faltan muchas, muchas cosas en mi vida. No sólo cosas, sino personas. Tengo vacíos enormes para llenar. Pero me divierto, y mucho. La paso bien mientras la vida se va llenando de a poco de esas cosas que me faltan. Y creo firmemente que en realidad lo que importa es la "actitud" que una le pone a la vida...


El 2007 era un año de terror... La primera mitad de año dió saldo negativo, mis cuadernos se pintaron de rojo, y el contador de mi vida me llamaba con urgencia para que me presente a declarar ante la DGI de la vida para justificar la falta de pago de los impuestos en tiempo y forma. Y pensé que todo el año iba a ser así. Y pensé que iba a odiar este año, como el año en el que "Toda mi vida, todo lo que yo era, se perdió". Y sin embargo, este año, lo que va de él, lo que todavía queda por vivir, probablemente se convierta en uno de los años en los que más disfruté de vivir mi vida, en uno de esos años en los que me sentí orgullosa de ser Pau y de vivir mi vida como la vivo, con dificultad, poca guita, muchos amigos, un trabajo que odio y un mundo de hombres que no comprendo, pero eso si.... CON MUCHA ACTITUD!!!


(No sé qué me agarró... :P)

lunes, 3 de septiembre de 2007

De todo un poco y de nada mucho

Y si de repente Pau se destapa y cuenta toda, pero toda, pero TODA eh?, la verdad????? Que pasaría???? (Esto viene a raiz de alguien que me dá ideas guachas)

Solo para entendidos: 5 a 2... no está tan mal...

Otra cosa: Para la que preguntaba dónde ver hombres buenmozos en la CABA: Florida, Plaza San Martín, y demás, es una excelente zona. Te recomiendo que salgas a caminar por ahí tipo 6:30 de la tarde... salen todos de sus trabajos, con el cuello desprendido, la corbata de lado, un poquito despeinados... jeje...

Y si, esto no se entiende nada, pero no importa, hoy no tenía tema de post y me mandé la gran "mi vieja el domingo a la noche": "agarrá de la heladera lo que haya"

Y una última cosa: Mi novio gay me cambió por su mamá :( (jeje, eso suena peor de lo que parece, pero en serio quería ir!!!!)

Ah! La otra última cosa: y si les digo que conocí a mi príncipe azul??? Y no es lo que piensan!!! :P

sábado, 1 de septiembre de 2007

Regla 7

Si, volvieron las reglas...

Evitarás seguir un patrón de conducta al elegir a tu nuevo chico. Eso lleva a confusiones, quemadas de cabeza y demás.

En lo posible, evitarás parecidos:
1- Físicos
2- Neuróticos
3- Alergénicos
4- Sentimentales
5- Relacionados con el nombre, apellido, familia, ámbito de relaciones y demás.